Urbanismo

Avances en la tramitación del proyecto inmobiliario de La Térmica

  • La promotora remite a Urbanismo la propuesta de ordenación del sector, con capacidad para 874 viviendas 

  • La inversión estimada en este desarrollo ronda los 120 millones de euros

Infografía de los edificios contemplados en La Térmica. Infografía de los edificios contemplados en La Térmica.

Infografía de los edificios contemplados en La Térmica.

La operación inmobiliaria que transformará la parcela de la antigua central térmica de Málaga capital avanza en la tramitación administrativa que deberá resolver la ordenación de las 874 viviendas, los edificios de oficinas, el hotel y las zonas comerciales contempladas en una de las más estratégicas pastillas de suelo de la ciudad.

Tanto es así que fuentes próximas a la iniciativa, impulsada de la mano del fondo del inversión internacional Ginkgo, informaron de que ya se ha remitido a la Gerencia de Urbanismo la última propuesta de Plan Especial de Reforma Interior (Peri), documento sobre el que se sientan las bases del desarrollo futuro.

Un paso clave después de que el anterior planeamiento fuese bloqueado en los tribunales. Antes incluso de disponer de un fallo judicial definitivo, la promotora, que comparte la propiedad de casi la mitad del aprovechamiento urbanístico del sector con Espacio (la otra mitad está en manos del Ayuntamiento), optó por activar la revisión integral de Peri, tratando con ello de anticipar los tiempos.

Infografía del desarrollo previsto en La Térmica y recuperación del espigón. Infografía del desarrollo previsto en La Térmica y recuperación del espigón.

Infografía del desarrollo previsto en La Térmica y recuperación del espigón.

Una vez en manos de los técnicos municipales, será el Ayuntamiento el que tendrá que validar de manera inicial la propuesta de intervención, abriéndola posteriormente al análisis de una serie de organismos sectoriales, caso de la Dirección General de Costas, Aviación Civil, Medio Ambiente, entre otros.

El diseño de los edificios contemplados fue adjudicado por Ginkgo al estudio del arquitecto francés Francois Leclercq. Lejos del modelo de torres que se desarrollará en una parcela contigua, la de Torre del Río (por parte del arquitecto Carlos Lamela), la apuesta del urbanismo galo pasa por inmuebles de menos dimensión en vertical y por un modelo sostenible desde el punto de vista ambiental.

El propio estudio subraya el valor estratégico del espacio sobre el que se plantea la intervención, "una zona que está en plena mutación y marcada por un pasado industrial" que queda reflejado en el mantenimiento de la chimenea. "Visto desde el mar, el proyecto se inscribe en el paisaje montañoso marcado por el rasgo radical de las colinas en referencia al contexto existente; visto desde el cielo, un delta cruza estas colinas y abre la ciudad hacia el mar; visto desde el tierra, una densa actividad comercial coexiste con una gran riqueza programática donde diferentes formas de habitar se mezclan bajo un gran dosel forestal o canopia vegetal", indican desde el estudio.

Ordenación prevista de la parcela. Ordenación prevista de la parcela.

Ordenación prevista de la parcela.

Es justamente el delta el punto de referencia que se emplea para el nacimiento de una serie de colinas que se elevan, "ofreciendo vistas al mar a todos los usuarios". "Estas nuevas formas urbanas permiten una amplia variedad de formas de vida: vivir en la ladera de las villas, vivir en la cima de la colina en casas con impresionantes vistas al mar, vivir dentro de la colina y sus áreas comunes protegido, como un anfiteatro al abrigo de los vientos que refrescan las grandes piscinas", resalta la propuesta de Leclercq.

Asimismo, se incide en que se trata de un espacio "inspirado en los jardines andaluces", dividido en tres capas: un estrato alto, con la sombra de pinos y palmeras; un estrato intermedio, con naranjos, jazmín..., y una capa baja "refrescante con fuentes y puntos de agua". Uno de los aspectos a los que presta especial atención el diseño es el desarrollo de edificios compactos, ubicados para evitar los "efectos de enmascaramiento", garantizando ahorro energético y de materiales.

La futura intervención rescata la idea, compartida por el Ayuntamiento, de recuperar para el uso ciudadano el antiguo espigón de la térmica. De hecho, las infografías a las que tuvo acceso este periódico otorgan protagonismo a esta parte de la actuación, con una gran pasarela que desde la misma carretera se adentra en el mar, reservando espacio al atraque de barcos. El proyecto podría rondar los 120 millones de inversión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios