Sucesos

Los plátanos más solidarios

  • Los dueños de la nave en la que se halló la droga hacen un llamamiento para que se recoja la fruta

“Es un disparate lo que ha pasado”. Así se pronunciaron ayer los propietarios de la nave del polígono Santa Teresa en la que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se incautaron el martes por la mañana de seis toneladas de cocaína. Todavía desconcertados por los hechos ocurridos, de los que se desmarcan, ahora se ven con cientos de kilos de bananas a los que pretenden darle salida y que quieren distribuir entre aquellos que estén interesados. Así, hicieron un llamamiento para que los malagueños acudan mañana por la mañana con furgones a su almacén, situado en calle Valle Niza, donde la Policía propinó el golpe, para recoger la fruta, que está conservada en cajas. 

Uno de los colectivos que ya se ha personado es la asociación Ángeles Malagueños de la Noche, que ha transportado medio centenar de cofres hasta su comedor social, en el que diariamente atienden a unas 600 personas. “Esto nos durará tres o cuatro días. Repartiremos los plátanos a las madres para que se los lleven a sus hijos. Aún están verdes pero pronto madurarán. Los tenemos fuera de la cámara”, explicó ayer el presidente del colectivo, Antonio Meléndez, quien relató que los voluntarios se desplazaron hasta la nave y que ellos mismos cargaron su furgoneta.

Cada caja, según sus cálculos, puede contener del orden de 15 kilos. “Para camuflar tanta cocaína se necesitaban muchos plátanos. Otras asociaciones pueden disponer también de ellos”, recalcó.La aprehensión de la sustancia estupefaciente, que llevó consigo un amplio dispositivo policial, sorprendió el martes a los trabajadores del polígono. Varios de ellos coincidieron en destacar que la nave estaba abandonada y cerrada desde hacía al menos siete años. La información que han recibido es que se estaba gestando un contrato de alquiler a unos individuos procedentes de países del Este, pero que el trámite todavía no se había cerrado.

Los empresarios nunca sospecharon de ningún movimiento que recientemente llamara su atención. De hecho, aseguraron en declaraciones a este periódico que no tenían constancia de que en el interior del recinto hubiera ninguna persona trabajando. “Aquí estamos hasta las seis de la tarde. No sabíamos de nadie que descargara o trabajara allí. Han debido de ser sigilosos y hacerlo a deshoras”, recalcaron.La calle Valle Niza permaneció cortada al tráfico durante el tiempo que se prolongó la actuación policial. “No dejaban pasar a nadie. Vimos un tráiler que no sabíamos si estaba involucrado o no. No teníamos ni idea de que la Policía estaba buscando droga”, resaltó sorprendido un empleado, que reconoció el “mal estado” en el que se encuentra la nave, en proceso de alquiler. Los propietarios aseguran que ellos tuvieron conocimiento de la intervención a toro pasado.

Por otro lado, la Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal con base en Málaga que se dedicaba a traficar marihuana al Centro y Este de Europa con la detención de cinco personas, entre ellos el presunto cabecilla de la banda, un alemán de 28 años que hace unos días alquiló una nave industrial en Peligros (Granada), donde ocultaron la droga en un camión que luego iba a ser cargado con palés de aceite de oliva que estaban destinados a una cadena de supermercados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios