Contenido Patrocinado

El negocio de invertir en fincas rústicas

El negocio de invertir en fincas rústicas El negocio de invertir en fincas rústicas

El negocio de invertir en fincas rústicas

Adquirir una finca rústica puede ser una buena opción para quienes buscan un lugar de recreo donde disfrutar de unos fines de semana o de temporadas más largas en un entorno natural, pero también supone una magnífica inversión, rentable y segura.

La compraventa de fincas rústicas vive un momento de gran crecimiento desde hace años. Ya en los tiempos de la Gran Recesión que dio comienzo en 2008, las fincas rústicas supusieron un buen refugio para la inversión inmobiliaria, con unos precios que no se vieron apenas perjudicados por aquella tremenda crisis económica.

La nueva crisis provocada por la pandemia de coronavirus que nos asola vuelve a poner en relieve el valor refugio de este tipo de fincas.

Razones para invertir en fincas rústicas en el momento actual

Más allá de la crisis pandémica, existen numerosos motivos para apostar por la compra de fincas rústicas en esta segunda década del siglo XXI.

El comportamiento de los mercados

Las fincas rústicas suelen mantener un comportamiento estable en todo momento, por lo que no existen serios riesgos de devaluación en ninguna circunstancia.

Posibilidad de dedicar la finca rústica a diferentes usos

Las posibilidades de sacar rendimientos a una finca rústica son muchas, y van desde explotaciones ganaderas y agrícolas (viñedos, olivares, frutales...) hasta la construcción de alojamientos turísticos, campings o centros de turismo activos, dependiendo de cuál sea la normativa del municipio en el que se encuentre.

Aspectos a tener en cuenta cuando se compra una finca rústica

La rentabilidad de una finca rústica viene determinada por el uso que se le quiera dar, su localización, los servicios disponibles y ciertas cuestiones legales y fiscales.

Uso de la finca rústica

Sea cual sea el uso que se quiera dar a la finca, es fundamental conocer en profundidad la normativa del territorio en la que se ubique. Dependiendo de esta, el inversionista podrá saber si es posible instalar un tipo u otro de negocio.

Si el objetivo es simplemente el descanso, el comprador debe saber si es posible la instalación de algún tipo de construcción de pequeño tamaño o de alguna casa móvil o prefabricada.

Localización y servicios

Es importante elegir una finca rústica cuya situación permita un buen acceso, especialmente si se le quiere dar un uso intensivo. En cuanto a los servicios, siempre será más conveniente adquirir la finca en zonas que permitan accesos a agua, luz e, incluso, internet.

Cuestiones legales y fiscales

Antes de adquirir una finca rústica se recomienda comprobar que cumple con la legalidad, si se encuentra en un terreno protegido, si cuenta con cargas fiscales, etc. Es el mejor modo de no encontrarse con sorpresas desagradables una vez se haya firmado el contrato de compraventa.

Fincas rústicas en Málaga, la mejor inversión en la actualidad

Si bien el mercado inmobiliario está experimentando una continua expansión en todo el territorio nacional, son las fincas rústicas en Málaga las que suponen una mejor inversión a día de hoy, tanto en terrenos para la explotación agraria, ganadera o turística como para el recreo.

Las comarcas de La Axarquía y Antequera se han convertido en referentes nacionales para quienes desean invertir en este sector por su diversificación e innovación agrícola.

Dentro de las explotaciones agrícolas destacan los olivares, mientras que en el sector ganadero, de una importancia algo menor, sobresalen las explotaciones intensivas de porcino y agricultura, y las extensivas de caprino.

Si quieres apostar por las fincas rústicas debes tener en cuenta una serie de factores para que la elección sea un éxito. Por ese motivo es importante utilizar los servicios de profesionales cualificados del sector que te asesoren en todas las fases del proceso de compraventa.