La sanidad pública malagueña necesita el doble de enfermeras para alcanzar lo que recomienda la OMS

La morbimortalidad por cada paciente que supera la ratio avalada se incrementa en un 7%

Profesionales sanitarios se movilizan
Profesionales sanitarios se movilizan a las puertas del Hospital Regional. / Javier Albiñana
María José Díaz Alcalá

22 de febrero 2022 - 11:54

MÁLAGA/La sanidad pública cuenta con unas 3.700 enfermeras en la provincia malagueña. Una cifra que debería duplicarse para acercarse a las que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) y así garantizar la seguridad de los pacientes, según explica el sindicato de Enfermería (Satse).

Estas carencias han llevado a Satse a iniciar movilizaciones. Enfermeras y fisioterapeutas se han concentrado este martes a las puertas del Hospital Regional Universitario de la capital para denunciar que estos centros sanitarios “se encuentran enfermos por el grave deterioro, abandono y precariedad” que sufre la Atención Especializada. Los profesionales sanitarios exigen soluciones que mejoren la atención y los cuidados que se presta a los pacientes.

El secretario provincial de Satse, Juan José Sánchez, apunta que la ratio en la provincia se sitúa, en la actualidad, entre quince y veinte pacientes por enfermera; mientras que los estudios avalan un máximo de ocho enfermos por profesional. Además, asegura que estas cifras se pueden ver incrementadas en los turnos de noche, lo que aumenta el riesgo de complicaciones en los pacientes, pues señala que -según estudios- por cada enfermero que supera la ratio recomendada la morbimortalidad –la mortalidad causada por enfermedad– se incrementa en un 7%.

Para atajar este problema, piden el desbloqueo de la tramitación de la Ley de Seguridad del Paciente, que establece las ratios enfermera-paciente. Sánchez critica que la norma fue tomada en 2020 y en 2021 la Mesa del Congreso ha ido presentando nuevas prórrogas para la presentación de enmiendas, por lo que “no se ha avanzado nada”.

Además, el sindicato denuncia -entre otros problemas- el aumento de las listas de espera para pruebas, consultas e intervenciones, las situaciones de colapso en servicios como Urgencias y el déficit de recursos y profesionales.

Asimismo, reclaman que se tenga en cuenta la penosidad del trabajo de las enfermeras -de la misma manera que se hace con policías y bomberos- para posibilitar la jubilación anticipada voluntaria de estos profesionales sanitarios.

Esta es sola la primera de las movilizaciones, pues el 10 de marzo tienen previsto hacerlo por la Atención Primaria. Y es que la situación de inestabilidad de la sanidad pública no es ninguna novedad. El pasado sábado, más de 5.000 personas -según informaron CCOO y UGT, los sindicatos que convocaron la movilización- también se manifestaron en Málaga “por una sanidad pública de calidad en Andalucía”.

“Después de dos años en los que nos estuvieron aplaudiendo y haciendo homenajes, las administraciones y los partidos políticos no han hecho nada para mejorar la sanidad pública”, ha manifestado el secretario provincial de Satse.

Lo último