Crisis sanitaria

Málaga acaba su peor semana de pandemia con 8.462 contagios de Covid y 33 muertos

Una ambulancia y sanitarios en la puerta del Hospital Regional de Málaga. Una ambulancia y sanitarios en la puerta del Hospital Regional de Málaga.

Una ambulancia y sanitarios en la puerta del Hospital Regional de Málaga. / Javier Albiñana

La provincia de Málaga cerró ayer su peor semana de pandemia, que sigue en pleno auge con un incremento explosivo de los contagios, que se han triplicado respecto a la primera semana de enero. En los últimos siete días 8.462 personas se han infectado y 33 han fallecido víctimas del Covid-19. Los números son muy duros. Desde que el coronavirus irrumpió en marzo, no se habían registrado cifras de contagios tan elevadas, ni tan siquiera durante el confinamiento más estricto.

La cepa británica –un 70% más contagiosa– está provocando además una propagación muy rápida del virus. En toda la semana pasada, únicamente hubo un día en el que los positivos diarios bajaron del millar. Fue el martes, cuando se contabilizaron 648 casos. El resto de jornadas, la provincia ha ido superando uno tras otro sus récords, con una clara tendencia al alza.

Así, según los distintos balances remitidos por la Consejería de Salud, el lunes la provincia registró 1.035 casos; el martes cayeron a 684; el miércoles se dispararon hasta los 1.417; el jueves sumaron 1.287; el viernes fueron otros 1.339; el sábado, 1.334 y ayer domingo –primer día de las nuevas restricciones adoptadas por la Junta de Andalucía–, otros 1.366. Suponen más de 11.000 en las dos primeras semanas de enero, en las que la tercera ola tras las fiestas navideñas ha irrumpido sin piedad. Con esto, la provincia ya rebasa la barrera de los 50.000 contagios. En concreto, son 50.709 desde que comenzó la pandemia.

En cuanto a las víctimas mortales, la semana cerró con 33 fallecidos, después de los cuatro comunicados ayer por la Junta. Son 83 muertos en apenas 14 días. Con esto, ya son 841 los que han perdido la vida por culpa del coronavirus desde marzo, la tercera cifra más alta de Andalucía, después de Sevilla (1.210) y Granada (1.118). Significa que el 15% de los que han fallecido en la región corresponden a personas contagiadas en Málaga.

El otro dato negativo está en los hospitales. Los centros sanitarios de la provincia se acercan ya a los 500 hospitalizados después de una semana en la que han duplicado la entrada de pacientes con coronavirus. Este domingo había 487 ingresados, frente a los 453 del sábado. De estos, 48 están en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), siete más que el día anterior.

La presión asistencial no ha dejado de crecer desde principios de mes y se ha duplicado en la última semana, desde el pasado sábado 9 cuando se alcanzaron los 236 hospitalizados –que ya era el dato más alto desde antes del puente de diciembre–.

Sin tregua, los datos de la Consejería de Salud reflejan un goteo incesante de nuevos ingresos: 31 el lunes; 35 el martes; 44 el miércoles; 46 el jueves y viernes; 42 sábado y domingo. En total, 286 en solo siete días, más de las camas que ocupan dos hospitales comarcales juntos.

En toda la pandemia, desde marzo, 4.506 enfermos han requerido ingreso debido a su gravedad y de estos, 375 han precisado Cuidados Intensivos. Ante este panorama, los curados vuelven a ser muchos menos que los nuevos infectados. Según la Consejería, solo 86 han superado la enfermedad en las últimas 24 horas, frente a esos 1.366 contagiados.

Los hospitalizados en la provincia se acercan a los 500, con 48 en las unidades de críticos

La expansión del virus se mantiene en el resto de Andalucía, que ayer volvió a rozar los 6.000 contagios, aunque Málaga sigue a la cabeza y es la única que se mantiene por encima del millar de casos diarios. Por detrás están Sevilla (953), Cádiz (752), Almería (679), Córdoba (524), Granada (767), Huelva (378) y Jaén (431). De este modo, la provincia malagueña acumula más del 23% de los nuevos positivos en la región.

Los últimos datos de la tasa de incidencia –actualizados antes del fin de semana– situaban este indicador en la provincia en los 494,4 casos por cada 100.000 habitantes. Por distritos sanitarios, el que peor está es el del Valle del Guadalhorce, con una tasa de 741 y cuatro de sus municipios por encima de los 1.000 –Alhaurín el Grande, Ardales, Coín y Monda–.

Le sigue en incidencia la Serranía de Ronda (561), con tres localidades en riesgo extremo –Algatocín, Cartajima e Igualeja–, y la Vega de Antequera (580,6), con Alameda, Almargen y Teba por encima de los 1.000 casos por 100.000 habitantes. El distrito de la Axarquía tiene una tasa de 545 y cuatro pueblos en la situación anterior –Alfarnatejo, Benamocarra, El Borge y Salares–. Las dos únicas áreas sanitarias por debajo de los 500 de incidencia son la Costa del Sol y el distrito Málaga –donde se incluye la capital–, que tienen 416,4 y 453,3, respectivamente.

Las nuevas medidas anunciadas por el presidente de la Junta, Juanma Moreno, para tratar de frenar la expansión del virus y revertir esta situación entraron en vigor ayer y estarán vigentes, en principio, hasta el próximo 1 de febrero. Suponen el cierre perimetral de la provincia y de sus 35 municipios con una tasa superior a los 500 casos por 100.000 habitantes.

De estos, los 14 que superan la barrera de los 1.000 positivos por 100.000 habitantes deben, además, cerrar sus establecimientos de ocio y hostelería. A los vecinos de estos últimos, el Gobierno andaluz pide, además, el confinamiento domiciliario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios