Málaga

El jefe de Protección Civil que entró en Gibraltar: "lo único que hicimos fue pasar un control que nos permitió la policía de Aduanas"

  • El voluntario Jesús Manuel Narváez explica que los dejaron pasar sin problemas, tanto en el control español como en el británico

  • Considera la respuesta desmesurada y le "entristecen" los comentarios despectivos que están recibiendo en las redes sociales

Jesús Manuel Narváez, el pasado sábado tras una intervención en Ronda. Jesús Manuel Narváez, el pasado sábado tras una intervención en Ronda.

Jesús Manuel Narváez, el pasado sábado tras una intervención en Ronda.

Se habían levantado a las 5:30. Era domingo y su deber de voluntarios los llevaba a una prueba deportiva ciclista en Manilva. Así que cuando terminaron el servicio, el jefe del equipo de Protección Civil de El Burgo decidió premiar a sus compañeros con una pequeña excursión a Gibraltar. Comprar unos chocolates, queso y mantequilla, no había más pretensión que esa. Lo que no imaginaban era el revuelo que se iba a organizar con la entrada de su vehículo oficial en territorio británico. 

"Lo único que hemos hecho es pasar un control que nos permitió la policía aduanera, en ningún momento hemos burlado nada", relata Jesús Manuel Narváez, que ha celebrado este año su décimo aniversario dentro de este cuerpo de asistencia sanitaria que lo mismo acude a un incendio que quita barro en las inundaciones o rescata a personas en peligro. 

Narváez cuenta que a las 16:00 del pasado domingo habían acabado en Manilva y como estaban "a 20 ó 30 kilómetros de Gibraltar se me ocurrió que podíamos ir a comprar, hay que darle algún aliciente a los voluntarios que dan tantas horas gratuitas al servicio de los demás". Llamó al alcalde de El Burgo porque él no podía tomar esa decisión y éste le dio permiso para acercarse hasta el Peñón, "sin saber la repercusión que podía tener". 

Cuando llegaron al control de aduanas, tanto en la parte española como en la británica les dieron permiso para acceder sin problemas. "Nos cogieron la documentación, le preguntamos si podíamos pasar con este vehículo y nos dijeron que sí", indica Narváez y subraya que "incluso había dos personas con el uniforme de la marina, pasamos por delante y no nos dijeron nada". 

"Nos preguntaron por el fin de nuestra presencia allí y si llevábamos armas o esposas"

Narváez subraya que "sólo buscábamos una tienda para comprar y listo". Pero por ser domingo, muchos establecimientos estaban cerrados, por lo que dieron varias vueltas por el centro de la población. Vieron entonces que la gente los grababa con el móvil y hacía fotos a su vehículo, algo que les extrañó. 

Cuando finalmente encontraron una tienda, dos policías a pie se acercaron a su vehículo diciendo que no podía estar allí porque era un vehículo oficial. Esperaron a un cabo, que se subió en el coche del equipo de Protección Civil y los guió hasta la comisaría. 

"Nos cogieron los datos, nos preguntaron por el fin de nuestra presencia allí y si llevábamos armas o esposas, luego vino un oficial de mayor rango, nos trataron muy bien, con mucha educación en todo momento", comenta Narváez y agrega que "les dijimos que veníamos de una prueba deportiva y que nos encargamos de labores sanitarias, que no somos ningún tipo de policía". 

El cabo los volvió a acompañar hasta la aduana y salieron. Les dijeron que no había problemas si dejaban el coche fuera y no vestían el uniforme, así que se pusieron la camiseta del evento y los tres compañeros volvieron a pasar para realizar sus compras al otro lado de la frontera gibraltareña. Eso sí, Jesús Manuel se quedó con el vehículo en el lado español. 

"Interpretan que hemos burlado el control de acceso de un país, pero es que nos dijeron que pasáramos sin problemas"

"No hemos hecho nada malo y considero que es injusto que lo aprovechen políticamente", dice, con malestar por las cuatro suspensiones de los policías de Aduanas. "Interpretan que hemos burlado el control de acceso de un país, pero es que nos dijeron que pasáramos sin problemas", insiste. 

Igualmente le entristecen los insultos y comentarios despectivos que están recibiendo, muchos en inglés y de ciudadanos británicos, a través de las redes sociales. "Es muy triste cuando somos voluntarios de corazón y lo único que intentamos es ayudar a los demás, creo que es injusto y desproporcionado", afirma este vecino de El Burgo. 

"Somos voluntarios de corazón y lo único que intentamos es ayudar a los demás"

"Estamos en ferias, en eventos deportivos, en fiestas, acudimos a incendios, a inundaciones, a rescatar coches cuando se quedan atrapados, hacemos muchísimas cosas siendo voluntarios, la labor es completa y la verdad es que duele cuando alguien te pone en duda por una cosa así", reitera Narváez, acosado por una popularidad que nada tiene que ver con los méritos que se ha ganado a pulso. 

El día anterior en Ronda taponaron una herida abierta en la cabeza y, probablemente, con esa acción salvaron la vida del paciente, que tuvo que ser trasladado en helicóptero. Esto no mereció ni un solo titular. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios