Málaga

Los hosteleros de Málaga advierten de que "la situación es muy crítica" y lamentan el cierre sin ayudas

Imagen de la Plaza Uncibay desierta, sin actividad hostelera como consecuencia del coronavirus. Imagen de la Plaza Uncibay desierta, sin actividad hostelera como consecuencia del coronavirus.

Imagen de la Plaza Uncibay desierta, sin actividad hostelera como consecuencia del coronavirus. / Javier Albiñana

Los hosteleros de Málaga han reaccionado con preocupación tras saber este lunes que la capital se suma a los ya numerosos municipios de la provincia que tienen que cerrar toda su actividad no esencial, incluidos bares y restaurantes. Desde la Asociación de Hosteleros (Mahos) advierten de que "la situación es muy crítica" y ven el "cierre obligado" por la Junta de Andalucía como "una muestra más del maltrato y abandono que sufre el sector por parte de las instituciones públicas".

Por ese motivo, Mahos ha asegurado en un comunicado que preparan acciones judiciales "para reparar el perjuicio económico y de imagen que sufre desde hace casi un año". Asimismo, los hosteleros han criticado que las nuevas decisiones se toman en contra de los datos que maneja el Gobierno central, que según señala Mahos, establecen un índice de contagios mínimo (inferior al 3%) en los establecimientos hosteleros y una dominancia de las reuniones privadas y familiares del 80%.

Ante esta realidad, la hostelería denuncia "indefensión" por ser un sector que aplica unas estrictas medidas sanitarias, de higiene y de aforo desde el inicio de la pandemia; y sin embargo "no encuentra la protección económica y de imagen entre las instituciones".

El presidente de Mahos, Javier Frutos, ha lamentado que el cierre decretado por la Junta de Andalucía al superar Málaga capital, como otros tantos municipios de la provincia, la tasa de 1.000 contagios de Covid por cada 100.000 habitantes "no se puede llevar a cabo sin compensaciones económicas que protejan a empresarios y trabajadores ante un escenario de imposibilidad de trabajar".

"Este cierre impuesto es igualmente responsabilidad del Gobierno de España, por desentenderse de la gestión de la pandemia y delegar toda decisión en las comunidades autónomas, como de la Junta de Andalucía, por establecer un cierre arbitrario a un sector que sigue demostrando que es seguro y que no es responsable de los contagios", ha añadido.

Ha asegurado, además, que la hostelería "ofrece seguridad y está convencida de que la regulación horaria y de aforos que ya ha aplicado en su manera de trabajar --y que ha supuesto un importante recorte de su rentabilidad y de su capacidad para mantener empleo-- ha demostrado que mantiene a raya los contagios".

Así, Mahos plantea a la Junta de Andalucía, cuando tenga lugar la reapertura, establecer un sistema de registro de clientes que permita hacer una trazabilidad, y "también como demostración de que la hostelería no es responsable de contagios". También considera que la vacunación "es absolutamente primordial porque es el único modo de remontar la crisis y poder trabajar con normalidad".

Por ello, una vez completados los grupos de riesgo, la hostelería se ofrece a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía para ser un sector prioritario en la vacunación, por tener prácticamente al cien por cien de sus trabajadores de cara al público y por ser "un motor económico imprescindible para salir de la crisis". Además, también ofrece los locales que se consideren adecuados para incrementar los ritmos de vacunación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios