Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Rutas imaginarias

30 días en Málaga: salir a la calle a través de la pantalla

La plaza del Obispo de Málaga fue protagonista de parte de 'El puente de San Luis Rey' (2004). La plaza del Obispo de Málaga fue protagonista de parte de 'El puente de San Luis Rey' (2004).

La plaza del Obispo de Málaga fue protagonista de parte de 'El puente de San Luis Rey' (2004).

Cada día que pasa echamos más cosas de menos. No hace falta que las enumeremos. El coronavirus nos está arrebatando cada 24 horas un trocito de nuestras vidas, un trozo enorme, o la vida en sí misma. El confinamiento, como mínimo, comienza a pasar factura. No ya tanto por el presente como por lo que vendrá después.

Pero debemos relativizar y pensar en lo positivo que tenemos: hay personas que lo están perdiendo todo, así que si somos de los afortunados que no, tenemos la obligación, primero, de dejar de quejarnos, y, segundo, tratar de ayudar.

Mientras, también podemos despejarnos un poco y si echamos de menos pasear por Málaga recordar que se puede hacer a través del cine y la televisión.

Son muchas las películas y series que se han rodado en la provincia malagueña y que han dejado inmortalizadas rincones y lugares que dentro de poco podremos volver a visitar.

No por nada, aquí contamos con un Festival de Cine potente que también echamos de menos. Así como echamos de menos al millón y medio de malagueños que cada año se acreditan para cubrirlo y que, aun viviendo en Puerto de la Torre, antes de salir de casa se cuelgan al cuello, cual escapulario, su acreditación para bajar al Centro (los colgantes de dichas acreditaciones, al terminar el Festival, están sucios como cuerda de chorizo, todo hay que decirlo).

Sea como fuere, Málaga es tierra de celuloide, por lo que es fácil hacer un repaso de algunas de las películas en las que aparecen sus calles, sus plazas, su espíritu...

La mujer es un buen negocio

Manolo Escobar lo da todo en la película 'La mujer es un buen negocio'.

Empezamos fuerte. Agárrense los machos porque vamos a viajar, no sólo en el espacio, sino en el tiempo y, además, surfearemos en la cresta de la ola de lo que hoy en día es una película cero políticamente correcta.

El título ya lo deja bien a las claras: La mujer es un buen negocio. Rodada en 1977, en ella podemos disfrutar de las aventuras y desventuras de un pícaro ya madurito Manolo Escobar que hacía las veces de limpiabotas.

Rodada en Mijas -Manolo monta un negocio de burros taxi- y en otras localizaciones de la Costa del Sol como Benalmádena, la película es un matrimonio bastante liberal entre copla y destape pop y psicodélico. Una fórmula que sólo podía terminar de una manera: petándolo.

Destripe -lo que los jóvenes llaman hoy spoiler-: Manolo triunfa cantando y se queda con la chica.

Toro

Tráiler de la película 'Toro'

La película Toro (2016) es cine negro hecho en la Costa del Sol, un lugar que se presta a las mil maravillas para ello. Toro es la historia de una redención imposible, la que persigue un antiguo matón a sueldo, interpretado por Mario Casas, a punto de terminar con el tercer grado en prisión y sobre el cual el pasado, encarnado en la presencia de su hermano, el siempre eficiente Luis Tosar, cae de manera inexorable. Vamos, lo normal del cine negro.

El rodaje de la película en Málaga y otros municipios de la Costa del Sol como Torremolinos recordó que la provincia es un fértil territorio cinematográfico, e incluyó escenas impresionantes como una persecución automovilística en el cauce seco del Guadalmedina, una imagen que permanece en la retina de muchos malagueños.

Ferdinand

Captura del tráiler de la película de 'Ferdinand' de 20th Century Fox. Captura del tráiler de la película de 'Ferdinand' de 20th Century Fox.

Captura del tráiler de la película de 'Ferdinand' de 20th Century Fox. / M. H.

Pero no sólo de acción real vive el hombre. Ferdinand, la historia del toro amable, siguió pastando por los alrededores de Ronda en la readaptación del corto de animación El Toro Ferdinand que Disney creó en 1938.

En 2017, Ferdinand se convirtió en el protagonista de una película y este torito simpático y pacifista siguió paseando por los alrededores de Ronda, de modo que las cornisas del Tajo y el Puente Nuevo formaron parte de los escenarios animados que se incluyeron en el filme.

Uno de los puntos en los que aparece la ciudad rondeña, aunque con una imagen algo diferente a la real, ofrece la misma visión que se puede obtener cualquier día de no confinamiento con un paseo por el conocido como paraje de la Virgen de la Cabeza, un espacio desde el que se puede apreciar la totalidad del cortado rondeño y el propio Puente Nuevo.

El puente de San Luis Rey

Este debería ser el castigo para esas personas que comen sardinas en meses que incluyen la letra R. Este debería ser el castigo para esas personas que comen sardinas en meses que incluyen la letra R.

Este debería ser el castigo para esas personas que comen sardinas en meses que incluyen la letra R. / M. H.

Pocos serán los que recuerden la película de 2004 El puente de San Luis Rey, pero en su elenco contaba con actores de la talla de Kathy Bates, Geraldine Chaplin, Robert De Niro y Pilar López de Ayala, entre otros.

Ambientada en el Perú del siglo XVIII, la película pues ni fu ni fa, aunque Málaga fue parte de su escenario de exteriores, como la plaza del Obispo, frente a la Catedral.

Además, también se rodaron escenas en otros espacios de la Costa del Sol y en el Caminito del Rey, que aún se encontraba sin restaurar.

Los hombres que no amaban a las mujeres

Escena final de 'Los hombres que no amaban a las mujeres' (2009).

¿Alguien recuerda la saga Millennium? No, verdad. Pues en la primera de las películas basada en las novelas del malogrado Stieg Larsson, Los hombres que no amaban a las mujeres (2009), la Costa del Sol, concretamente Marbella, aparecía justo en el final.

Marbella era (sorpresa) el destino elegido por un mafioso para huir de la justicia de su país. Ciudad a la que una cabreada y cambiada Lisbeth Salander, interpretada por Noomi Rapace -que desde entonces fue conocida-, acudía para buscar venganza. Destripe: la obtiene.

El caso es que, lo que en la película se presenta como el paseo marítimo de Marbella, en realidad es el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso de Málaga. Las cosas de la magia del cine. Si en Misión Imposible 3 quemaban tronos...

321 días en Míchigan

Tráiler de '321 días en Míchigan' (2014).

Y para finalizar, una película en la que sus personajes se encuentran tan prisioneros como nosotros. El film español 321 días en Míchigan (2014) fue rodada por el director malagueño Enrique García principalmente en el interior de la antigua cárcel provincial de Málaga.

La historia narra el devenir de un joven y exitoso ejecutivo, que es condenado -por lo que en realidad no es tan exitoso- a ir a prisión.

Para tratar que nadie de su entorno se entere de que está preso, el tipo finge una estancia en la Universidad de Míchigan con la complicidad de su novia, interpretada por Maggie Civantos, a la que ya conocemos muy bien por aquí gracias a la serie Malaka.

¿El resultado? Ah, tendrán que verla para saber cómo de mal acaba el engaño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios