CONTENIDO OFRECIDO POR AGENCIA EXTERNA

Saltan las alertas por la evolución de la obesidad en España

Como ya se sabe, la obesidad es el exceso o acumulación de grasa en el organismo. Es evidente que esta es y ha sido la culpable de innumerables problemas de salud.

 En ese sentido, la obesidad es considerada una enfermedad crónica y compleja por expertos de la salud. Usualmente, comienza a manifestarse en la infancia o adolescencia y puede deberse a factores genéticos, culturales, sociales, conductuales, entre otros.

 Según estudios científicos, se considera que los aspectos conductuales inciden en mayor medida en la obesidad, ya que el consumo de alimentos no se encuentra acorde con el gasto energético. Además, con regularidad las personas consumen alimentos poco nutritivos y en porciones inadecuadas.

 En este artículo veremos causas y consecuencias así como varios consejos que te permitirán entender exactamente qué pasos seguir para poder llevar una vida más saludable.

 La evolución de la obesidad en España

En los últimos años, la obesidad pasó a ser un grave problema de salud a nivel mundial sobre todo en países desarrollados.

 Tanto así que la OMS expresa que hay 1.900 millones de personas con sobre peso. Paradójicamente este también es el número aproximado de seres humanos que sufren de desnutrición a nivel mundial.

 Continuando, al observar el panorama de esta patología en España, se tiene que, según la Sociedad Española de Cardiología, entre 1987 y 2014 hubo un aumento del sobrepeso en 0,28% por año y de la obesidad en 0,50% anual.

 Por su parte, el Sistema Nacional de Salud dice que para el 2016 se verificaron 23.500.000 casos de exceso de peso y en el 2017 el 17,4 % de la población mayor de 18 años sufrió de obesidad.

 Incluso cuando se toma en cuenta tanto la obesidad como el sobrepeso, los datos son alarmantes llegando a 54,5% en los adultos.

 Resumiendo, durante los años 2013-2014 el exceso de peso se ubicó en 52,7%, el sobrepeso en 35,4% y la obesidad en 17,3%. Para el 2015, ya el exceso de peso se encontraba en 60,9%, el sobrepeso en 39,3% y la obesidad en 21,6%.

 Además, el aumento continuó durante el año 2016, observándose el 61,6% para el exceso de peso, para el sobrepeso una pequeña disminución con el 37,8% y la obesidad en aumento arrojando el 23,8%.

 A su vez, para el año 2017 – 2018 se nota un descenso teniendo que el exceso de peso presenta el 54,5%, el sobrepeso corresponde al 37,07% y la obesidad se presenta en el 17,43% de la población adulta.

 Por último, la Sociedad Española de Cardiología realizó una proyección tomando en cuenta estos datos y obteniendo como resultado que para el 2030 se incrementará el sobrepeso en un 16%. Así pues, parece buena idea comenzar a cuidar la alimentación.

 Causas y consecuencias

Entre las principales causas de la obesidad en la población española se tiene una dieta inadecuada y la falta de actividad física. A continuación, se realiza un pequeño desglose de algunas de ellas.

  • Las frutas y verduras tienen mayor costo que los alimentos que contienen grasas poliinsaturadas.
  • Elaborar una comida saludable en el hogar genera mayor gasto que comer fuera.
  • Aumento del consumo de comida precocinada, debido a que la pareja trabaja fuera del hogar.
  • Incremento de hogares con automóvil.
  • Ocio sedentario, como, por ejemplo, ver televisión, jugar videojuegos, aplicaciones del teléfono celular, entre otras.

 De tal forma, se evidencia cómo todas estas características de la sociedad actual contribuyen con el aumento de peso tanto en niños, jóvenes y adultos. Teniendo como consecuencia el padecimiento de enfermedades como diabetes, síndrome metabólico, presión arterial alta, híper colesterol, cardiopatías, entre otras.

 Consejos para llevar una vida saludable

Retomando lo dicho, se verifica la importancia que tiene para la salud del ser humano adquirir hábitos de vida sanos. Teniendo en cuenta que estos se practiquen a lo largo de toda la vida, comenzando desde la más tierna edad.

 Por ello, lo recomendable es asistir a un especialista para buscar orientación. También, el Ministerio de Sanidad pone a disposición del usuario varias herramientas interactivas con las que poder aprender y educarse.

 En muchas ocasiones, las personas con el afán de mantenerse sanos comienzan a hacer ejercicio o a mejorar su consumo de frutas y verduras. Pero puede ser que el equilibrio entre la energía consumida y la energía gastada no sea el adecuado.

 Sin duda, resulta imprescindible llevar una dieta sana y equilibrada, así como practicar ejercicio moderado y mejorar los hábitos de vida saludables. Solo así, podremos situarnos en el camino correcto para mejorar nuestra salud y sentirnos mejor.

 Para finalizar, se muestran algunas recomendaciones para mejorar la calidad de vida:

 

  • Evitar el sedentarismo mediante la práctica de ejercicio diario.
  • Vigilar el peso.
  • Consumir frutas y verduras.
  • Llevar un control de la tensión arterial.
  • No consumir azúcar en exceso.
  • Visitar el odontólogo.
  • No fumar ni tomar bebidas alcohólicas en exceso.

 “Nuestros cuerpos son nuestros jardines, nuestras voluntades son nuestros jardineros”, por algo lo decía William Shakespeare.