Málaga

Málaga renuncia a construir el carril bici que iba a unir el Centro con el Paseo Marítimo de Picasso

Alameda Principal Alameda Principal

Alameda Principal

Hay decisiones que no dejan en muy buen lugar al Ayuntamiento de Málaga. En pleno debate sobre la escasez de carriles bici y la necesidad de impulsar la construcción de nuevas plataformas reservadas, el Consistorio se ve ahora obligado a dar marcha atrás en la contratación de uno de estos viales, con el que se pretendía unir el Centro con el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso.

Lo curioso del caso es que la rectificación de produce pocos días después de que se activase la licitación, por valor de 516.000 euros, y justo cuando se cierra el plazo para la presentación de ofertas por parte de empresas interesadas.

De acuerdo con la documentación oficial recogida en el proceso de contratación, es el área de Movilidad la que ha solicitado al departamento de Economía la suspensión de este trámite, aduciendo la imposibilidadad de garantizar que el proyectado carril bici pueda tener conexión con la Alameda Principal, "que es peatonal, dado que, según la normativa, las bicicletas no pueden circular por las aceras, paseos o cualquier otro espacio peatonal".

Por este motivo Movilidad considera "necesario no avanzar en la tramitación del procedimiento de licitación hasta que se estudie otro itinerario que sea adecuado a las circunstancias que concurren y se modifique, con arreglo a ello, el proyecto técnico correspondiente".

Lo llamativo del caso es que la condición peatonal de la Alameda es asumida desde que se completó su reurbanización hace más de un año. A esto hay que agregar que la nueva norma que prohíbe la circulación de bicis y vehículos de movilidad personal (VMP) por las aceras entró en vigor hace dos semanas. Una ordenanza que, en ausencia de carril bici, obliga a los usuarios de estos vehículos a circular por la calzada. Y, de manera específica donde sea posible, por los denominados carriles 30.

La renuncia a este carril bici pone en cuestión la apuesta a corto plazo del Ayuntamiento en relación con la Alameda, donde llegó a sopesar la reserva de uno de los carriles de circulación para el paso exclusivo de bicis y VMP. El compromiso inicial quedó en aguas de borraja tras no encontrar una solución que garantizase la seguridad de los ciclistas y no afectase al tráfico de los autobuses de la EMT.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios