Marifrán Carazo | Consejera de Fomento de la Junta de Andalucía "No quiero volver a ser una consejera que engañe a los malagueños con el Metro"

  • Esquiva la fecha de llegada de los trenes a la Alameda e incide en la necesidad de "ganar la confianza" de los vecinos tras "años de dejadez y retraso" en la obra 

  • Aunque insiste en que lo prioritario es acabar los trabajos, le recuerda al alcalde que "los convenios y los contratos están para cumplirse"

Marifrán Carazo posa en uno de los ventanales de la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga. Marifrán Carazo posa en uno de los ventanales de la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga.

Marifrán Carazo posa en uno de los ventanales de la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga. / Javier Albiñana

–Se cumple ahora un año de los comicios autonómicos. Y usted es parte del bautizado como Gobierno del cambio. ¿Qué balance hace?

–Satisfecha. Han sido meses duros, de trabajo intenso, de poner orden en la casa y seguimos en esa dirección pero a la vez hemos impulsado proyectos. El cambio ha sido más profundo, un gobierno que ha cambiado sus formas. Lo más importante es poder contar con un gobierno estable, que ha aprobado en poco tiempo dos presupuestos, en base al diálogo con nuestro socio de gobierno y otras fuerzas políticas.

–En unos días se celebrará el Pleno de aprobación del presupuesto de 2020 y van a necesitar a Vox. ¿Eso le chirría?

–No. Soy una mujer moderada, que ha nacido en el 77, en democracia y que piensa que hay que entenderse entre las diferentes fuerzas políticas siempre que cumplan los preceptos democráticos. Nadie tiene que asustarse, lo favorable es entenderse. Es lo que nos piden los ciudadanos. Hace un año Andalucía votó cambio, suma el cambio. Nos hemos entendido y en ese camino estamos. El cambio era absolutamente necesario tras tantos años de socialismo que nos han arrastrado a unos indicadores económicos y de desempleo letales. Un gobierno, el socialista, señalado, marcado, en ese momento investigado por la corrupción. Y un año después, conociendo la sentencia de los ERE, se nos ha dado la razón.

–¿Cómo se encontró el Metro de Málaga al llegar a la consejería?

–La obra del Metro es otro desatino más del PSOE, que pone de manifiesto su falta de voluntad y de ponerse al frente. Una infraestructura fundamental para la ciudad que nos encontramos retrasada y absolutamente empantanada. Soy de Granada y también el PSOE condenó a mi ciudad a una década de obras. Desde el primer minuto lo que hemos hecho ha sido ponernos al frente. El director de la Agencia de Obra Pública hace una revista semanal del estado de la obra, con un cronograma del tamaño de una mesa, señalando semana a semana el cumplimiento de los objetivos, que estamos superándolos. Estoy satisfecha porque el primer hito que nos marcamos era liberar el lateral norte de la Alameda. Tantos años después verla liberada nos llena de satisfacción. El presidente me lo pidió: "como si fueran las obras de tu casa". La obra en la Avenida de Andalucía evoluciona. Nos hemos encontrado los restos arqueológicos y se ha actuado con agilidad.

Sobre los acuerdos con Vox: "Pienso que hay que entenderse entre las diferentes fuerzas políticas; nadie tiene que asustarse"

–¿Me va a decir cuándo está previsto que llegue el Metro a la Alameda?

–Hasta ahora no he querido ni quiero dar fechas. Estamos superando hitos y nos hemos puesto uno nuevo, que es tener en junio de 2020 liberado el 100% de la superficie de los dos tramos ahora en obras. Prefiero planificar con rigurosidad, a seis meses. En ese momento valoraremos. Lo importante es cumplir cronogramas e incluso adelantarlos. Y cumplir lo que anunciamos. No quiero volver a ser una consejera que engañe a los malagueños, se ha engañado bastante por parte de los gobiernos socialistas. Cada vez que vengo no paran de recordarme lo del 11 del 11 de 2011. Se quedó grabado, escogieron una fecha para que no se le olvide a nadie.

–Pero hay una fecha final...

–Hay una fecha final.

Carazo, durante la entrevista con este periódico. Carazo, durante la entrevista con este periódico.

Carazo, durante la entrevista con este periódico. / Javier Albiñana

–Que no me va a decir... Dígame al menos cuándo no va a llegar el Metro.

–De las primeras reuniones que mantuve una fue con la empresa concesionaria para darle tranquilidad. Eso se traslada cuando se ve que las cosas han cambiado, que el cronograma se cumple. Les pedí tiempo. Nos encontrábamos con un contencioso y había que decidir sobre la ampliación del Metro. Tanto la concesionaria como el BEI están tranquilos porque estamos dando los pasos adecuados. Y están satisfechos con la decisión de llevar el Metro al tercer hospital. Estamos trabajando en un estudio de demanda, pero con los datos del proyecto anterior en superficie y pensando que se mejora al ser soterrado y con un tercer hospital, el camino era sencillo. El compromiso es licitar el proyecto antes de final de año. Estaba claro que tal y como nos encontramos el proyecto, en noviembre de 2020 no podía estar. Pero es algo que la concesionaria conocía un año antes de que llegase el nuevo gobierno. Era una obra prácticamente paralizada.

"Cada vez que vengo no paran de recordarme lo del 11 del 11 de 2011. Se quedó grabado, escogieron una fecha para que no se le olvide a nadie"

–Para el año que viene se presupuestan 75 millones para costear el funcionamiento del ferrocarril urbano. Para todo el periodo de explotación, que culmina en 2042, la cifra roza los 3.000 millones. ¿Con estos números merece la pena un Metro?

–Conozco los números como toda la sociedad malagueña, que también sabe quién es el responsable. El PSOE es el responsable. En concepto de reclamaciones por los retrasos este gobierno ya ha abonado 3,8 millones por sentencias firmes pero hay pendientes 10 millones más por resolver. ¿Que piensa este gobierno? Tenemos que ser responsables porque hay un esfuerzo inversor que es de todos, están en riesgo fondos europeos y la credibilidad de una autonomía y hemos entendido que hay que finalizar esta infraestructura y ponerla en servicio. En el momento en que nos encontramos y dado el contrato que hay detrás, hay que ser valientes y tratar de agilizar al máximo. Igual que lo que estamos haciendo con el tranvía de Jaén, donde nos encontramos una infraestructura parada, con lo vagones comprados, donde estamos negociando con el ayuntamiento su puesta en servicio.

–En el caso del tranvía de Vélez parece el que la solución va más despacio.

–Va más despacio porque no he tenido contacto siquiera con el ayuntamiento. Son los propios vecinos de Vélez los que han entendido que es difícil su puesta en servicio. No obstante, con una pequeña partida, hemos dejado abierta esa posibilidad porque entiendo que entre todos tenemos que valorar. El PSOE fue el que planificó hace una década inversiones como el Metro de Málaga, el del Sevilla, el tranvía de Alcalá, de Chiclana que nos han costado mucho. Todos coinciden en haber contado con malos proyectos, con estudios de demanda que no se han adecuado a la realidad. Denota una mala gestión.

–Una de las antiguas reclamaciones del alcalde, Francisco de la Torre, a la anterior administración era la de firmar un nuevo convenio de colaboración sobre el Metro. ¿Este tema está sobre la mesa?

–El Ayuntamiento y su alcalde lo primero que han reclamado es compromiso con la ciudad y cerrar la cicatriz que hay. Eso es lo que más le preocupa. La desconfianza con el gobierno anterior era evidente. Ese es el primer objetivo que nos hemos marcado y que de manera coordinada vamos superando. En junio 2020 por fin se cerrará en los dos tramos.

–El acuerdo original obligaba al Ayuntamiento es pagar el 25% de los costes de explotación. ¿Va a pedir al Ayuntamiento que pague esa parte de la factura?

–Los convenios y los contratos están para cumplirse. Pero cuando hemos tenido una ciudad abierta en canal, sufriendo sus visitantes, los malagueños, lo primero en lo que nos hemos puesto a trabajar es en poner en servicio la Alameda y seguiremos cumpliendo objetivos. Hoy por hoy no hay otro debate encima de la mesa, el más importante y crucial es salir de esta. Tenemos que agilizar, avanzar, ganar la confianza de los malagueños tras años de dejadez, de desidia, de retraso, con una ciudad partida a la mitad y en ese trabajo estamos.

–¿Hay alguna aproximación al estudio de demanda del PTA?

–Aún no. Fue una de las primeras decisiones que tomamos. Nos sentamos con del parque y el empresariado y propusimos mejoras a corto, medio y largo plazo. Se demostró que con capacidad y voluntad política se resuelven las cosas. Y poniéndonos al frente para tomar decisiones tras quince años de dejadez en un parque que tiene que seguir creciendo. Nos comprometimos a impulsar el carril bus VAO, que podría estar acabado en los primeros meses del año. Antes de Semana Santa con toda seguridad. En paralelo nos comprometimos a estudiar a largo plazo la llegada de otros sistemas de transporte, con la ampliación del metro e incluso la llegada del cercanías, que corresponde al ministerio. Pero sin conocer el estudio de demanda hoy podemos decir que hemos resuelto el problema de acceso del parque.

"Vía convenio podemos apoyar técnicamente a los ayuntamientos que tienen falta de técnicos para aplicar la disciplina"

–Una de las acciones de mayor calado de cuantas ha aprobado la Junta en estos meses es el decreto de regularización de viviendas ilegales. En Málaga se cuentan del orden de 50.000. ¿Teme un posible efecto llamada?

–El hecho de aprobar el decreto para regularizar estas viviendas demuestra un nuevo gobierno, con nuevas formas que se pone al frente de los problemas. Y que ofrece soluciones y respuestas a problemas históricos sobre los que no se puede mirar a otro lado. Estamos colaborando con los ayuntamientos, que son los responsables de impulsar las declaraciones SAFO y los planes especiales para las urbanizaciones, y lo estamos haciendo con lealtad. Son los ayuntamientos los primeros que quieren dar una respuesta, porque son los que han vivido situaciones de mucha tensión porque no se daba solución a esas familias que querían registrar esas viviendas o contar con servicios básicos como agua y luz. Pero esto no es una amnistía ni genera falsas expectativas a aquellos que no van a poder regularizar sus viviendas. Y al mismo tiempo, desde el primer día aplicando la competencia autonómica en disciplina. Hoy la inspección es mas organizada, más coordinada, con un plan más solido y que aplica sus competencias. No se puede mirar hacia otro lado. La pregunta debería ser como hemos llegado gasta aquí, quién ha sido el responsable de no haber tomado medidas desde el primer momento. Desde el primer minuto del nuevo gobierno se ejerce la disciplina y más vale actuar en el primer momento en que vemos que se esta levantando una vivienda de manera irregular informar que llegar a situaciones como esta.

–Este asunto será abordado en la nueva Ley urbanística de Andalucía, cuyo borrador anunció iba a estar este mes de diciembre. ¿Cabe la posibilidad de que se limiten las competencias en materia de disciplina que tienen atribuidas los ayuntamientos?

–La Junta no tiene capacidad para ello, pero hay que ofrecer colaboración a los municipios, sobre todo a los pequeños, porque algunos no tienen capacidad técnica, no solo voluntad. Estamos abriendo una vía de colaboración con las diputaciones provinciales y con la FAMP. Vía convenio podemos ayudar y apoyar técnicamente a los ayuntamientos que tienen falta de técnicos para aplicar la disciplina. Sobre la nueva ley, el borrador estará este mes. Contamos con un grupo de expertos que trabajan en el texto y buscamos acuerdos con todos los que pueden ayudar.

La consejera de Fomento posa en la Alameda Principal. La consejera de Fomento posa en la Alameda Principal.

La consejera de Fomento posa en la Alameda Principal. / Javier Albiñana

–Una de las demandas de los promotores es la de disponer de la primera ocupación mediante la declaración responsable. Usted dijo que era necesario encontrarle encaje jurídico. ¿Lo ha hecho ya?

–Estamos trabajando en ello porque necesitaríamos contar con esa solución en la nueva ley. Habría que impulsar de nuevo un decreto ley. En ese camino estamos, pero justificando su urgencia.

–Sus antecesores en el cargo cerraron la puerta hace unos ocho años a la apuesta del alcalde de Málaga de permitir la construcción al norte de la ronda. ¿Usted esa puerta la va a abrir?

–Eso de cerrar puertas por cerrarlas lo hacía el PSOE frenando futuros desarrollos. Yo abro la puerta al diálogo, y a estudiar la viabilidad. Hay que seguir desarrollando los municipios, pero tiene que ser un desarrollo ordenado, sostenible, abro la puerta y así se lo he trasladado al alcalde es a sentarnos técnicamente a valorar esa decisión, que necesita d ella aprobación definitiva de la Junta. Creo que se han cerrado puertas a muchos proyectos. Pero de momento no ha habido ninguna planteamiento.

"Abro la puerta a estudiar la viabilidad del salto de la ronda, pero tiene que ser un desarrollo ordenado y sostenible"

–¿Qué previsiones maneja su departamento para activa el vial distribuidor?

–Es un proyecto que fue adjudicado en 2009 y del que no se hecho nada. La pasada semana ya se produjo la resolución del contrato, trámite que ya había sido iniciado. Al tiempo, estamos negociando con el Ministerio de Fomento el modo de casar la infraestructura que tiene prevista (el acceso norte al aeropuerto) con la nuestra. Ya que hay que actualizar el proyecto, estamos a tiempo de ponernos de acuerdo, ser eficaces, y planificar bien. Ha habido al menos tres reuniones técnicas en el ministerio para simplificar su proyecto y adaptarlo al de la consejería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios