Málaga

Seis municipios de Málaga, además de la capital, se suman al cierre de la actividad no esencial

Una trabajadora recoge la terraza de un establecimiento de hostelería de Málaga capital. Una trabajadora recoge la terraza de un establecimiento de hostelería de Málaga capital.

Una trabajadora recoge la terraza de un establecimiento de hostelería de Málaga capital. / Javier Albiñana

El cambio más notable está en el cierre de toda la actividad esencial de Málaga capital, pero no es la provincia en sumarse a la ya larga lista de localidades afectadas por las restricciones más duras con las que la Junta de Andalucía trata de frenar la expansión del coronavirus. Hay, además, otros seis municipios de la provincia en los que se ordena el cierre de la hostelería y los comercios.

Son Casares, Ojén, Cortes de la Frontera, Genalguacil, Benaoján y Jubrique. Estos dos últimos ni siquiera tenían aplicado el cierre perimetral, pues el jueves pasado -último día en el que se revisaron los datos-, no alcanzaban ni los 500 casos por cada 100.000 habitantes. Este lunes, superaban la tasa de los 1.000 positivos. Cabe recordar que Benaoján ya anunció antes del fin de semana el cierre voluntario de su hostelería como medida para tratar de poner a raya al virus. 

En concreto, son 39 los municipios de Málaga con la actividad no esencial cerrada: Alameda, Alfarnate, Alfarnatejo, Algatocín, Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almargen, Álora, Ardales, Arriate, Benamocarra, Benaoján, Benarrabá, Cartajima, Casabermeja, Cañete la Real, Casares, Cortes de la Frontera, Coín, Cútar, El Borge, Estepona, Faraján, Genalguacil, Igualeja, Jubrique, Málaga capital, Manilva, Marbella, Moclinejo, Mollina, Ojén, Pizarra, Ronda, Teba, Tolox, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco y Vélez-Málaga.

Además de estos, hay otros 35 cerrados perimetralmente. Es decir, no se puede entrar ni salir de ellos, aunque sí mantienen abiertos bares, restaurantes y comercios. A este grupo se unen dos tras la última actualización. Se trata de Cómpeta, con una tasa de 529,4 y 21 contagios en los últimos 14 días; y Guaro, que tiene una tasa de 526,3 y 12 positivos en dos semanas.

Hay que aclarar que hay localidades que pese a haber bajado su incidencia en los últimos días, deberán mantener las restricciones al no haber cumplido los 14 días exigidos. Es el caso Mollina, Villanueva del Rosario, Monda y Tolox, cuyas tasas han descendido de los 1.000 casos, pero donde todavía se debe mantener el cierre de bares y comercios. Por la misma razón, Archidona, que está por debajo de los 500 de incidencia, seguirá con cierre perimetral.

De otro lado, solo hay dos municipios en los que se rebajan las restricciones a partir de este miércoles: Alozaina y Carratraca. Se unen a Sayalonga, Salares y Canillas de Albaida. Curioso es el caso de Gaucín, que tras salir de la lista tendrá que volver a cerrarse desde este miércoles tras subir de nuevo la incidencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios