I+D+i en la UMA

Domótica desde la UMA para cuidar del bolsillo y del planeta

  • La Junta de Andalucía ha reconocido el trabajo hecho desde Málaga con la creación del Instituto Andaluz de Investigación en Domótica y Eficiencia Energética

Francisco Guzmán, Salvador Merino, Marta Vivas, Javier Martínez del Castillo y Mario Benítez. Francisco Guzmán, Salvador Merino, Marta Vivas, Javier Martínez del Castillo y Mario Benítez.

Francisco Guzmán, Salvador Merino, Marta Vivas, Javier Martínez del Castillo y Mario Benítez. / Javier Albiñana (Málaga)

Dar respuesta a una necesidad. Por ello nació hace siete cursos en el seno de la Universidad de Málaga el Mastér en Domótica, Gestión de la Energía y Gestión Técnica de Edificios. Hacían falta unos 4.000 profesionales para el mantenimiento de las instalaciones que ya había en la Costa del Sol y no existían enseñanzas que preparasen a expertos para realizar este tipo de trabajos, convertir los edificios en inteligentes con el fin de producir el máximo ahorro energético. Y no solo para favorecer el bolsillo del consumidor sino, mucho más fundamental, el cuidado del planeta.

El trabajo que durante estos años han realizado los docentes e investigadores se ha visto recompensado con la reciente creación por parte de la Junta de Andalucía del Instituto Andaluz de Investigación en Domótica y Eficiencia Energética.

“Esto supone el reconocimiento como agente del Sistema Andaluz de Conocimiento, se convierte en polo único, lo que implica que esta es la sede central y no se pueden crear institutos iguales en ningún otro lugar de Andalucía”, explica Francisco Guzmán, director del Instituto de Domótica.“Cualquier investigación oficial de este sector tiene que pasar por aquí, desde proyectos nacionales a empresas que quieran desgravarse el presupuesto de investigación”, agrega Salvador Merino, subdirector de investigación del centro.

La eficiencia energética, una prioridad máxima 

Los expertos destacan que la eficiencia energética en Europa tiene prioridad máxima, más aún cuando los efectos del cambio climático son una preocupación mundial. El instituto se va a convertir en un organismo certificador de instalaciones de domótica. “Seremos un organismo independiente que certificará que las instalaciones están hechas conforme a lo que ha contratado el cliente y comprobará su eficiencia real”, indica Guzmán. “Todo lo que se ha hecho hasta el momento ni se ha certificado ni comprobado”, apunta Merino.

Miembros del centro en la Escuela de Ingenierías Industriales. Miembros del centro en la Escuela de Ingenierías Industriales.

Miembros del centro en la Escuela de Ingenierías Industriales. / Javier Albiñana (Málaga)

“Estamos intentando que no pase como ocurrió con la energía solar en los años 60, que se sustituyeron las calderas por placas solares de agua caliente sanitaria sin certificar, que no funcionaron correctamente y retrasaron 30 años la llegada de esta tecnología”, cuenta el director del instituto.

Y señalan que, en relación a la domótica, las edificaciones de la Costa del Sol son las que cuentan con más instalación y las “modernas del mundo”. “Queremos que los usuarios tengan la certeza de que su tecnología es la adecuada y que se la han hecho profesionales”, subraya Javier Martínez del Castillo, miembro del instituto y futuro subdirector de relaciones internacionales.

Un total de 38 investigadores para "socializar" la domótica

El centro lo forman, por el momento, 38 investigadores de distintas facultades de la Universidad de Málaga, Ingeniería Industrial, Telecomunicaciones, Informática, Arquitectura, Filosofía y Letras y Comunicación Audiovisual. La misión del instituto está en la investigación, el desarrollo y, muy importante, la transferencia del conocimiento y la tecnología a la sociedad. En su sede del edificio Ada Byron y en la Escuela de Ingenierías Industriales prueban los productos que salen al mercado de las multinacionales más punteras, como ABB, Schneider, Circutor y Delta Dore.

Y el máster es la cantera del instituto, ya que lo nutre de jóvenes investigadores, alumnos que pasan a estar contratados en los proyectos del centro mientras que reciben “una formación hiper especializada”. El grupo es de 15 estudiantes por curso “y de ellos, el que menos ha recibido tres ofertas de trabajo”, relatan los expertos. Y lo han hecho como responsables de sistemas de edificios tan emblemáticos como el Centro Pompidou, el Museo Ruso, el Muelle Uno, Urbanismo y Parcemasa.

"Con la tecnología wifi domotizar una vivienda es mucho más rápido, sencillo y barato de lo que la gente piensa”.

“Todas las construcciones nuevas tienen domótica, tanto las públicas como las privadas, las necesidades se han multiplicado por diez”, detallan los especialistas. “Son profesiones que hace una década no se pensaban”, destaca Francisco Guzmán. La domótica supone hacer una casa lo más automática posible e incluso, inteligente. “Que sea la casa la que tome decisiones, la que pueda predecir a raíz del uso las costumbres de sus habitantes y usar la lógica para procurar la máxima eficiencia energética”, apunta Martínez del Castillo.

Hay ejemplos muy claros. En el riego la tecnología puede hacer que se inicie cuando el consumo sea más barato o que no se active si las previsiones son de lluvia o el suelo conserva la humedad. Hay luces autorregulables, sensores de movimiento para que se enciendan cuando el niño se levanta a media noche y se apaguen a los pocos minutos, dispositivos para abrir la puerta desde el móvil y que el mensajero deje el paquete en el porche. “Se trata de ir educando a la casa para que tome decisiones siempre considerando el bajo coste y la eficiencia energética”, explican los investigadores.

"Se trata de ir educando a la casa para que tome decisiones considerando siempre el bajo coste y la eficiencia energética"

Gracias a la tecnología wifi y las instalaciones sin cables “domotizar una vivienda es mucho más rápido, sencillo y barato de lo que la gente piensa”. Y destacan que el objetivo de instituto es “socializar la domótica, que llegue a todos”. Por el momento, son el único instituto oficial de España y el único de Europa, así que el trabajo que se avecina no es poco. Para ello necesitarán entre 15 y 20 personas más.

Una central eléctrica fotovoltaica en Parcemasa

Actualmente, uno de sus proyectos estrella, ya firmado y en fase de inicio, es “montar una central eléctrica fotovoltaica en Parcemasa de 6 megavatios, esto es lo que consumirían 200 viviendas”, relata Guzmán. Junto al cementerio tienen previsto instalar una electrolinera para carga rápida de vehículos eléctricos y se pretende suministrar electricidad a los autobuses de la EMT y al polígono industrial vecino. Para ello se llenarán las vías y los techos de las estructuras que contienen los nichos de placas fotovoltaicas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios