Municipal

Limasa recuperaría los puestos hereditarios si se da marcha atrás en la municipalización

  • La plantilla apoya por un 81% de los votos la propuesta de nuevo convenio laboral

  • El acuerdo, por cuatro años, incorpora una paga de productividad ligada a objetivos de 1.431 euros

Representantes del comité de empresa de Limasa en la asamblea con los trabajadores. Representantes del comité de empresa de Limasa en la asamblea con los trabajadores.

Representantes del comité de empresa de Limasa en la asamblea con los trabajadores. / Javier Albiñana (Málaga)

Los cerca de 1.800 trabajadores de Limasa se garantizan la posibilidad de recuperar los puestos hereditarios actualmente vigentes en el supuesto de que el Ayuntamiento de Málaga diese marcha atrás en el actual camino de la municipalización y optase, de nuevo, por privatizar íntegra o parcialmente la empresa encargada de la limpieza y recogida de la basura.

La cuestión queda claramente recogida en la propuesta de convenio laboral acordada en las últimas semanas entre el equipo de gobierno del PP, los socios privados de Limasa III y el comité de empresa y que en la jornada de ayer fue apoyada mayoritariamente por los operarios. En concreto, por el 81% de los participantes en la votación. De las 1.246 papeletas depositadas en las urnas, 1.002 fueron positivas; 237 negativas (19%); cuatro fueron en blanco, y tres nulas.

La exigencia de dejar la puerta abierta a recuperar el carácter hereditario de los puestos parece haber sido una de las claves para que el comité, finalmente, se haya avenido a renunciar al cobro de los retrasos acumulados en los últimos años y a asumir que la concreción de los mismos quede pendiente de las resoluciones que finalmente adopten los tribunales.

La aceptación por parte del Ejecutivo local es cuanto menos llamativa, más aún si se tiene en cuenta que los puestos hereditarios ya fueron objeto de polémica en los últimos años. En febrero de 2012, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ya admitía abiertamente que la existencia de los artículos que posibilitan heredera los puestos en una sociedad financiada íntegramente con dinero municipal era "una contradicción". Sin embargo, nada se ha hecho hasta el momento.

De la Torre ya admitía en 2012 que era "contradictorio" que los puestos fuesen hereditarios en una empresa financiada por el Ayuntamiento

Sí queda claro en el principio de acuerdo que la aplicación de los citados artículos quedará anulada en el momento en que la sociedad pase a ser íntegramente municipal. Para alcanzar este objetivo, que puso sobre la mesa regidor a mediados del año pasado, es esencial que la plantilla acepte firmar el nuevo marco laboral, cuya vigencia sería para los años 2019-2022. Es decir, para un periodo de cuatro años.

Esto supone una primera variación respecto a la última propuesta que hizo el equipo de gobierno a los trabajadores hace ahora varios meses y que fue rechazada de plano por el comité. En aquel entonces, De la Torre llegó a hacer ver que era la última posibilidad de alcanzar un acuerdo. Pero la necesidad del regidor de completar el mandato y llegar a las elecciones del 26 de mayo al menos con el procedimiento de municipalización activado ha pesado para que finalmente el Ayuntamiento haya rebajado sus exigencias iniciales.

Sirva de ejemplo que si bien incluye en el convenio una parte del salario ligada a la productividad, la misma es inferior a lo que se había anunciado. Frente a los 2.500 euros de la propuesta municipal (con una aplicación paulatina en los años) se ha pasado a 1.431 euros, correspondientes al mismo concepto que ahora es la paga de enero. Respecto a cuáles serán los criterios para determinar ese carácter variable, la intención es que los mismos queden plasmados en el marco de una comisión específica.

Al respecto, el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, fue claro al asegurar que los trabajadores no tienen miedo a fijar variables relacionados con objetivos y el absentismo, porque "la mayoría de ellos cumple con su labor". A pesar de ello, sí fue contundente al advertir que en ningún caso se aceptará que los operarios lleven dispositivos personales para controlar su trabajo. "Que los GPS los lleven los camiones y los carritos, pero no vamos a consentir que lo lleven los trabajadores en los uniformes", afirmó.

La subida salarial se ajustará tomando como referencia el IPC anual, si bien este primer año la variación será del 3,75%. El acuerdo también plantea la conversión en fijos a tiempo completo de 120 operarios actualmente están a tiempo parcial y de diez trabajadores más en cada uno de los tres años siguientes. En cuanto a las vacaciones, los 30 días se parten, de manera que al menos 15 días sean en verano.

Superado este primer escalón, el equipo de gobierno del PP espera contar con los apoyos necesarios para aprobar el próximo martes en Pleno la puesta en marcha oficial del procedimiento para activar la municipalización de la empresa. A la espera de que ese trámite culmine, la incidencia del convenio ahora negociado se dejará sentir sobre la actual Limasa mixta,

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios