Málaga

Así regresan las bodas religiosas a Málaga en la fase 2 de desescalada

  • El santuario de la Victoria sí ha retomado el sacramento del matrimonio respetando todas las medidas de seguridad

  • Otras parroquias de la ciudad optan por esperar hasta finales de julio o principios de agosto como medida preventiva

Santuario de Santa María de la Victoria. Santuario de Santa María de la Victoria.

Santuario de Santa María de la Victoria. / M. H.

Málaga se encuentra en su cuarta semana de desescalada en plena fase 1 y pasará a la fase 2 este próximo lunes 1 de junio. El Obispado ya anunció la prohibición de realizar visitas turísticas en los templos durante estas semanas clave en esta pandemia provocada por el coronavirus. Muchos son los actos y cultos que las distintas iglesias de la capital han tenido que suspender en estos meses, entre ellos, las bodas.

El santuario de la Victoria es uno de los pocos templos de la capital que ha iniciado la celebración de las bodas que tenía programadas para estas fechas. Aunque cumplirá con todas las normas de seguridad marcadas por el obispado, con un aforo máximo de 97 personas, lo que correspondería al 30% de su capacidad máxima.

No obstante, confirman que este era el año en el que se iban a oficiar más bodas en el santuario, y que finalmente muchas de ellas se han anulado definitivamente por otras cuestiones como la posterior celebración o convite con los invitados. Por todo esto, el templo no tiene programada más de una boda a la semana por el momento.

Algunas iglesias de la ciudad aseguran que no se celebrará el sacramento del matrimonio hasta bien entrada la época estival, a finales de julio o principios de agosto. En el caso de la iglesia de Santiago Apóstol solamente tienen previsto un bautizo este viernes 29 de mayo a puerta cerrada y con un aforo de 15 personas.

La perchelera iglesia del Carmen, uno de los templos que más bodas lleva a cabo todos los años, confirma que ha retrasado estas celebraciones y que la demanda ya alcanza fechas del próximo año 2021. La parroquia anuncia que, además de los sábados, habilitará los viernes por la tarde para poder celebrar estas ceremonias.

Este templo se ha visto obligado a retrasar 25 celebraciones de esta índole, aunque esperan poder retomarlas a partir del 1 de agosto. Por supuesto, continuarán limitando el aforo de la iglesia y acatando todas las oportunas medidas de seguridad que disponga el Obispado para prevenir el Covid-19.

La parroquia de la Amargura, que actualmente cobija de forma provisional a Jesús Cautivo y la Virgen de la Trinidad, va más allá. El templo no oficiará ninguna boda hasta finales de septiembre o principios de octubre. De hecho, este próximo 30 de mayo, tenían prevista una celebración en la Ermita de Zamarrilla que también ha tenido que retrasarse.

En esta primera fase de la desescalada, esta parroquia cuenta con un aforo máximo de 120 personas, un 30% de su capacidad, ya que es una parroquia de amplias dimensiones. De hecho, en la segunda fase ya podrán acceder al templo hasta 210 personas al mismo tiempo.

Desde el Obispado confirman que no es posible obtener un registro de las bodas que va a celebrar cada parroquia con antelación, solamente un listado que ofrece cada templo de las ceremonias una vez oficiadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios