Málaga

La alianza del Metro de Málaga y la EMT pierde 67.000 viajeros diarios por el Covid

  • Los dos sistemas suman casi 21,8 millones de pasajeros hasta septiembre, frente a los cerca de 40 millones del año pasado

Un autobús de la EMT parado en la Alameda Principal. Un autobús de la EMT parado en la Alameda Principal.

Un autobús de la EMT parado en la Alameda Principal.

Los dos principales modos de transporte público de Málaga capital siguen avanzando en su particular travesía por el desierto en un año para olvidar. Los efectos de la pandemia provocada por el Covid-19 sigue dejándose sentir de manera apreciable en las cifras de pasajeros del Metro y de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) incluso meses después de que se hayan levantado todas las restricciones a la movilidad y la actividad económica.

Y el pasado mes de septiembre vuelve a ser ejemplo de ello. De acuerdo con los datos oficiales facilitados por las empresas explotadoras de ambos sistemas, la suma de usuarios a lo largo de esa mensualidad fue de 2.503.990 (2.210.270 la EMT y 293.720 el Metro), 1.748.152 menos que en el mismo periodo de hace un año. Esto, en términos porcentuales supone un descenso del 41%. Si tomamos como referencia la incidencia diaria de este descenso, puede concluirse que durante septiembre se subieron a a los trenes del suburbano o a los autobuses urbanos unos 58.200 pasajeros menos cada día.

La suma de todo el periodo ya transcurrido de 2020 eleva la cifra de usuarios a casi 21,8 millones, lo que supone una media de 79.400 pasajeros diarios. Un parámetro en las antípodas del mismo espacio de tiempo del año pasado, cuando la demanda fue de 39,9 millones, cuando la media fue de 146.150 usuarios. La diferencia es de casi 67.000 pasajeros menos cada jornada. La comparativa constata hasta qué punto el Covid-19 ha derrumbado las previsiones del presente ejercicio, al punto de provocar una pérdida de más de 18 millones de viajeros hasta la fecha. Una cifra que irá a más en los tres meses que restan para acabar el año.

Analizando de manera precisa lo ocurrido en septiembre, se observa un comportamiento semejante en los dos medios de transporte. En términos absolutos, los autobuses urbanos siguen liderando el transporte público en la capital de la Costa del Sol, con 2.210.270 viajeros, un 41% menos que el año pasado. El ferrocarril urbano, por su parte, ve descender su demanda a 293.720 pasajeros, frente a los cerca de 499.000 de hace un año. 

La drástica pérdida se deja sentir de manera apreciable en las cuentas de los dos sistemas. En especial en el de la EMT, sociedad 100% pública que requiere de las aportaciones del Ayuntamiento para compensar su déficit.Tomando en consideración sólo la caída de pasajeros en los primeros nueve meses, con cerca de 16 millones menos, la compensación a la que se va a ver obligado el Consistorio puede rondar los 11,2 millones. Sin embargo, el propio alcalde, Francisco de la Torre, ya vaticina que esta suma podría alcanzar los 14 años al cierre del ejercicio.

Un valor económico al que hay que agregar otros 30,7 millones ya consignados en el Presupuesto del Ayuntamiento para paliar el desequilibrio en las cuentas. De ellos, 18 corresponden a las subvenciones para mantener líneas deficitarias y otras ayudas y los otros 12,7 millones forman parte de un contrato entre el Consistorio y la EMT para bonificar las tarjetas nominales de jubilados, jóvenes o estudiantes.as tar

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios