Málaga

María Cuadrado, de un 14 en selectividad a publicar tres libros, dos en inglés y uno en español

María Cuadrado Barrios con su nueva novela 'Todo y nada, nada y todo'.

María Cuadrado Barrios con su nueva novela 'Todo y nada, nada y todo'. / M. H.

Una enamorada de la escritura. Así es María Cuadrado Barrios, una joven malagueña de 18 años que sacó un 14 en selectividad en 2021 y acaba de publicar su tercer libro, el primero en español, titulado Todo y nada, nada y todo. Actualmente, estudia Traducción e Interpretación en inglés en la Universidad de Málaga y hasta ahora ha estado escribiendo historias tanto en inglés como en español. 

Sin saber qué estudiar y con algo de incertidumbre se adentró en la UMA. Tras haber hecho ya dos cursos de Traducción e Interpretación se ha dado cuenta de que está “aprendiendo un montón de cosas que me sirven para escribir”. Muchos fueron los que cuestionaron su elección por esta carrera en vez de otra: “me decían que por qué no me había metido en filología, pero yo no me arrepiento de nada, mi carrera se centra más en la gramática que en la literatura y eso me interesa mucho”. 

Cuando hizo selectividad en 2021 ya había comenzado su carrera como escritora. Ella misma se autoeditó su primera novela, Beyond, en 2020, la cual es el primer libro de la saga Black Tears y también esperaba poder publicar su segunda novela, también en inglés, con una editorial india. Y eso fue lo que pasó, So long as I’m with you (Mientras esté contigo) vio la luz en 2021. 

Ahora llega a las librerías de la mano de la Editorial Valparaíso con su tercer libro y primera novela en español. Todo y nada, nada y todo. Este libro “cuenta la historia de dos personas, las distintas fases que van pasando en su relación y se experimenta esa sensación de amor no correspondido”, asegura María. 

La peculiaridad de esta historia es que las 120 páginas del libro son una misma carta de una persona a otra y en ningún momento se desvela el lugar donde transcurre la historia ni el género de los personajes. Asimismo, el libro está dividido en 29 pequeños capítulos que harán más fácil que el lector siga la lectura. Según Cuadrado “la carta no se sabe si es de un chico a una chica, de una chica a un chico, de un chico a otro chico o de una chica a otra chica”. De este modo, todo aquel que lea el libro “deje fluir la imaginación y dependiendo de sus experiencias, se vea reflejado”. Lo que sí se sabe es que es unilateral, es decir, es una carta de ida, sin respuesta y con un final cerrado. 

Esta novela escrita en prosa poética está dividida en pequeñas partes y no solo habla del amor no correspondido, sino también de la soledad, la dificultad de dedicarse al mundo del arte, el hecho de ser diferente y la exclusión social. Con este libro la malagueña quería “hacer una historia sin paja”, es decir, “todo lo que no era absolutamente esencial e imprescindible para transmitir lo que yo quería decir lo quité”. 

Cuando la inspiración llegó a ella y se le ocurrió esta historia, se lo comentó a alguien cercano que pensó que una historia así era imposible. Meses más tarde, cuando había escrito toda la historia y la había “guardado en un cajón”, esta misma persona le pidió el libro, lo leyó y la instó a buscar una editorial para publicarlo. Así fue como comenzó su búsqueda de editorial. Se puso en contacto con algunas de ellas, hasta que dio con Valparaíso que se interesó por su historia que se publicó el pasado seis de febrero. 

Todo y nada, nada y todo es su primera novela publicada en español, pero no la única que tiene escrita en este idioma, pero tampoco será la última. Con Stephen King como referente y la Saga de la Torre Oscura como sus libros favoritos, Cuadrado busca ser feliz y vivir tranquila como considera que hace su autor favorito. 

La joven asegura que para buscar su inspiración en muchas ocasiones lee una de las novelas de King, pero normalmente en su día a día se le ocurren ideas que va apuntando en su móvil o en su libreta que es para ella su “segundo cerebro”. En este sentido, señala que de repente un día se le ocurre un personaje entero o una frase y lo anota, después lo une todo y decide si puede escribir con eso una novela. 

Con la mirada puesta en el futuro, los objetivos más cercanos que ha decidido marcarse son terminar Traducción e Interpretación en Inglés, perfeccionar su francés que según la malagueña “no considero que lo lleve tan bien porque lo entiendo todo como si fuera español, pero lo que es hablar me cuesta más” y también seguir escribiendo y creando historias y personajes de todo tipo que espera que algún día lleguen a las librerías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios