Málaga

La asociación ASIT de Málaga da una nueva vida al ordenador para acotar la brecha digital

  • l La asociación ASIT ha entregado este año un centenar de equipos reciclados a estudiantes en riesgo de exclusión l Además de reducir la basura tecnológica, ayuda a la conexión de las familias

Dos usuarios utilizan los dispositivos de Asit en su sede de Palma-Palmilla. Dos usuarios utilizan los dispositivos de Asit en su sede de Palma-Palmilla.

Dos usuarios utilizan los dispositivos de Asit en su sede de Palma-Palmilla.

Estar conectado virtualmente, realizar gestiones telemáticas y trabajar de forma on line se ha vuelto indispensable, más aún desde el estallido de la pandemia. Por eso, los estudiantes que no han tenido equipos informáticos a su disposición o conexión a internet para seguir la docencia a distancia han visto cómo crecía su brecha educativa, la desigualdad entre compañeros.

Desde la Asociación al Servicio de la Investigación y la Tecnología (ASIT) llevan tres años trabajando en un programa que consiste en reciclar equipos y donarlos a las familias más necesitadas de la provincia. Llevan entregados unos 400 ordenadores desde entonces, un centenar de ellos en este 2020.

“Recogemos equipos en desuso de empresas y administraciones y lo que hacemos es repararlos, limpiarlos, los formateamos y les instalamos software libre”, explica Tomás Pérez Benz, director de proyectos de ASIT.

Una vez reciclados lo entregan a las familias, muchas de ellas derivadas por los servicios sociales o los orientadores de los centros educativos. También a asociaciones sin ánimo de lucro que colaboran con la entidad. Con estas tareas de reciclaje se puede alargar la vida del dispositivo entre cuatro y seis años más.

“Ahora mismo disponemos de un espacio para reparar los ordenadores en un centro municipal, da empleo a dos personas de la barriada Palma-Palmilla”, agrega Pérez Benz. Aunque el “centro neurálgico” es Palma-Palmilla, distribuyen por distintas zonas de Málaga, como Campanillas y Castañetas, y también han entregado unos 30 ordenadores en la zona norte de la provincia. “Estamos preparando un lote para un orfanato de la India con el que trabaja una asociación malagueña”, indica el director de proyectos.

El impacto de la iniciativa es importante en varios frentes. Además de reducir la basura tecnológica y ofrecer una alternativa a empresas y administraciones para deshacerse de lo antiguo, ahorran emisiones de CO2. En concreto, ASIT ha evitado con este programa de reutilización que se viertan casi 22.000 kilos de emisiones.

Además del impacto medioambiental, está la labor social. “Supone una motivación para los propios estudiantes, parten de estar descolgados de todo el sistema, de no poder hacer los deberes y ahora tienen una herramienta para poder seguir atendiendo sus tareas en buenas condiciones”, señala Pérez Benz.

Con el confinamiento, la emergencia social se centró en el seguimiento de la escuela on line. Pero tener un ordenador en casa no solo favorece a los estudiantes, también les permite a las familias acceder a los servicios digitales y trámites electrónicos. Igualmente ayudan generando empleo en Palma-Palmilla.

“Algunos alumnos hacían el seguimiento de las clases desde el móvil y ni siquiera tenían datos suficientes, hicimos una campaña de distribución de más de 100 tarjetas SIM para que pudieran tener conectividad”, añade el director de proyectos de la entidad.

Taller de uso de dispositivos móviles en el aula de informática de ASIT. Taller de uso de dispositivos móviles en el aula de informática de ASIT.

Taller de uso de dispositivos móviles en el aula de informática de ASIT.

“La brecha digital está afectando en muchos entornos y si sumamos la de género mucho más, hay niñas que se encuentran con obstáculos para poder estudiar, así que facilitarle los medios es importante, porque les supone un revulsivo”, subraya el experto.

Para Pérez Benz, la tecnología “se supone que nos coloca en un plano de igualdad de oportunidades con recursos como la teleformación, la administración digital o los servicios on line, pero mucha gente no puede acceder a esa línea de salida, la desigualdad es importante”.

Aunque no solo basta con proporcionar el dispositivo, también hay que formar a los nuevos dueños en su uso, aportar los conocimientos y la educación oportuna para hacer un buen uso. Y eso lo resuelven con los talleres que ofrece su aula de informática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios