Educación

La falta de comedor escolar indigna a los padres de Málaga: “Creímos que era un bulo”

  • Educación, a través de la agencia APAE, hará contratos menores en los centros afectados por la quiebra de las empresas de cátering

Cocinas de una empresa de cátering en una imagen de archivo. Cocinas de una empresa de cátering en una imagen de archivo.

Cocinas de una empresa de cátering en una imagen de archivo. / Javier Albiñana (Málaga)

Cuando el día antes de comenzar las clases corrió la noticia de que el colegio se quedaba sin comedor, los padres no podían dar crédito. “Pensaban que era un bulo”, explica la presidenta del AMPA del colegio Clara Campoamor. “Estamos indignados, tanto los padres como el colegio”, agrega Laura y subraya que “hay familias que han tenido que pedir una reducción de jornada, es un problema muy grave para la conciliación”, indica.

La quiebra de Col-Servicol, anunciada con tan solo 48 horas de antelación, los pilló de sorpresa, aunque llevaban desde primavera intentando cambiar de empresa de catering. También les llamó la atención que el 7 de septiembre el comedor del centro siguiera cerrado y la empresa no hubiera comenzado con el trabajo de preparación del espacio, como cabía esperar.

“Queríamos un cambio pero nunca pensamos que nos fuesen a dejar tirados, tenemos a 300 niños en el comedor, la mitad del colegio, afecta a muchas familias”, señala la presidenta del AMPA y destaca que la empresa cobró el mes completo de marzo y abril sin dar el servicio.

Ante este problema, lo único que han podido poner en marcha desde la asociación de padres es el aula complementaria o de medio día. Monitores de una empresa mantendrán a los niños en sus espacios asignados de patio, en grupos de unos 10 escolares de su unidad de convivencia, para posibilitar a los progenitores una recogida flexible entre las 14:00 y las 15:00. “Solo hemos podido intentar facilitar la vida a los padres que no se pueden organizar de otra manera”, añade la presidenta del AMPA.

En el colegio Camino de San Rafael una trabajadora del comedor advirtió de la cancelación del servicio por parte de la empresa a la presidenta del AMPA, Lourdes Rico. "A dos días de abrir cómo íbamos a arreglar el problema", se queja Rico. De la noche a la mañana, las 100 plazas del comedor se quedaban sin menús. Y si a todas las familias les supone un conflicto para conciliar la cosa se agrava para los menores del Plan de Seguridad y Garantía Alimentaria (SYGA).

"Me consta que hay familias que estaban esperando que llegase el colegio para que sus hijos tuvieran un plato de comida, hay gente a la que le hace verdadera falta y se quedan verdaderamente desprotegidos", apunta la presidenta del AMPA. "Tenemos un verdadero problema, esto es un caos", agrega y señala que, además, hay tan solo cuatro monitoras para velar que se cumplan las medidas sanitarias en el salón del comedor y se respeten los grupos de convivencia. 

Este centro lleva arrastrando muchos problemas con la empresa de cátering y han sido numerosas las quejas y demandas de cambio del servicio, tanto por parte de los padres como de la dirección del centro. "El año pasado se encontraron un ciempiés en la sopa", asegura Rico que saca, al menos, la lectura positiva del cambio de servicio. Lo malo es que, mientras tanto, "hay abuelos recogiendo a niños, problemas de conciliación y escolares que pasan necesidad".

Como estos centros, otros 47 en la provincia de Málaga se han visto afectados por la quiebra técnica presentada también por Catering Perea Rojas. “Estamos consternados porque las empresas hayan esperado a 48 horas del inicio del servicio de comedor para tomar esta decisión, sin tiempo para reacción y dejando a miles de familias en la estacada”, comentan desde la Federación de Asociaciones de Madres y Padres, Fdapa.

“Esperamos que se agilicen todos los trámites en la APAE (Agencia Pública Andaluza de Educación) para solventar esta situación lo más urgentemente posible”, agregan. Aunque desde la Delegación de Educación estiman que la situación se puede alargar unas dos semanas.

En la APAE se está trabajando para poner en marcha contratos menores mientras se resuelven las licitaciones que tienen un plazo mayor. El objetivo, comentan desde la agencia, es que vuelva el servicio de comedor “lo antes posible”. “Tenemos en marcha una licitación que se publicó a finales de junio y que esperamnos que está adjudicada a mediados de octubre”, explican desde la Agencia.

Pero para que las familias no tengan que esperar tanto se habilitan estas contrataciones menores por un importe limitado. “Vamos a intentar que en dos semanas estén comiendo ya en sus centros, pero no es algo que se pueda hacer de un día para otro, también tiene su tramitación”, indican desde APAE.

Contarán con empresas del sector que estén interesadas en coger este servicio y lo hagan con las medidas sanitarias establecidas para los servicios complementarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios