Málaga

Varios fondos de inversión formalizan su interés por los terrenos de Repsol en Málaga

  • El Ayuntamiento confirma que algunos de estos grupos han presentado "una carta de intenciones" sobre sus aprovechamientos

Vista de los terrenos de Repsol. Vista de los terrenos de Repsol.

Vista de los terrenos de Repsol. / Javier Albiñana

Los fondos de inversión internacional empiezan a formalizar su interés por los antiguos suelos de Repsol. Tras varios años en los que han sido numerosas las consultas recibidas por el Ayuntamiento de Málaga sobre este sector, ahora las conversaciones toman una nueva dimensión, ya que varios de estos postores han presentado incluso ante la Gerencia de Urbanismo documentos expresando un interés cierto por hacerse con sus aprovechamientos.

Así lo confirmó a este periódico el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, quien valoró los contactos mantenidos hasta la fecha con los grupos interesados. El edil apuntó como elemento clave que varios de estos actores "han presentado una carta de intenciones". "Es interesante, estamos empezando a hablar", dijo el edil, quien valoró el que la entrega de ese documento otorga a esas conversaciones un rango superior.

López precisó que por el momento no se está hablando de dinero. "Ahora contestaremos a esas solicitudes, emplazándoles a mantener una serie de reuniones, con un orden del día; lo que queremos es darle oficialidad al pre de la subasta pública", detalló. ¿Implica esto que la convocatoria de la subasta será inmediata? No lo parece. El concejal confirmó, en este sentido, que ello dependerá muy mucho de las propuestas económicas que se pongan sobre la mesa.

Actualmente, el Ayuntamiento no dispone de una valoración actualizada sobre sus aprovechamientos. Tomando como referencia los datos que Urbanismo manejaba en 2018, tal y como quedaba recogido en el registro de muebles e inmuebles de los que es propietario el Ayuntamiento, una primera estimación sitúa en unos 101 millones de euros el valor de las 40 fincas asignadas al patrimonio municipal de suelo (PMS).

De esta suma, unos 85 millones se corresponden con siete solares sobre los que, potencialmente, se podrán levantar las torres de uso residencial y comercial. En este espacio, al Ayuntamiento le corresponde, según el proyecto de reparcelación, derechos para la construcción de 502 viviendas de renta libre, dos pastillas de uso terciario, con una edificabilidad total de 25.244 metros cuadrados y cuatro de equipamientos público.

A esta hay que agregar derechos para 400 viviendas de protección oficial (VPO), derechos que no formarían parte de una futura venta de los terrenos dado que ya fueron utilizados en el proceso de compra de parte de los terrenos de Arraijanal.

Infografía del futuro parque en Repsol. Infografía del futuro parque en Repsol.

Infografía del futuro parque en Repsol.

Todos estos aprovechamientos forman parte de una tarta más amplia, de la que también es partícipe el bautizado como banco malo, la Sareb, copropietario de la parcela. En global, el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) vigente permite algo más de 177.000 metros de techo edificable. De ellos, 93.212 metros son de uso residencial libre; 39.948 metros de VPO, y apenas 44.387 de uso terciario y empresarial.

Un esquema que en los últimos meses han sido objeto de reflexión por parte del alcalde, Francisco de la Torre, quien puso sobre la mesa la posibilidad de incrementar sustancialmente los aprovechamientos destinados a la instalación de oficinas, buscando con ello conformar la que podría ser la city empresarial de la ciudad. Una fórmula que, por lo que se sabe, de momento no se ha materializado.

Tras una espera de varios años, los movimientos en torno a Repsol se han acentuado. No sólo en la vertiente de los inversores interesados en hacerse con el sector. De hecho, los dos propietarios del solar han impulsado y aprobado inicialmente el proyecto de urbanización del sector, que incluye como elemento principal un parque de unos 65.000 metros cuadrados. De acuerdo con las previsiones manejadas, esta gran zona verde podría ser una realidad a finales de 2022 o principios de 2023. La inversión de esta fase de la actuación se calcula en 23,7 millones de euros.

El futuro parque contará con 750 árboles, con 60 especies arbóreas y arbustivas, una zona de árboles frutales, un jardín floral, un lago en el centro del parque rodeado de colinas, dos parques caninos, dos zonas de juegos infantiles, una zona deportiva, varias plazas, cafetería y un anfiteatro al aire libre con capacidad de hasta 750 personas. La actuación incluye un aparcamiento subterráneo de cuatro plantas de sótano con 687 plazas y una superficie de 21.000 metros cuadrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios