Málaga

Atracan tres veces en 10 días con arma blanca una farmacia de Camino de Suárez

  • Las cámaras de seguridad captan la imagen de un encapuchado que amenaza con un cuchillo de grandes dimensiones y viste ropa deportiva

Las trabajadoras de la farmacia que ha sufrido tres asaltos en 10 días Las trabajadoras de la farmacia que ha sufrido tres asaltos en 10 días

Las trabajadoras de la farmacia que ha sufrido tres asaltos en 10 días / Javier Albiñana

"Entra con un cuchillo, intimida, pide el dinero de la caja y amenaza con pinchar. ¿Qué haces? Se lo das porque no sabes quién es ni cómo va a reaccionar. Venía completamente cubierto”. El testimonio es de Claudia Ruiz-Capilla, la titular de la farmacia de la rotonda de Camino de Suárez que ha sufrido por tercera vez en diez días un robo con arma blanca. La Policía Nacional tiene abierta una investigación para localizar al supuesto autor, que siempre actúa con un chándal y el rostro cubierto con una media. “Nos sentimos completamente indefensas. Se ha llevado un buen sueldo”, se lamenta la mujer. La hipótesis es que podría tratarse de la misma persona.

El modus operandi es idéntico. Las imágenes captadas por las cámaras de seguridad recogen el momento en el que un individuo, con acento español, irrumpe en la farmacia Suárez, que está especializada en homeopatía y tiene presencia en la zona desde hace más de 50 años. Muestra cierto nerviosismo, “como bailando en un ring”, matiza la dueña. “No se quedaba quieto. Iba hacia adelante, hacia atrás; se movía continuamente”, recuerda. Cuando consigue el botín guarda el dinero en bolsas. Después, sale corriendo y se refugia por callejuelas de la zona en las que es fácil perderse. La responsable espera que la Policía “tenga la suerte de encontrarlo”.

Muestra cierto nerviosismo, "como bailando en un ring" y cuando se hace con el botín sale corriendo

El primero de los robos se registró el día 11. Solo dos días después la escena volvía a repetirse. El último atraco ocurrió el pasado viernes mientras las empleadas despachaban a una clienta, que cuando se percató de la violenta situación se resguardó detrás del mostrador. El atracador accedió al lugar cuando solo habían transcurrido 10 minutos desde que la farmacéutica había salido. “La Policía no tiene ni mucho menos la culpa. Hace falta más presencia en las barriadas y no solo en el centro”, asegura la mujer, que aboga por que se impulsen “medidas” para que los comerciantes se sientan “seguros” y puedan “trabajar”.

Asimismo, también ha puesto los hechos en conocimiento de Elisa Pérez de Siles, la concejala del distrito Bailén-Miraflores, que según su versión se ha comprometido a intentar aportar una solución a través de la Policía Local. “Tenemos un mostrador y que atender a un barrio entero. No podemos cerrar”, recalca la dueña, quien advierte que la opción del guardiero –el sistema de ventanilla que las farmacias emplean en turnos de noche– no es válida de día, cuando tiene que asesorar a pacientes, apuntarle la medicación o pasar la tarjeta electrónica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios