Málaga

El Asilo de los Ángeles de Málaga se enfrenta a una nueva amenaza de embargo

  • El 30 de enero Abanca bloqueará las cuentas del centro en el que viven 48 residentes si no pagan una deuda de más de 400.000 euros

  • El centro ha propuesto pagar 6.000 euros mensuales de su convenio con la Junta

Uno de los patios del Hogar Nuestra Señora de los Ángeles. Uno de los patios del Hogar Nuestra Señora de los Ángeles.

Uno de los patios del Hogar Nuestra Señora de los Ángeles. / Javier Albiñana (Málaga)

La intranquilidad vuelve al Asilo Nuestra Señora de los Ángeles, un centro gerontológico en el que viven actualmente 48 residentes, la mayoría de ellos grandes dependientes. Como adelantó Diario Sur, si antes del 30 de enero no pagan una deuda de más de 400.000 euros a Abanca, o no alcanzan un acuerdo de financiación con la entidad bancaria, se les embargarán las cuentas y tendrán que cerrar sus puertas.

Aunque los responsables del centro confían en hallar una solución antes de que se cumpla el plazo, entre los 36 empleados vuelven a vivirse momentos complicados. Ya en 2013, Endesa embargó la subvención que reciben de la Junta de Andalucía por un impago de 47.000 euros.

“Tenemos una hipoteca con Abanca desde el año 2008 que hemos estado pagando excepto cuando hemos tenido problemas y no hemos podido pagar”, explica Luis Plaza, presidente del Patronato del centro. Y subraya que se han encontrado con una demanda por impago de más de 400.000 euros, cuya financiación han intentado negociar, sin éxito hasta el momento.

“Durante 2019 hemos estado pagando 3.000 euros al mes y les propusimos subir a 6.000 a partir de ahora, hacer un endoso y que directamente esa cantidad pasara del convenio que la Junta nos paga a Abanca sin tener que pasar por nosotros”, agrega Plaza. 

“Nos dicen que lo tienen que consultar, y me llega un señor del juzgado con los papeles de la ejecución”, indica el presidente del Patronato. Según añade Luis Plaza les han pedido las cuentas, “y que los créditos que tenemos con organismos oficiales, la Junta de Andalucía y la Agencia Estatal Tributaria, vayan directamente a ellos”.

Si no han saldado su deuda en diez días “se ejecutará el bloqueo de las cuentas y los ingresos que tengamos pasan a Abanca, así que tendríamos que cerrar, sería inviable mantenerse”, añade el presidente del Patronato.

"Se ejecutaría el bloqueo de las cuentas, los ingresos que tengamos pasan a Abanca y tendríamos que cerrar"

Sin liquidez no podrían pagar las nóminas de los 36 empleados ni abastecer esta residencia que desde 1860 da cobijo junto al antiguo convento franciscano a los mayores más necesitados de la ciudad. “Tendrían que trasladar a los residentes a otros centros de la Junta de Andalucía”, señala Plaza, aunque confía en que la situación no llegue hasta ese extremo.

Desde el pasado viernes, el Ayuntamiento de Málaga con el alcalde a la cabeza, además de otros concejales de la oposición como el socialista Daniel Pérez, la Diputación Provincial, la Junta de Andalucía y el Obispado “están viendo el caso, intentando estudiar qué se puede hacer”, explica Plaza.

Para el responsable del centro, el problema se resolvería si Abanca acepta el endoso y paraliza el embargo. “En diez años habríamos pagado la deuda y los intereses”, añade. “Actualmente estamos pagando un aplazamiento a la Seguridad Social de 3.000 euros al mes, pero este pago termina en el mes de abril, por lo que disponemos de ese margen”, comenta Luis Plaza.

Desde que en 2007 se concertó el servicio es la Junta de Andalucía la que envía al centro a los residentes. “Esperamos que salga todo adelante”, reitera con el temor propio de estar nuevamente contra las cuerdas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios