Málaga

El alcalde de Málaga retoma su agenda presidiendo el gabinete de crisis telemático

  • El objetivo es hacer seguimiento de la respuesta municipal ante el coronavirus

  • De la Torre aboga por la gran coalición: "Lo que era conveniente tras el 10-N se ha convertido en necesario"

Las fotos del alcalde de Málaga a la salida del hospital junto al equipo médico Las fotos del alcalde de Málaga a la salida del hospital junto al equipo médico

Las fotos del alcalde de Málaga a la salida del hospital junto al equipo médico / Javier Albiñana

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, tras recibir este pasado viernes el alta médica, se reincorpora por completo este lunes, 18 de mayo, a sus funciones tras someterse este pasado viernes a una segunda revisión desde que fue dado de alta hospitalaria, el 14 de abril, después de ser ingresado por un hematoma subdural crónico y operado con éxito por los doctores Miguel Ángel Arráez y Guillermo Ibáñez.

En concreto, el alcalde retomará el lunes su agenda, estando previsto que a las 09.00 horas presida el gabinete de crisis telemático que se reúne diariamente para hacer seguimiento de la respuesta municipal ante la crisis sanitaria y social del coronavirus.

Posteriormente, a las 12.00 participará en la presentación, también por videoconferencia, del informe COTEC 2020, según ha informado el Ayuntamiento a través de un comunicado.

"Está absolutamente recuperado"

Miguel Ángel Arráez, jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Regional de Málaga, servicio provisionalmente trasladado al hospital CHIP debido a la crisis sanitaria del coronavirus, afirmó que De la Torre "está absolutamente recuperado desde el punto de vista clínico" después de guardar "el periodo prudencial de convalecencia recomendado".

El alcalde, además de la revisión clínica, fue sometido a un TAC de control que, según Arráez, "ha sido totalmente satisfactorio, pues el resultado confirma la completa desaparición de la lesión por la que fue intervenido", lo que significa que "puede retomar su agenda con normalidad". De igual modo, el doctor Arráez añadió que "no será necesario realizarle más revisiones: con la revisión de hoy, damos al paciente por curado".

El regidor malagueño fue ingresado el pasado 11 de abril por un hematoma subdural crónico y fue operado con éxito, permaneciendo de baja algo más de un mes.

De la Torre, que el pasado 4 de mayo cumplió 20 años como alcalde de la ciudad, retoma su actividad marcada por la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus y, además, con un nuevo frente abierto en el Ayuntamiento ya que durante su baja el concejal Juan Cassá ha abandonado Ciudadanos y ha pasado al grupo de no adscrito, lo que deja al equipo de Gobierno de PP y Cs sin mayoría absoluta, con los mismos ediles que la oposición --PSOE y Adelante--.

Durante estos más de 30 días el alcalde de Málaga ha seguido las recomendaciones médicas, por lo que ha estado recuperándose en su casa, para este lunes retomar su agenda pública.

Insiste en la necesidad de una gran coalición

Francisco de la Torre, ha abogado, en el momento actual, por "crear un clima favorable a grandes y amplios acuerdos". "Lo que era conveniente tras el 10-N se ha convertido en necesario", ha insistido el regidor, quien ha afirmado que España "merece una gran coalición capaz de sostener un Gobierno cuya gestión tenga el bien común y el interés general como únicas guías".

De la Torre, en un artículo titulado 'Un Gobierno a la altura de España' publicado en El Mundo, recogido por Europa Press, ha incidido en que si la coalición de PSOE y PP era "conveniente" hace cinco meses "la crisis sanitaria y socialeconómica actual hace que la falta de visión y altura de miras que la impidió resulte hoy aún más perjudicial".

"Un Gobierno con la solidez de tan amplio apoyo se habría enfrentado a la pandemia con más anticipación y eficacia en lo sanitario y tendría ahora más capacidad de sumar esfuerzos públicos y privados ante la urgente recuperación económica", ha subrayado, agregando que "el factor catalán, la célebre mesa, acaparó lamentablemente las primeras semanas del Ejecutivo (enero-febrero)".

Para De la Torre, "esos días habrían sido clave para reaccionar a tiempo ante la tormenta que amenazaba al mundo, pero nuestro Gobierno tenía su campo de visión ocupado por otras urgencias".

"Y ahora, ¿qué cabe hacer?", se ha preguntado De la Torre, añadiendo que "de entrada, crear un clima favorable a grandes y amplios acuerdos". "Lo que era conveniente tras el 10-N se ha convertido en necesario", ha apostillado. Es más, ha incidido en que "para ser una democracia madura, hay que dejar atrás el frentismo, las tácticas cortoplacistas y de tierra quemada".

De la Torre ha dicho que Sánchez "se equivocó el 11-N" pero ha añadido que "está a tiempo de corregir el rumbo y sentar las bases para la España del siglo XXI". "Un país con un futuro espléndido que merece una gran coalición capaz de sostener un Gobierno cuya gestión tenga el bien común y el interés general como únicas guías", ha agregado.

"Sánchez tenía que haber aplicado toda su energía al gran pacto PSOE-PP"

Así, ha insistido en que las elecciones del 10-N "dejaron claro que la fortaleza que el Gobierno de España precisaba para solucionar retos como la cohesión territorial solo se podía conseguir con un pacto PSOE-PP".

A su juicio, los 208 diputados --218 con Ciudadanos-- "hubieran dado solidez para plantear con éxito respuestas constitucionales y legales, generosas y firmes, que permitieran cerrar las heridas en Cataluña, superar la honda fractura de sus sociedad y asegurar la lealtad de la Generalitat al resto de España".

Una respuesta, precisa De la Torre, "que hiciese a Cataluña no solo parte sino incluso vanguardia de la modernización de España para lo que queda de siglo XXI".

"Todas esas soluciones se alcanzarían mejor con un Gobierno que debería dialogar, y mucho, con todas las fuerzas catalanas, pero cuya continuidad no dependiera de partidos independentistas". "Sánchez tenía que haber aplicado toda su energía al gran pacto PSOE-PP", ha apostillado.

De igual modo, ha incidido en que ambas formaciones "representan aquí las fuerzas que en Europa forjaron el contrato social entre socialdemoracia y liberalismo político y democrático, un equilibrio que ha producido décadas de prosperidad y cohesión". "Ambos partidos han asumido el gobierno durante 40 años y, con su alternancia, han ido construyendo, con más luces que sombras, la democracia y el progreso de nuestro país".

"Una gran coalición, pivotando en el centro y la moderación, podría aprovechar esta etapa histórica para solucionar otros importantes retos"

"La ética de la responsabilidad obliga a los dos partidos y a sus líderes a hacer ese esfuerzo: tanto PSOE como PP gobernaron en varias legislaturas con el apoyo del nacionalismo catalán, sin prestar la necesaria atención a cómo este se desarrollaba, en una deriva inexplicable, su labor de gobierno en Cataluña".

De la Torre ha insistido en que los dos "deberían haber sumado sus fuerzas para dar la mejor respuesta al mayor reto que se había encontrado la España democrática: ese entendimiento hubiera sido una experiencia importantísima en la consolidación y fortalecimiento de nuestra democracia".

"Sánchez y Casado habrían podido salvar sin dificultades las posibles reticencias entre algunos de sus militantes y cuadros convenciéndoles de que la negociación e inteligencia pragmáticas y la minimización de la polarización eran y son el mejor marco para la socialdemocracia, el liberalismo y la democracia cristiana", ha detallado, añadiendo que "como ha escrito recientemente Carlos Sánchez el pragmatismo 'es fruto del coraje que da el sentido de la responsabilidad'".

Según De la Torre, "una gran coalición, pivotando en el centro y la moderación, podría aprovechar esta etapa histórica para solucionar otros importantes retos, como es el de la educación", ha dicho, advirtiendo de que "no podemos seguir con un fracaso escolar tan elevado y con indicadores tan bajos de calidad en el informe Pisa año tras año".

"Para encarar los desafíos del futuro, ser emprendedores, innovadores y competitivos, generar empleo de calidad y sostener un Estado de bienestar modélico, urge mejorar radicalmente nuestro sistema educativo y convertirlo en cuestión de Estado". "A los países que lo han hecho los datos son incontestables, les va mucho mejor", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios