Elecciones generales 2019 Todo en juego en Málaga

  • Casi 1,2 millones de malagueños están llamados a las urnas hoy en una jornada llena de incógnitas y marcada por la fragmentación del voto

Alberto Garzón, Guillermo Díaz, Ignacio López y Pablo Montesinos, antes del debate en Málaga. Alberto Garzón, Guillermo Díaz, Ignacio López y Pablo Montesinos, antes del debate en Málaga.

Alberto Garzón, Guillermo Díaz, Ignacio López y Pablo Montesinos, antes del debate en Málaga. / Javier Albiñana

El país afronta hoy las elecciones generales más inciertas y, a la vez, determinantes de los últimos años. Una jornada electoral marcada por la fragmentación del voto y por el elevado porcentaje de indecisos –en torno al 40% según los sondeos– que aún en la recta final de la campaña manifestaban no saber a qué partido apoyar. En la provincia de Málaga, donde están en juego 11 diputados y cuatro senadores, están llamados a las urnas casi 1,2 millones de malagueños –unos 41.871 tendrán la oportunidad de ejercer este derecho por primera vez–. Podrán elegir entre 11 candidaturas al Congreso y 10 al Senado, pero son los cinco grandes partidos los que se disputarán los escaños. Todo está en juego en Málaga.

Después de una campaña electoral más polarizada que nunca y atípica, por coincidir con las vacaciones de Semana Santa, los malagueños encaran la cita con las urnas con cinco partidos en liza, pero solo dos bloques, al parecer, impermeables entre sí. En los comicios de junio de 2016, el PP fue la fuerza con más votos en la provincia, con cuatro escaños en el Congreso; seguida del PSOE, que obtuvo tres; Unidos Podemos y Ciudadanos, se hicieron dos cada uno.

El escenario político actual, volátil y muy fragmentado, obliga a tomar con cautela cualquier pronóstico. La principal incógnita es ver qué sucederá con Vox. El partido de Santiago Abascal apenas rascó 1.770 votos en la provincia hace tres años, pero hace menos de seis meses, en los comicios andaluces, la cifra en las urnas superó las 72.000 papeletas, dando a esta formación dos sillones en el Parlamento de Andalucía por Málaga.

Vox acude a esta cita electoral cuando sus expectativas están en la cresta de la ola. En eso coinciden tanto el Centro de Investigaciones Sociológicas, como las distintas encuestas publicadas. El último barómetro del CIS otorga dos de los 11 diputados que se eligen en Málaga a la lista encabezada por Patricia Rueda y Rubén Manso Olivar, y pronostica que los de Abascal entrarían en el Congreso con un 11,9% de respaldo en toda España, y de 29 a 37 escaños.

La irrupción de Vox deja a la derecha en Málaga más fragmentada que nunca. El PP, vencedor de los comicios de 2016 en la provincia, podría perder la mitad de sus diputados malagueños. Según el CIS, la candidatura de Pablo Montesinos bajaría de cuatro a dos o tres.

Mientras que Ciudadanos, en principio, mantendría sus dos representantes, teniendo en cuenta que las distintas encuestas indican que son sus potenciales votantes quienes más dudan entre el partido de Albert Rivera y otras opciones cercanas.

En cuanto a Unidas Podemos, aunque los trackings de la formación apuntan a una ligera recuperación desde el inicio de la campaña, las disputas internas de los últimos meses, sitúa a la confluencia de IU y Podemos en un momento difícil, con una fuga de votos en la provincia que se podría traducir en un escaño menos. Esto, a pesar de llevar como cabeza de cartel a Alberto Garzón, uno de los líderes nacionales de la confluencia. Garzón tendría garantizado su asiento en la Cámara Baja, pero lo perdería su número dos, Eva García Sempere.

A tenor de los sondeos, esta dispersión del voto de derechas convierte a los socialistas como favoritos para ganar las elecciones en Málaga, aunque solo sea aventajando por uno a sus contrincantes. El PSOE en Málaga, con Ignacio López número uno, podría mantener o incluso mejorar los datos de la cita de 2016, consiguiendo entre tres y cuatro representantes.

Estas elecciones también podrían revertir la situación en el Senado, donde ahora el PP tiene tres asientos frente a uno del partido que lidera Pedro Sánchez. No obstante, el desahogo para los socialistas es mínimo, teniendo en cuenta que todas las hipótesis vislumbran un escenario polarizado en el que los pactos serán obligatorios y ganar las elecciones no significa alcanzar el Gobierno.

Según datos oficiales de la Oficina del Censo Electoral, un total de 1.191.835 malagueños –53.452 de ellos residentes en el extranjero– están llamados a las urnas en las que son las decimocuartas elecciones generales de la democracia. De ellos, 41.871 podrán ejercer el derecho al voto por primera vez por haber cumplido 18 años.

Málaga, con 28.178 más, es la provincia andaluza que más electores gana respecto a 2016. Para garantizar la normalidad durante la jornada electoral se desplegará en la provincia de Málaga un operativo integrado por 3.382 efectivos: 1.730 agentes de la Policía Nacional, 1.431 de la Guardia Civil y 221 de la Policía Local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios