Sucesos

Muerde a un policía local fuera de servicio que lo reducía tras agredir a unos operarios en Málaga

  • Otros tres agentes de Córdoba que salían de un congreso de SIP-AN colaboraron en la detención

  • El presunto autor había atacado también a un repartidor, que se refugió en una óptica de calle Hilera

Los mordiscos que sufrió el policía local fuera de servicio Los mordiscos que sufrió el policía local fuera de servicio

Los mordiscos que sufrió el policía local fuera de servicio

Seis y media de la tarde de ayer. Calle Hilera. Un repartidor se refugia en una óptica tras ser agredido por un hombre corpulento nacido en Guinea. Los responsables del local llegan a cerrar las puertas para evitar que la situación vaya a mayores. Pese a los intentos reiterados del individuo por acceder, éste acaba desistiendo y se marcha en dirección al Puente de la Esperanza. Allí persiste, supuestamente, y mantiene una actitud violenta. Se enzarza con varios transeúntes con los que se cruza y llega a propinarles, sin motivo aparente, puñetazos. Después, golpea algunos de los escaparates y parte del mobiliario de la zona, según el relato aportado por testigos.

Un policía local fuera de servicio, que se encontraba junto a su mujer y sus dos hijos pequeños esperando el autobús, es testigo de la escena y avisa a la Sala del 092 de la Policía Local de Málaga. Mientras tanto, comienza un seguimiento, sigiloso, para darle captura. El individuo, de 24 años y considerable estatura, no depone su actitud y, esta vez, se muestra especialmente agresivo con unos operarios de grúas, a los que también ataca. La actuación del efectivo es clave para frenar al individuo. La escena se desarrolla en la puerta de la Iglesia de la Esperanza.

El agente se identifica como policía local y, cuando trata de reducirlo, es golpeado. El presunto autor le propina varios mordiscos en el pecho y en un brazo, llegando a caer al suelo tanto ellos como los trabajadores de la grúa municipal, indicaron fuentes policiales.

Entonces entran en escena tres agentes locales de Córdoba que se encontraban en las inmediaciones del Hotel NH, donde el Sindicato Independiente de Policía de Andalucía (SIP-AN) había celebrado su X Congreso Autonómico, en el que volvieron a reclamar que su trabajo sea declarado profesión de riesgo. Los agentes, delegados de la organización sindical en la capital cordobesa, colaboraron en la detención del agresor, al que tuvieron que inmovilizar. Hasta el lugar también se desplazaron varias unidades uniformadas de la Policía Local y una de paisano, el Grupo de Investigación y Protección (GIP). 

El arrestado siguió mostrándose violento y fue trasladado al Hospital Civil para una valoración psiquiátrica. También el policía precisó atención sanitaria en un centro hospitalario dada las mordeduras que había sufrido.

Durante el foro del SIP-AN, al que acudieron un centenar de policías locales, expusieron en un debate que actualmente la suya no se considera profesión de riesgo, pese a enfrentarse "todos los días" a situaciones como la registrada en calle Hilera o de mayor calado. Asimismo, los agentes denunciaron la "exclusión" a la que consideran estar sometidos y destacaron la "merma" que han sufrido en la pensión económica que les queda (55% de la base de cotización) como consecuencia del ejercicio de sus funciones al derivarle una incapacidad permanente que les ha conllevado una jubilación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios