Málaga

Cáritas Málaga inaugura Nazaret, un hogar para dar apoyo durante la enfermedad

  • Una casa en la calle Martínez de la Rosa aloja a niños enfermos y sus acompañantes durante el tratamiento hospitalario en el Materno

Loubna Kardadi habla con su hijo Naoufal en una de las estancias de la casa. Loubna Kardadi habla con su hijo Naoufal en una de las estancias de la casa.

Loubna Kardadi habla con su hijo Naoufal en una de las estancias de la casa. / Javier Albiñana (Málaga)

En el hospital de Melilla iniciaron las pruebas a Naoufal, el hijo mediano de Loubna Kardadi, natural de Nador. Los pronósticos no eran buenos y al pequeño lo derivaron al equipo oncológico del Hospital Materno Infantil de Málaga. Después de cuatro sesiones de quimioterapia, le extirparon un tumor de hígado hace un mes. Pero su tratamiento no ha terminado porque aún está pendiente de una operación debido a su hidrocefalia. Esta madre y su niño de dos años y medio son los primeros habitantes de Nazaret, el hogar de acogida familiar para niños en tratamiento hospitalario que ha puesto en marcha Cáritas en la calle Martínez de la Rosa.

“Llegué a Málaga en agosto, sola con mi hijo, sin ningún apoyo familiar, así que agradezco mucho que Cáritas nos de este alojamiento, esta ayuda”, explica Loubna. Durante un año tendrán que seguir las revisiones oncológicas de Naoufal y todavía no saben cuánto tiempo deberán de continuar en Málaga. Lo que sí tienen asegurada es su permanencia en la casa hasta que el pequeño reciba el alta.

“Las trabajadoras sociales del Hospital Materno nos derivan a las familias y aquí en Cáritas estudiamos y valoramos los casos”, indica Francisca Domínguez, responsable del Área de Acción Social de Cáritas. Y destaca que “no hay un tiempo límite de estancia, pueden estar aquí mientras dura el tratamiento, una vez tengan el alta hospitalaria dejan la casa para que pueda entrar otra familia”.

La casa, donada en su herencia por Manuela Díaz, tiene capacidad para seis personas, tres niños y sus tres acompañantes. Si el paciente es un neonato y está hospitalizado, podrían hacer uso de ella sus padres.

Un proyecto integral de acompañamiento

Nazaret no solo es un techo bajo el que cobijarse, se trata de un proyecto integral de acompañamiento en el que un trabajador social, la directora del área y un equipo de voluntarios trabaja con las familias acogidas. “Se les asiste y se les ayuda a buscar recursos públicos y privados como por ejemplo la comida en los distintos comedores sociales”, señala Domínguez y apunta que ya tienen solicitudes para ocupar las otras cuatro plazas de la casa, siempre en conexión con el Hospital Materno.

Cáritas no tenía un recurso similar ni en Málaga ni en otras provincias. “Pretendemos tener presencia en todos los ámbitos aunque sea de una forma simbólica, porque con seis plazas no vamos a solucionar el problema pero estamos ahí ayudando en lo posible”, agrega la responsable del Área de Acción Social de Cáritas. Domínguez destaca que, ante todo, “pretendemos que Nazaret sea un entorno afectivo y acompañar a las familias en este camino difícil que es la enfermedad de un niño, y allanárselo en la medida de nuestras posibilidades”.

Bendición del obispo Jesús Catalá. Bendición del obispo Jesús Catalá.

Bendición del obispo Jesús Catalá. / Javier Albiñana (Málaga)

El obispo de Málaga, Jesús Catalá, ha acudido este viernes a bendecir la casa, una donación caritativa que ha sido arreglada por trabajadores y voluntarios, pintada de blanco la fachada, amueblada y decorada para que la acogida sea lo más cálida posible. “Hay necesidades cambiantes y nuevas”, comenta Catalá.

“Dios nos ha permitido abrir los ojos y asistir a esta necesidad, para ayudar a las familias que necesitan un apoyo para estancias prolongadas o intermitentes”, agrega. El obispo subraya que “la casa no es grande pero eso no importa, caben tres niños y sus acompañantes y podemos dar con eso un servicio durante el tratamiento de los niños”.

Una de las habitaciones de la casa. Una de las habitaciones de la casa.

Una de las habitaciones de la casa. / Javier Albiñana (Málaga)

El recurso está pensado para residentes en distintos pueblos de la provincia de Málaga o en otras localidades y que carezcan de recursos económicos suficientes para poder afrontar largos periodos de tiempo fuera de sus hogares como consecuencia de la hospitalización de sus hijos. Quienes se encuentren en esta situación deben de ponerse en contacto con su Cáritas Parroquial más cercana o con los Servicios Generales de Cáritas Diocesana. También pueden informar a la Unidad de Trabajo Social del centro hospitalario, con la que se trabajará de manera coordinada.

En los últimos cinco años, Cáritas Diocesana, además de contar con cinco centros sociosanitarios ha puesto en marcha distintos recursos, apartamentos para personas mayores, pisos para la inserción sociolaboral de inmigrantes, una casa de acogida para mujeres embarazadas solas y pisos de estudiantes con bajos recursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios