Elecciones generales

El PSOE arremete contra la "tentación" de "bloquear al país"

  • Los socialistas revaliden su victoria en Málaga pero pierden más de 26.000 votos 

  • Ruiz Espejo resucita el mensaje del miedo a la "extrema derecha"

Los socialistas de Málaga en su sede. Los socialistas de Málaga en su sede.

Los socialistas de Málaga en su sede. / Marilú Báez

El PSOE ha vuelto a ganar las elecciones generales en la provincia de Málaga con cuatro escaños en el Congreso de los Diputados. Los socialistas revalidan así la victoria que ya lograron en el 28-A, pero con peores resultados al dejarse por el camino 26.564 votos.

El secretario provincial del PSOE, José Luis Ruiz Espejo, reiteró anoche que han salido vencedores “con claridad” y que se sitúan como la “primera fuerza mayoritaria en pueblos y ciudades”. Pero, consciente de que, de nuevo, será necesario impulsar un proceso de negociación para formar un Gobierno, advirtió que espera que “no haya tentación” por parte de otros partidos de “bloquear” el futuro Ejecutivo. Asimismo, argumentó que los españoles “han vuelto a hablar claro”. Quieren, precisó, un líder socialista y a “Pedro Sánchez como presidente”.

A renglón seguido, Ruiz Espejo volvió a resucitar el mensaje del miedo a la “extrema derecha” y culpó tanto al PP como a Cs del éxito protagonizado por Vox en estos comicios. “Me preocupa el ascenso que ha tenido la extrema derecha en Andalucía. Tiene que ver con la situación de blanqueamiento de sus políticas y medidas que era necesario para el Gobierno. Ha sido una irresponsabilidad histórica del PP y de Cs”, apostilló el secretario provincial del PSOE, que vinculó los resultados electorales del partido de Santiago Abascal, quien afianza su posición en la ciudad, a las “nefastas consecuencias de gobernar gracias a la extema derecha y no cerrarle la puerta como cualquier país democrático”.

Ruiz Espejo también apeló a la “responsabilidad y generosidad”a las que el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ya se había referido en su intervención, escasos minutos antes de la suya. “La democracia nos convocó. Mi empeño es que esta vez, sí o sí, consigamos un gobierno progresista. Vamos a desbloquear la situación política en España”, aseveró el presidente en funciones.

"Combatir a la extrema derecha"

Por su parte, el sanchista Ignacio López, cabeza de lista del PSOE por Málaga al Congreso en estas elecciones generales, mantuvo el mismo discurso que Ruiz Espejo contra el partido de Santiago Abascal e hizo alusión a la importancia de no “blanquear a la extrema derecha sino de combatirla”. Además, se comprometió a hacer “lo posible” para “convencer cada vez a más gente” de que el PSOE “es la mejor opción”.

Pese a la preocupación que evidenció por el día después ante un escenario de incertidumbre sin mayorías, López subrayó que su formación está “contenta” con los resultados de este 10-N y que han hecho “un gran trabajo para conseguir un Gobierno estable y progresista”.

Ya en el arranque de la jornada electoral había animado a llenar las urnas de votos. Poco antes de las 10 y media de la noche, en la sede socialista se apreciaban las primeras muestras de júbilo, coincidiendo con el momento decisivo del escrutinio y los cuatro escaños asegurados. Durante su comparecencia, pasadas las 12 de la noche, ninguno de los socialistas malagueños se refirieron, sin embargo, al hecho de que la repetición de los comicios les haya pasado factura. Tampoco hizo mención a ello la secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, quien sacó pecho de que los suyos “han ganado en casi el 90% de los municipios”.

En las últimas elecciones generales, las del 28-A, el PSOE ganó con un mayor margen de votos. Fueron 250.965 los que le valieron para hacerse con cuatro de los once escaños que se disputan en la provincia malagueña. Entonces vencieron en 95 municipios de los 103 de Málaga, frente a las 61 localidades en las que ganaron cuatro años antes.

Fue el partido más votado, también con cuatro diputados. Cs, PP y Unidas Podemos obtuvieron dos asientos en la Cámara Baja cada uno, y Vox consiguió un diputado. En el Senado, el partido de Pedro Sánchez se hizo con tres de los cuatro escaños, y el PP obtuvo uno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios