carlos oliva. presidente asociación malagueña de automoción

"Al diésel le quedan aún muchos años si el Gobierno le da un tratamiento razonable"

Carlos Oliva posa en su concesionario.

Carlos Oliva posa en su concesionario. / javier albiñana

Carlos Oliva, presidente de la Asociación Malagueña de Automoción, destaca el crecimiento orgánico de ventas del sector en la provincia en el primer semestre y advierte de que es un buen momento para adquirir vehículos porque las marcas están haciendo liquidaciones ante un cambio del sistema de homologaciones a partir de septiembre.

-Se han vendido casi 19.000 vehículos entre enero y junio. Parece que el sector va viento en popa.

-Sí, se están recuperando las cifras previas a la crisis. La economía en bloque está viviendo un buen momento y los vehículos, como un indicador más, también están subiendo.

-Usted ha comentado en alguna ocasión que la demanda normal en Málaga es de unos 30.000 coches al año. ¿Qué previsión tienen para final de año?

-Este año va haber una clara separación entre los dos semestres. En el primero las matriculaciones se han incrementado un 13% y en el segundo pensamos que el incremento será menor, por lo que cerrar el año con un 10% de aumento sería bueno.

-¿Por qué?

-Los coches que se vendan a partir del 1 de septiembre tendrán que estar homologados con un nuevo proceso de medición de emisiones. Eso ya está provocando que haya marcas que estén liquidando unidades antes del 1 de septiembre porque a partir de esa fecha se empezará a vender el modelo de 2019. Por tanto, todo lo que haya del modelo antiguo hay que intentar venderlo antes de septiembre. El vehículo es el mismo, pero habrá una nueva forma de homologarlo.

-Entiendo entonces que habrá descuentos importantes este verano.

-Sí, se están haciendo ofertas importantes, por lo que es un buen momento para comprar un coche.

-Lo que habrá poca demanda es de diésel, con todos los mensajes en contra lanzados por el Gobierno y Europa.

-Se está creando una confusión importante. Que los políticos hayan criticado el diésel tiene dos efectos. El primero es que se dilata el periodo de compra, porque si alguien no tiene prisa por adquirir un vehículo se espera a ver qué pasa ya que comprar un coche es una decisión importante y se ha generado incertidumbre en el consumidor. El segundo efecto es que puede haber compras irracionales, es decir, el diésel sigue siendo la mejor opción para muchos clientes por el uso que le dan al vehículo y pueden acabar comprando otro tipo de vehículo.

-¿Qué opina de toda esta polémica sobre el diésel?

-No se puede decir que el diésel es un asesinato contra el medio ambiente cuando los coches diésel de hoy en día emiten menos CO2 que un coche de gasolina y en muchos casos la diferencia de otras partículas es mínima. No se puede demonizar al diésel y decir que tiene los días contados porque sinceramente no creo que eso sea así. Al diésel le quedan aún muchos años, siempre que el Gobierno le dé un tratamiento razonable. Si se ponen a subir los impuestos y el precio del combustible se lo terminarán cargando. Hace dos años el 70% de las matriculaciones eran diésel y ahora está en el 37% y sigue cayendo. Por otra parte, hay que tener en cuenta que el parque de vehículos de más de 10 años no se está reduciendo porque hay un mercado de segunda mano importante y eso es malo para el medio ambiente. Un vehículo diésel de 2005 emite como una locomotora mientras que los de ahora prácticamente no emiten nada. El gran problema del medio ambiente no es lo que se vende ahora, sino los coches antiguos. Para eso hay que incentivar el cambio y nadie lo está haciendo.

-En cualquier caso, lo que se observa es que los coches eléctricos no acaban de despegar.

-Donde están funcionando mejor es en los países donde la renta per cápita es más alta y hay ayudas importantes para la adquisición de coches eléctricos. Aquí no tenemos ninguna de las dos cosas. No obstante, irán en incremento, bien con coches 100% eléctricos o híbridos, en los próximos años.

-Las ventas a rent a car se han duplicado en el primer semestre en Málaga. ¿Por qué?

-Se debe en parte al boom turístico y a que ha podido haber algunas operaciones grandes de venta que suben el porcentaje, porque en los últimos tiempos ha sido más habitual que los rent a car alquilaran los vehículos en lugar de comprarlos.

-Parece que la fórmula de renting está creciendo mucho.

-Se está ofreciendo mucho renting a particulares que antes no se hacía y se está revelando como una figura muy importante. Es habitual en Gran Bretaña o Estados Unidos y ahora crece en España. De todas formas, la manera de comprar los coches en los últimos años ha cambiado y crece la fórmula de la multiopción, que permite a los tres o cuatro años mantener o cambiar el vehículo con unas condiciones favorables.

-¿Qué tipo de vehículo se vende más y cuál suele ser el gasto medio de los clientes?

-El que más crece es el SUV, que es un turismo alto. Es familiar con una imagen más dinámica. En cuanto al gasto, los malagueños suelen pagar unos 18.000 euros por un vehículo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios