Festival de Málaga

El Festival de Málaga reunió a más de 65.000 espectadores y participantes en su edición más difícil

  • El certamen despachó más de 16.000 localidades para sus proyecciones a la vez que recibió el "apoyo unánime del sector"

  • El total de gastos directos asciende a 1,83 millones

La actriz Kiti Mánver, en la gala de clausura de la pasada edición del Festival de Málaga. La actriz Kiti Mánver, en la gala de clausura de la pasada edición del Festival de Málaga.

La actriz Kiti Mánver, en la gala de clausura de la pasada edición del Festival de Málaga. / Marilú Báez (Málaga)

No constituye ninguna novedad a estas alturas la afirmación de que la epidemia del coronavirus ha hecho de la 23 edición del Festival de Málaga la más compleja y delicada de su historia. Aplazado desde marzo hasta la última semana de agosto, cuando la incertidumbre respecto a la evolución sanitaria era creciente, el certamen llegó a ser realidad gracias al empeño determinante de la organización, con su director, Juan Antonio Vigar, al frente; para ello, sus artífices pusieron en marcha una gestión harto difícil destinada a garantizar la máxima seguridad en todos y cada uno de los eventos celebrados, con un resultado que desde muy distintos órdenes, políticos, culturales y estrictamente cinematográficos, ha sido considerado modélico. Por eso, el balance de tan especial edición, dado a conocer este miércoles, destaca el "apoyo unánime del sector" al Festival de Málaga, que con su paso adelante ha multiplicado el respeto y admiración del que ya era objeto a nivel nacional y que ha trazado el camino a seguir para la gestión cultural de los grandes eventos en el contexto adverso del coronavirus (camino que seguirán otros certámenes como el Festival de San Sebastián, que celebrará en breve su nueva edición). Pero este apoyo es también un hecho a nivel local: hacía falta valentía igualmente por parte del público a la hora de meterse en una sala a ver cine, muy a pesar de todas las medidas sanitarias adoptadas, y la respuesta ha sido no menos meritoria. Según el mismo balance, más de 65.000 espectadores y participantes disfrutaron de las distintas actividades programas. En lo que se refiere a las proyecciones de las distintas secciones, el festival despachó a lo largo de su última edición más de 16.000 entradas, un volumen nada desdeñable en las circunstancias menos deseables.

El número de personas acreditadas en la última edición del festival se eleva a 1.302

El mismo balance señala que las personas acreditadas en la 23 edición del Festival de Málaga fueron en total 1.302, de las cuales 765 corresponden a invitados y 537 a profesionales de prensa pertenecientes a un total de 227 medios, "de los cuales cabe destacar los 18 medios extranjeros que han dado cobertura al certamen, procedentes de países como Argentina, Bélgica, Francia, Reino Unido, México, Montenegro y Portugal, entre otros". A estos 1.302 hay que sumar los casi 800 profesionales acreditados para los apartados relativos a la industria el pasado marzo.   

"Esta edición ha supuesto un salto cualitativo en la consideración del Festival de Málaga como evento internacional dedicado al cine en español, gracias también a una acertada combinación de lo presencial y lo virtual, que ha permitido acercar al público y a la prensa a todos los equipos de las películas participantes en la Sección oficial y a todos los homenajeados", señala igualmente el balance.

En el apartado de gastos, la contratación por parte del Festival de empresas, profesionales y personal de Málaga se cifra en 640.000 euros, mientras que la contratación de servicios para la producción (módulos, audiovisuales, iluminación, sonido y otros dispositivos) se cifra en 720.000 euros. Los servicios hoteleros y de restauración se valoran en 250.000 euros, mientras que aquellos otros vinculados a la comunicación, soportes e imagen alcanzan los 220.000 euros.

Así, la gestión presupuestaria desarrollada por el festival en este año 2020 ha supuesto un total de gastos directos en la ciudad de Málaga de 1,83 millones de euros, lo que supone la aplicación al desarrollo socioeconómico de la ciudad de la casi totalidad de la aportación anual del Ayuntamiento de Málaga al Festival (1.845.000 euros). “Una gestión que recupera de modo íntegro para cada ciudadano los 3,5 euros anuales que supone el coste del Festival por malagueño”, explicaron desde la organización en el mismo balance de la última edición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios