Málaga

Coronavirus: El sector de la construcción en Málaga implanta la jornada intensiva

  • Patronal y sindicato acuerdan modificar el calendario laboral a una jornada continuada de siete horas desde este lunes

Grupo de trabajadores de la obra del Metro de Málaga, en la Avenida de Andalucía. Grupo de trabajadores de la obra del Metro de Málaga, en la Avenida de Andalucía.

Grupo de trabajadores de la obra del Metro de Málaga, en la Avenida de Andalucía. / Marilú Báez

El sector de la construcción se ha encontrado, desde la implantación del estado de alarma, serias dificultades para continuar con normalidad con su actividad. Fuera del decreto aprobado por el Gobierno, los tajos de obra pública y privada que salpican toda la provincia han continuado activos pese a la falta de material de protección, las dificultades para acatar la distancia de seguridad y la amenaza de falta de suministros.

Ante esta situación, la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) y los sindicatos CCOO y UGT han llegado a un acuerdo para instaurar desde este lunes la jornada de trabajo continuada en la provincia. Con esta modificación "extraordinaria" del calendario laboral, la jornada de trabajo en el sector de la construcción de Málaga queda fijada de 08:00 a 15:00 de lunes a viernes, "mientras perdure la situación de excepcionalidad y el estado de alarma, o sus eventuales prórrogas". 

El acuerdo, alcanzado por unanimidad entre patronal y sindicatos, responde al objeto de "activar todos los resortes posibles para la contención del virus y la protección de las personas y en un ejercicio de responsabilidad, solidaridad, disciplina y concienciación social" de los firmantes, según reza la literalidad del acta.

Pese a esto, desde CCOO aseguran que continúan a "expectativas del Gobierno", a la espera de que la regulación también llegue al sector. "La inmensa mayoría pensamos que es necesario, como ya se ha hecho en otros ámbitos, flexibilizar los ERTEs con ayudas para empresas y trabajadores. Es lo mejor de lo peor", asevera Juan Rueda, responsable de Construcción de CCOO en Málaga. 

"Las obras que no sean de emergencia pueden esperar todas", asevera el responsable sindical, quien constata los problemas que tienen muchas empresas para cumplir los protocolos establecidos para contener el virus.

Obras en la zona de ampliación de la Universidad de Málaga. Obras en la zona de ampliación de la Universidad de Málaga.

Obras en la zona de ampliación de la Universidad de Málaga. / Javier Albiñana

"La idiosincracia de la obra hace muy difícil cumplir las medidas de seguridad. Es realmente complicado mantener una distancia mínima de separación en un espacio limitado en el que, además, hay máquinas y herramientas que son utilizadas constantemente por varios obreros", lamenta. 

Son varios casos ya los que han tenido que paralizar su actividad, precisamente, por no cumplir con las medidas de seguridad que recoge el decreto del estado de alarma. Según Rueda, estos son "la mayoría", aunque "no es por no querer sino por no poder". "En la obra es complicado cumplir", alega.

En otros tantos casos planea la amenaza inmediata de falta de suministros. Hace pocos días, la patronal ya alertó de que a diario nuevas empresas se veían obligadas a parar por la falta de material para continuar las obras, ya que muchas fábricas no están produciendo. 

"Hay subcontratas que quieren parar y los trabajadores están asustados, no quieren ir trabajar. Están expuestos y luego, al llegar a casa, exponen a sus familias. Unos ya se están viendo afectados y otros, que ven esta situación, prefieren quedarse en casa. Una obra no es una oficina", remata Rueda. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios