Málaga

Feliz Navidad, mujeres valientes

  • Las Adoratrices de Málaga inician un crowdfunding para que los hijos de las mujeres víctimas de trata tengan regalos cargados de solidaridad

Chicas del proyecto juegan en el patio común. Chicas del proyecto juegan en el patio común.

Chicas del proyecto juegan en el patio común. / M. H.

Que nunca le arrebaten a un niño la ilusión navideña de abrir sus regalos. Con esta premisa, las Adoratrices de Málaga ponen en marcha una iniciativa para ayudar a los pequeños de las mujeres víctimas de trata atendidas en el centro durante esta Navidad tan complicada, marcada, sin duda, por la pandemia de coronavirus.

“Se nos ocurrió que para estas navidades, fechas en las que nuestras chicas lo pasan muy mal, les haría mucha ilusión poder regalar unos detalles a sus niños. La situación es compleja, muchas de sus familias están en sus países de origen, otras tienen a los hijos en centros de menores, o con los padres o abuelos”, explica Elena Moreno, psicóloga del proyecto ‘Vive y Camina’, en el que se enmarca este crowdfunding al que se puede acceder por la página web de la iniciativa de las Adoratrices.

Estas mujeres son unas luchadoras y a pesar de lo difícil que están siendo estos meses por la pandemia ahí siguen luchando por encontrar una vida mejor”, afirman las Adoratrices. Su deseo es que todas ellas y sus hijos disfruten de unas navidades bonitas llenas de felicitaciones, abrazos, regalos y sonrisas. Pretenden recaudar un total de 800 euros para la veintena de mujeres que son capaces de acoger, ya cuentan con 23 donaciones y 425 euros recaudados. “Cada uno pone su granito de arena, lo que pueda, y participa para hacer a estas mujeres más felices”, explica Moreno.

Como muchas familias, en Navidad se reúnen para compartir bellos momentos alrededor de la mesa, pero este año todo será muy distinto. “Algo haremos, no queremos unas navidades tristes. Sin embargo, las hermanas son mayores y deben estar protegidas. Somos muy cuidadosos porque hay mucho contacto diario, tenemos muchas medidas de prevención”, asegura la psicóloga, que anima a participar en la donación.

Toda la materialización se publicará con fotos en la página web del proyecto, por lo que los donantes podrán ver de primera mano a qué se ha destinado el dinero. “Yo estoy deseando que llegue el momento de abrir los regalos. La felicidad será absoluta”, dice Moreno mientras sonríe. Esta campaña, que también quiere sensibilizar a los malagueños de las realidades de la ciudad, no cuenta con ningún apoyo institucional.

Proyecto ‘Vive y camina’

El proyecto ‘Vive y camina’ está gestionado por las Adoratrices de Málaga, y en él acogen a mujeres que se encuentran en situación de vulnerabilidad, en riesgo de exclusión social, como víctimas de trata, de la explotación sexual, prostitución, con adicciones o inmigrantes que están en situación irregular. “Tenemos chicas desde los 18 años hasta los 45 aproximadamente. Ellas aquí tienen atención psicológica, educativa, sociolaboral y jurídica. Además nos encargamos de cubrir todas sus necesidades básicas: alojamiento, comida o si necesitan medicamentos”, detalla la psicóloga.

Todo esto no sería posible sin las hermanas. “La historia es que las trabajadoras a determinada hora nos vamos a casa, pero las hermanas viven con ellas y muchas veces deben solucionar urgencias. Todo esto no se sostendría sin ellas. Hace poco, una chica búlgara, víctima de trata, que no habla nada de español, tuvo un aborto a la 01:00 de la madrugada y las monjas llamaron a la ambulancia para realizar la operación”, cuenta Elena Moreno emocionada.

Juntas han superado una de sus etapas más complicadas, el confinamiento decretado por el gobierno ante la aparición masiva del coronavirus. “Tuvimos que suprimir las terapias, las actividades grupales y no podían salir a la calle. Se acentuó mucho la ansiedad”, reconoce la psicóloga. Pero quedaron asombradas con la respuesta al salir de ese confinamiento, muchas chicas asumieron un rol de líder con las demás, las motivaban a hacer actividades en común y se unieron mucho más.

“Ahora continuamos haciendo talleres, terapias, y buscamos salas grandes porque los despachos pequeños no podemos usarlos con las medidas que se exigen actualmente. En verano estuvimos al aire libre”, explica Moreno.

Una labor excepcional que en épocas extraordinarias requiere medidas extraordinarias, es muy fácil ayudar a estas mujeres, con muy poquito ellas y sus niños sonreirán, y conseguirán subir otro escalón más para superar cualquier obstáculo que se les presente en el camino a partir de ahora. Feliz Navidad, mujeres valientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios