Ideas para el futuro destino del edificio de Correos en Málaga Carta abierta para Correos

  • Representantes sociales, empresariales y políticos analizan los posibles usos futuros del edificio

  • La Junta quiere activar su subasta antes de finales de año

Vista del edificio de Correos. Vista del edificio de Correos.

Vista del edificio de Correos. / Javier Albiñana

La puesta en el escaparate del antiguo edificio de Correos abre de par en par el debate sobre el futuro de un inmueble que, pese a su juventud, es referente visual de los que habitan la capital. ¿Hotel? ¿Oficinas? ¿Uso administrativo? Interrogantes que se recuperan cuando su propietario, la Junta de Andalucía, confirma la intención firme de ponerlo en subasta antes de que acabe el año.

A la espera de que se conozcan los detalles de las condiciones que disponga la Administración regional, Málaga Hoy ha querido conocer el punto de vista de algunas de las voces más autorizadas de la sociedad civil e institucional de la ciudad. Las respuesta recibidas no permiten extraer un denominador común respecto al destino posible, pero sí confirman la percepción de que es necesario actuar para que la antigua sede de Correos vuelva a la vida.

"Cualquier uso es bueno; el empaque se lo da la arquitectura", señala el decano del Colegio de Arquitectos, Francisco Sarabia, quien da validez a las dos posibles usos que en los últimos años se vienen vinculando al edificio: el hotelero y el de oficina. Dos posibilidades que, requieren inevitablemente, una tramitación urbanística prolija en el tiempo. Esto hace pensar, de acuerdo con los propios apuntes dados desde la Administración regional, que el procedimiento de enajenación se haga con sus condiciones actuales, es decir, con la calificación de equipamiento.

Para el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, Luis Callejón, la finalidad de cualquier proceso debe ser el de recuperar el inmueble. "Cualquier inversión que pueda generar riqueza y no verlo vacío y abandonado; eso sería muy positivo", expuso.

Una línea de pensamiento tiende a pensar en esta construcción, que fue levantada en 1980 en plena Avenida de Andalucía, como futuro emplazamiento de empresas. "Sería bueno para la ciudad que se potencien los usos empresariales; es un uso que daría más estabilidad que lo supone el sector turístico", argumentó el secretario general de Comisiones Obreras, Fernando Muñoz.

Comparte su visión Juan Manuel Rosillo, presidente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Málaga. "La opción de apostar porque pueda ser un gran centro empresarial, ofreciendo oficinas y espacios coworking con las últimas tecnologías en telecomunicaciones complementaría perfectamente los servicios que Málaga ofrece; todo ello favorecido por las magníficas infraestructuras de transporte con las que cuenta la ciudad", expuso.

El presidente del Puerto, Carlos Rubio, por su parte, reclama que dada la ubicación y "singularidad" el proyecto que se lleve a cabo "debe ser de mucha calidad". A su juicio, tanto el uso hotelero como el terciario son adecuados para el inmueble.

Otra interpretación permitiría mantener intacta la actual calificación. "Es un edificio administrativo que debería mantener sus usos y ser utilizado por las instituciones públicas”, dice el director del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), Felipe Romera, quien no desdeña, no obstante, la idea de que sea empleado para albergar oficinas de empresas tecnológicas.

Una lectura parecida hace José Manuel Cabra de Luna, presidente de la Academia de Bellas Artes de San Telmo, para quien "el lugar tiene la suficiente entidad arquitectónica y ciudadana como para que se dedique a espacio administrativo". "No se entiende que haya que ir alquilando por ahí teniendo ese gran edificio”, señala, al tiempo que añade que sería un continente perfecto como sede “de una gran firma, con lo eso supondría para Málaga". "No hablo de oficinas de cien metros sino de una cosa con entidad; sería un sitio magnífico si Málaga fuese capaz de, con motivo del Brexit, atraer algún organismo europeo", apostilló.

En el plano político, la diversidad es común. Si el alcalde, Francisco de la Torre, se ha pronunciado en la última semana tanto a favor del uso hotelero como del de oficinas, el presidente de la Diputación provincial, Francisco Salado, va en la misma línea. "Cualquier uso productivo sería bueno para la ciudad", defendió.

El papel de la institución supramunicipal en el presente de Correos es relevante toda vez que mantiene sobre el mismo un embargo por algo más de 2 millones de euros, correspondiente a parte de la deuda que la Junta de Andalucía tiene con los municipios de la provincia. Todo hace indicar, no obstante, a tenor de los pronunciamientos de los responsables autonómicos, que el débito será cancelado en el corto plazo.

El secretario general del PSOE, José Luis Ruiz Espejo, quien hasta hace unos meses asumía el papel de delegado del Gobierno andaluz en Málaga, aboga porque Correos acoja "una actividad productiva de interés para la ciudad, que podría ser el de oficinas o el de hotel; y en última opción podría seguir siendo sede administrativa".

17.000 metros cuadrados edificados. Esta es la dimensión de un inmueble que, más allá del valor arquitectónico, se ha convertido en referente de la capital de la Costa del Sol. Correos fue entregado en pago de la denominada deuda histórica por el Gobierno central a la Junta hace ahora nueve años. En aquel entonces fue valorado en 30 millones de euros, una suma que poco tiene que ver con la realidad actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios