Málaga

La Guardia Civil agota los plazos para que el 'Melillero' pase a disposición judicial

El Melillero, en el momento de la detención. El Melillero, en el momento de la detención.

El Melillero, en el momento de la detención. / Guardia Civil

El Melillero, detenido por, presuntamente, atacar con ácido a su exnovia y a una amiga de esta en Cártama, pasará a lo largo del día de hoy a disposición judicial. Todo apunta a que la Guardia Civil, que está a cargo de la investigación, agotará el plazo máximo legal de 72 horas antes de ponerlo en manos del juez.

También lo harán, presumiblemente, las otras cinco personas que fueron arrestadas por encubrimiento, todas ellas de su entorno familiar y del grupo criminal al que pertenece. Todos con antecedentes por tráfico de drogas y otros delitos.

El Melillero está detenido desde la noche del viernes, cuando un amplio dispositivo de más de 200 agentes lograron dar con su escondite y poner fin a su huida, que se alargó durante cuatro días. Le dieron caza después de una nueva persecución en la que utilizó una motocicleta scooter con la que golpeó a un coche policial, cayó al suelo y prosiguió la huida a pie. “No opuso resistencia, sino todo lo contrario”, según precisaron fuentes cercanas al caso.

Con los agentes, de momento no se ha mostrado muy colaborador. Según publicó ayer El Confidencial, en su declaración ante la Guardia Civil habría asegurado que los que atacaron a las dos mujeres en Cártama fueron dos amigos suyos, a los que él solo había encargado que le quemaran el coche. “No fui yo, lo hicieron dos amigos míos. Sí que se lo encargué, pero yo les dije que quemaran el coche, no que hicieran daño a Sandra ni a su amiga Cristina. Yo la quiero, cómo iba a hacer algo así”, recoge el citado medio.

El individuo, de 26 años, con numerosos antecedentes y siete órdenes de búsqueda –incluida una de alejamiento de otra mujer– ha participado al menos en un registro, el sábado, cuando los guardias civiles lo llevaron a la vivienda de la zona de Entrerríos, en Mijas, en la que fue arrestado junto a otras dos personas que le ayudaban en su fuga. Los agentes inspeccionaron la casa durante más de tres horas. A su salida, mientras lo volvían a meter en el vehículo policial, el hombre se defendió: “Yo no he hecho nada, yo no fui”.

Las dos jóvenes continúan ingresadas, en estado grave. Su exnovia, en la UCI del Hospital Virgen de la Victoria de Sevilla, lucha por su vida, con quemaduras profundas en el 45% del cuerpo. La otra joven, en el Regional de Málaga, tiene afectado el 25%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios