Municipal

De la Torre recupera la vieja aspiración de urbanizar los suelos al norte de la ronda este

  • A pesar de desligarse del tercer hospital, insiste en aprovechar este emplazamiento para grandes equipamientos e incluso viviendas

  • La Junta obligó hace casi una década a calificar los suelos como no urbanizables

Vista de los suelos a norte de la ronda este, en Málaga capital. Vista de los suelos a norte de la ronda este, en Málaga capital.

Vista de los suelos a norte de la ronda este, en Málaga capital. / Javier Albiñana

Las dudas suscitadas semanas atrás en relación con el futuro asentamiento del tercer hospital prometido por la Junta de Andalucía para Málaga han permitido al alcalde, Francisco de la Torre, retomar su vieja aspiración de saltar la ronda este de la capital de la Costa del Sol. Una línea de pensamiento que pretende desarrollar de manera efectiva incluso a pesar de la negativa final de la Administración regional por sondear ubicaciones alternativas para el equipamiento sanitario y su decisión de mantener su apuesta por la parcela del Civil.

A pesar de quedar desvinculados los terrenos localizados por encima de la autovía de la apuesta sanitaria actual del Gobierno andaluz, el mandatario local no cesa en su empeño de dar forma a lo que, hace ahora casi una década, fue tumbado por los entonces responsables de la Consejería de Ordenación del Territorio, que obligaron a mantener como no urbanizables (en el escenario del Potaum) los suelos sobre los que De la Torre quería dibuja medio millar de viviendas.

En aquel entonces la propuesta de los propietarios privados, avalada desde la Casona del Parque, afectaba a una extensión de unos 3,5 millones de metros cuadrados, si bien la huella ocupada por las casi medio millar de viviendas programadas era muy inferior. A modo de compensación, la actuación incorporaba espacios de oficinas y 1,7 millones de metros para sistemas generales.

El nuevo panorama político, en el que cuenta con el PP como socio al frente del Gobierno autonómico, parece alimentar las opciones del regidor. "Es un tema a estudiar porque nos permitiría tener suelo para la nueva ronda este, para ampliar el parque natural de Málaga, para crear nuevas zonas urbanas y verdes y equipamientos para la ciudad", argumentó De la Torre, quien suele vincular el desarrollo de este espacio con la materialización de "un equipamiento potente que nos permita tener tema hospitalario, tema de enseñanza; ya veremos si como iniciativa pública o si es iniciativa público-privada”. Tampoco descartó la posibilidad de permitir un desarrollo residencial "pero con pocas viviendas".

El mandatario local admitió que tuvo oportunidad de abordar esta especie de hoja de ruta renacida en la reunión que la pasada semana mantuvo con el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, al que expresó la necesidad de no olvidar el proyecto de un nuevo centro hospitalario que atienda a la zona este de la capital, así como a los municipios más occidentales de la comarca de la Axarquía. Todo ello con una población próxima a los 100.000 habitantes. Una posibilidad que asumió en primera persona el mandatario regional, quien incluso habló de su compromiso por, en un futuro, ir adelante con un centro de alta resolución.

Preguntado por el escollo que supone la actual calificación de los terrenos objeto de interés, De la Torre no tiene duda: "hay que plantear una modificación de elementos, también del Potaum, donde se sopese todo eso; qué ventajas e inconvenientes". "Si conseguimos más zonas verdes, el suelo de la vía perimetral, suelo para equipamientos y más suelos conectados...", reflexionó, incidiendo en que la operación que pueda materializarse debe permitir a la ciudad y al espacio metropolitano "tener un plus, elementos de empuje, motores, y es un tema que no se tiene que descartar".

El alcalde expuso que por el momento no ha solicitado formalmente a la Administración regional una adecuación urbanística que permita activar un desarrollo del espacio. En este sentido, abogó por, inicialmente, analizar la cuestión internamente. "Es una idea que no es nueva, que tiene casi décadas, con avances y retrocesos", recordó De la Torre, quien defendió esta opción como "lógica siempre que el balance global sea positivo para los intereses generales".

La posición de los técnicos autonómicos, en los informes elaborados sobre el Plan General, fueron contundentes, justificando la negativa a autorizar la ocupación de los suelos por encima de la autovía, al entender que deberían conservar su clasificación como no urbanizable especialmente protegido "por riesgo de erosión y pendientes". Asimismo, apostillaron que el desarrollo de estos terrenos "incrementaría los riesgos de inundabilidad en el propio sector y en la ciudad consolidada aguas abajo".

A modo de conclusión, se oponían al modelo de urbanización contemplado, de muy baja densidad, debido al "elevado consumo" de suelo y de recursos energéticos que supone y a que esta actuación supondría la alteración del trazado natural de los arroyos Toquero, Cañada de las Quirosas y Carnicero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios