Málaga

El Puerto de Málaga se abre a revisar el diseño y la altura de los edificios de Muelle Heredia

  • Mantiene la idea de respetar la edificabilidad actual salvo que haya una vía que no alargue los plazos

  • Asenjo presenta a Rubio su última propuesta, que eleva el techo a casi 50.000 metros

Infografía de la 'city' propuesta pero descartada en los suelos de Muelle Heredia. Infografía de la 'city' propuesta pero descartada en los suelos de Muelle Heredia.

Infografía de la 'city' propuesta pero descartada en los suelos de Muelle Heredia.

El ya extenso capítulo escrito en torno al futuro de los suelos de Muelle Heredia, donde desde hace más de una década se proyecta la construcción de un complejo de oficinas, lejos de estar concluido, sigue más abierto que nunca. Y ello cuando parecía que el asunto quedaba visto para sentencia.

La cuestión, sin embargo, queda ahora condicionada a nuevas decisiones tras una reciente reunión mantenida por el presidente del Puerto, Carlos Rubio, con el arquitecto Ángel Asenjo, a quien el Ayuntamiento de la ciudad encargó meses atrás una trabajo de revisión de la ordenación de este espacio portuario.

El encuentro, mantenido el pasado jueves, permitió al urbanista exponer a los responsables de la Autoridad Portuaria las líneas maestras de las propuestas elaboradas por su estudio, que tienen como elemento esencial un incremento de la edificabilidad asignada a este espacio.

Desechada la opción más ambiciosa, que suponía la ocupación física de todo el muelle portuario, con unos 150.000 metros de techo, Asenjo dio forma a una segunda vía sensiblemente menos agresiva, con un techo de entre 45.000 y 50.000 metros. El valor, siendo menor, supera con creces los 26.500 metros que autoriza a día de hoy el Plan Especial del Puerto.

La posición inicial de Rubio fue la de avanzar en esta variante siempre y cuando no supusiese una alteración en las previsiones de salir al mercado en la búsqueda de inversores para este desarrollo a lo largo del primer trimestre del año que viene. El dirigente portuario es consciente de que cualquier ajuste que requiera de una modificación del planeamiento excedería con mucho el calendario apuntado.

El proyecto original preveía cuatro edificios en forma de ‘U’ para garantizar la visibilidad

De acuerdo con fuentes próximas al Puerto, esta premisa se mantiene inalterable. Es decir, hay que respetar la huella autorizada a día de hoy. No obstante, otras fuentes apuntaron que en el encuentro se puso sobre la mesa la opción de que se puedan incrementar los metros cuadrados sin que ello implique un alargamiento de los plazos. Si fuere así, todo indica que el Puerto daría su visto bueno.

A este primer detalle hay que agregar otro de no menor importancia. Y es que sea con cerca de 50.000 o con los 26.500 metros de techo del plan vigente, el complejo tendrá un diseño arquitectónico que poco o nada tendrá que ver con el que en su momento se programó para el terreno.

Hay que recordar que el plan especial aún vigente marca una ordenación con cuatro edificios de planta baja más cuatro alturas, obligando en todo momento a garantizar la permeabilidad visual desde el barrio del soho hacia el mar. Si bien esto último se respeta, las propuestas de Asenjo alteran el resto de premisas. De hecho, en el Puerto se empieza a asumir como válida la opción de alterar el diseño de los edificios.

Preguntado por el encuentro con Asenjo, Rubio confirmó que permitió conocer más en detalle sus ideas sobre el desarrollo de Muelle Heredia."Desde el punto de vista arquitectónico son muy interesantes", dijo, remarcando que las mismas se ajustan a la pastilla de suelo delimitada en el plan especial. "Lo que hace es más bien una propuesta de ordenación y de alturas, algo que sí está permitido en el planeamiento", insistió, apuntando que eso sería más propio de un estudio de detalle que de una modificación del plan.

Dentro de esta aproximación a la zona, de acuerdo con lo expuesto por Rubio, Asenjo plantea concentrar la creciente edificabilidad en cuatro, seis u ocho edificios, todos ellos levantados sobre un gran zócalo. De todas ellas, la más equilibrada, según pudo saber este periódico, es la de seis edificios. La solución de elevar la cota, expuso Rubio, superando la de los edificios de enfrente al muelle, tendría como valor añadido un incremento sustancial de las zonas libres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios