Málaga

Coronavirus Málaga: La caída de la actividad y del tráfico reducen la contaminación en la ciudad

  • El OMAU señala que en el último mes se han dejado de emitir a la atmósfera unas 147.500 toneladas de CO2

Vista del Paseo del Parque casi sin tráfico. Vista del Paseo del Parque casi sin tráfico.

Vista del Paseo del Parque casi sin tráfico. / Javier Albiñana

Casi un mes después de que el Gobierno central decretase el estado de alarma, confinando a la mayor parte de la población en su casas y cerrando cientos de negocios en Málaga capital, la inmensa mayoría de los parámetros objetivos son negativos. Pero junto a la negrura de la crisis sanitaria y económica, hay una realidad paralela que tiene que ver con lo ambiental. Y ese es un campo en el que los datos constatan una reducción significativa de los niveles de contaminación.

El asunto ha merecido la atención del Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), dependiente del Ayuntamiento, que ha redactado un análisis sobre el particular. En el mismo se precisa un descenso mayúsculo de la movilidad en la ciudad, con un retroceso de hasta el 77% después de la declaración de alarma, el 14 de marzo, y de hasta el 81% después de su ampliación del 30 de marzo.

Conforme al informe, toda vez que el tráfico es el causante del 30% de las emisiones, "éstas se pueden haber reducido en un 80%, unas 60.000 toneladas de CO2 en un mes". A este primer parámetro suman el relacionado con la bajada del consumo eléctrico, lo que puede haber supuesto otras 12.500 toneladas menos de CO2. La suma sigue con la disminución de actividad de grandes emisores, caso de la cementera de la Araña, el aeropuerto internacional Pablo Ruiz Picasso o el puerto, lo que pueden implicar otras 75.000 toneladas. "Todo ello supone una estimación de 147.500 toneladas que respecto a las 3.046.000 toneladas al año, representa un 4,8% de reducción anual", apuntan.

Es de deducir que si el actual estado se prolonga en el tiempo, la disminución se prolongará de forma proporcional. Sin embargo, desde el OMAU subrayan que esta merma es inferior a los objetivos que se marca la ciudad en el bautizado como Plan Alicia para combatir el cambio climático.

"Solo en un mes en una situación límite con unos costes sociales y económicos enormes, con una actividad económica y ciudadana muy reducida, apenas se ha disminuido algo menos del 5% las emisiones de CO2 con carácter anual, cuando la reducción prevista para cumplir los compromisos adquiridos es del 7% anual para llegar a la neutralidad carbónica en 2050", sentencian.

Ante esta situación, en el OMAU admiten que "da vértigo considerar que este parón histórico no alcanza para llegar a los niveles derivados de la emergencia climática". Por ello, abogan por "arbitrar un nuevo modelo socioeconómico invirtiendo en fuentes de energía renovables, en una movilidad eléctrica y mucho más reducida, en un modelo urbano de proximidad vinculada a la ciudad clásica mediterránea o a procesos industriales limpios y vinculados a la economía circular".

Otro de los parámetros analizados es el de la calidad del aire, que también se ha visto "alterada profundamente". Una cuestión que ya es objeto de estudio por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) utilizando imágenes de satélite del programa Copernicus de la Agencia Espacial Europea. La labor considera la evolución negativa del óxido de nitrógeno NO2, antes y después de la declaración del estado de alarma en diversas ciudades, "donde a Málaga se le atribuye una disminución del 55% (a Barcelona el 83%, a Madrid un 73%, a Valencia un 64%, o Sevilla un 36%)".

El ente municipal, por su parte, ha comparado los datos suministrados por tres estaciones de medición de calidad del aire que se localizan en Málaga: Carranque, Juan XXIII y El Atabal. Y ello en dos periodos: el trimestre del 1 de enero al 31 de marzo de 2020 contrastados con los datos del día 14 al 31 de marzo, periodo de suspensión de la mayor parte de la actividad económica, educativa o laboral de la ciudad, y entre el 14 y 31 de marzo de 2019 y 2020.

"La diminución de los niveles de los diferentes compuestos atmosféricos es bastante considerable con alguna excepción difícilmente explicable como es el aumento de CO en Carranque, de SO2 en El Atabal, y en ambas estaciones de ozono (O3), porque contrastan con las evidencias que se observan en las calles vacías", indican.

Los datos de Carranque ofrecen una disminución significativa entre el conjunto del trimestre y los últimos 21 días en las partículas PM10, un -37,3%; en dióxido de nitrógeno (NO2), un -122,1%, y en dióxido de azufre (SO2), -23,3%. Sin embargo el dióxido de azufre monóxido de carbono aumenta un 28,7%, y sobre todo el ozono (03) aumenta un 39,8%.

En el Atabal, el dióxido de nitrógeno disminuye un 81,3% en consonancia con el resto de estaciones, y también disminuyen un 23,5% las partículas y un 13,2% el monóxido de carbono. Sin embargo los datos de dióxido de azufre aumentan el 5,8%% y de nuevo el ozono el 18,5%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios