Málaga

Málaga, principal foco de atracción para la ‘inmigración’ nacional

  • La provincia supera los 1,67 millones de residentes, Andalucía crece un 0,23% y España supera por primera vez los 47 millones de habitantes

Gente paseando por la calle. Gente paseando por la calle.

Gente paseando por la calle. / Javier Albiñana (Málaga)

Málaga es un foco de atracción para españoles y foráneos y ha apuntalado una tendencia récord en cuanto al número de residentes. Así se desprende de los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que colocan a la provincia cómo líder en cuanto a inmigración nacional y con saldos netamente positivos respecto a entradas y salidas de personas fuera de las fronteras nacionales.

La provincia es la única de España que mantiene un saldo migratorio interprovincial positivo desde 1988, una de las señales más nítidas del potencial que derrocha para atraer y retener a los residentes. Tanto es así que ni en los años de recesión y crisis económica estos datos menguaron (todo lo contrario, alcanzaron cifras máximas). Tampoco han estado nunca a la mano de regiones tan prósperas como la capital madrileña. Según los últimos registros, entre enero y julio de 2019 las personas que llegaron de otros puntos del país fueron más que las que salieron de Málaga con estos destinos en mente. En concreto, 1.474 personas, el saldo interprovincial más alto de todas las provincias españolas.

En concreto, ese semestre llegaron a Málaga 9.123 personas desde otros puntos del país, principalmente, desde Madrid (1.341), Cádiz (944), Granada (877) y Sevilla (716). En el mismo periodo, salieron de Málaga otras 7.649 personas, la mayoría de ellas con destino a otras provincias andaluzas –las más frecuentes fueron Cádiz (800), Granada (706), Sevilla (539) y Córdoba (644)–, con el permiso de la capital (1.123). Como dato, en términos netos, son más los madrileños que optan por Málaga que los malagueños que se mudan a Madrid (218).

Migraciones exteriores

El atractivo de Málaga también se extiende fuera de las fronteras nacionales. Las migraciones exteriores, es decir, los flujos que se crean entre malagueños que se van al extranjero y los extranjeros que vienen a Málaga, tuvieron un saldo positivo de 8.024 personas. También en este caso hay más personas que deciden venir a la provincia de las que optan por marcharse al exterior.

En concreto, llegaron a la provincia 15.692 foráneos, la cifra máxima desde 2008. La mayoría de estas entradas tienen como destino de origen otros países de la Unión Europea. En concreto, estos inmigrantes suponen el 40% de los nuevos residentes. Tras ellos se colocan los sudamericanos –un 22%– y los británicos –14,4%–.

En la otra cara de la moneda, las personas que durante estos seis meses emigraron desde la provincia fueron 7.668. Esta cifra ha descendido a casi la mitad desde el mismo periodo del año anterior, cuando optaron por marcharse 14.209 personas. Las nacionalidades más frecuentes de los que abandonan Málaga son las europeas –el 41% del total–, la española –el 17%– y la británica –14,8%–.

De récord en récord de residentes

Con estos datos, los residentes en la provincia a fecha de 1 de julio de 2019 eran 1.670.199. Esto supone un incremento del 1,22% o, dicho de otra forma, de 20.088 personas respecto a las cifras del mismo periodo de 2018, y de 9.215 respecto al comienzo del año. La cifra supone un nuevo máximo en la serie histórica publicada por el INE, que dibuja una curva al alza constante desde 1971, cuando la provincia contaba con 853.567 personas.

A fecha de 1 de julio de 2019, el 84,4% de los residentes malagueños tenían pasaporte español y el 8,4%, de otro país de la Unión Europea. La siguiente nacionalidad más frecuente es la sudamericana, con un nimio 2% del total de la población. Por grupo de edad, la población más numerosa tenía entre 40 y 49 años –un 16,8% de la población total–. La población mayor de 65 años representaba entonces el 7,9% del total. En cuanto a sexo, la mayoría de la población era femenina, el 50,8% del total.

A nivel regional, Andalucía cerró el primer semestre de 2019 con un crecimiento de su población de un 0,23% al sumar 19.157 personas más en relación al inicio de 2019. En términos absolutos, la comunidad autónoma se acerca a los 8,5 millones de personas. En el conjunto de España, la población aumentó en 163.336 personas hasta alcanzar y se situó en 47.100.396 habitantes a 1 de julio de 2019, siendo la primera vez que se superan los 47 millones de habitantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios