La librería Proteo reabre sus puertas nueve meses después del incendio

Su director, Jesús Otaola, destaca "la ilusión y los nervios" de sus compañeros, y agradece a todos los lectores el apoyo

Lectores comprando en la sede oficial de Proteo.
Lectores comprando en la sede oficial de Proteo. / Javier Albiñana

25 de febrero 2022 - 17:41

Hace menos de dos semanas que este periódico visitaba la librería más longeva de la capital malagueña, Proteo Prometeo. Cajas y libros amontonados sin colocar invadían las cuatro plantas de este edificio, que hace nueve meses sufrió un devastador incendio que acabó con cerca de 100.000 ejemplares.

Este viernes, el local provisional de calle Álamos –que había concedido el Ayuntamiento– ha cerrado definitivamente sus puertas para dar paso a la reapertura del establecimiento oficial, el ubicado en el número 3 de la calle Puerta Buenaventura. Y es que ni rastro queda de aquel desorden propio de una rehabilitación. ¡Ni yo me lo creo!, manifiesta emocionado su director, Jesús Otaola. Explica que aún “quedan cosas por hacer” y “estanterías que rellenar”, pero estima que la librería ha abierto sus puertas con más de 50.000 ejemplares, “no los he contado pero tengo muy buen ojo”, bromea.

En este primer día de vuelta a la normalidad, el librero confiesa que lo que más le ha impresionado ha sido “la ilusión y los nervios” de sus compañeros. “El que menos tiempo lleva trabajando aquí suma unos 30 años y parece que era su primer día”, señala. Asimismo, ha destacado “el calor” de los lectores. “Todos los clientes que han entrado por la puerta han vuelto a su casa”, ha explicado Otaola.

Y es que muchos de ellos, que se encontraban ojeando páginas de estos libros recién llegados a Proteo, “abrieron su ficha de apertura con nosotros el mismo año que abrimos –en 1969–y otros tienen carnés de socios que ya van por la tercera generación”, ha contado Otaola.

Una clienta en la reapertura de Proteo nueve meses después del incendio.
Una clienta en la reapertura de Proteo nueve meses después del incendio. / Javier Albiñana

Así lo ha confirmado Juan Antonio Sánchez, lector y escritor de dos libros. “Yo llevo con cuenta abierta desde el año 70”, relata. Precisamente por ser de los clientes más antiguos de la librería, cuenta que mantiene una relación de amistad con el actual director y trabajadores, de la misma manera que la tenía con su fundador, Paco Puche. Aunque asegura que hubiera sufrido “un gran disgusto si hubiera visto arder la obra de toda su vida”, está convencido de que el librero “se habría llevado una alegría al ver hoy abierto su negocio y como si no hubiera ocurrido nada”.

A pesar de la tragedia, Sánchez cree que este suceso “ha tenido un efecto muy interesante”, ya que ha unido“aún más si cabe” a los clientes más fieles, a “los de toda la vida”. Asegura que se siente muy “agradecido” por todos los servicios que le han prestado durante 50 años y por la distribución que han hecho de sus libros –uno de género infantil y otro sobre la Academia de Don Manuel Valle, un centro académico situado en Vélez-Málaga–.

Otra de las lectoras habituales, con 30 años de antigüedad, cuenta que acogió “con mucha tristeza la noticia del incendio”. A su juicio, es la librería “de referencia” de la capital malagueña. Aficionada a la ciencia y a la filosofía, afirma que todo esto tiempo ha estado comprando en el local de calle Álamos.

El interior de la renovada librería Proteo.
El interior de la renovada librería Proteo. / Javier Albiñana

Por su parte, Jaris Briongos –envuelto en un libro de historia sobre la “desbandá”– recuerda que desde que tiene uso de razón asistía a esta librería junto a su madre y sus tías. “Somos de Mijas y siempre que veníamos a Málaga nos servía de excusa para pasarnos por aquí”. Confiesa que hoy han venido porque tenían que hacer otros asuntos en la capital y “por casualidades de la vida” ha coincidido con la reapertura. “Un incendio siempre es traumático, así que ver como se ha recuperado esto tan rápido como si no hubiera pasado nada es una alegría enorme”, manifiesta.

Jesús Otaola no cesa de reconocer el mérito que han tenido los clientes en la rehabilitación. Apunta que aparte del trabajo y esfuerzo de todo el equipo, “esto no se consigue solo”. Y es que las pérdidas que han contabilizado ascienden a los dos millones de euros, y en torno al millón y medio el que han tenido que invertir en la restauración del edificio. “Por muchas ganas que tengamos si en algún momento las cuentas no salen, tendremos que echar el cierre”, advierte. Mientras tanto, asegura que “hay que defenderse de la economía, de la sociedad y de los malos tiempos que hay para la lírica”.

El 25 de febrero de 2022 va a quedar grabado en la historia de Proteo Prometeo, porque –además de la reapertura–, la librería ha sido galardonada con las banderas de Andalucía que otorga la Junta con motivo del 28F. El premio ha sido entregado en la categoría de las Ciencias Sociales y las Letras por su larga trayectoria, más de medio siglo, contribuyendo a la divulgación de la cultura y la promoción de la lectura y la escritura en Málaga.

Lo último