Málaga

Los nuevos límites del aeropuerto de Málaga afectan "de manera desastrosa” a los desarrollos de la Universidad

  • El rector de la institución confirma que hace casi "inviable" el Parque Científico Empresarial y la zona de nuevas residencias

Vista del campus de la Universidad de Málaga. Vista del campus de la Universidad de Málaga.

Vista del campus de la Universidad de Málaga. / Javier Albiñana

La decisión de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) de actualizar las sevidumbres del aeropuerto Málaga-Costa del Sol sigue generando reacciones contrarias. A las contundentes respuestas ya conocidas del Ayuntamiento de la capital y del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), como dos de los potenciales damnificados por los nuevos límites que conllevará esta medida, se suma ahora la Universidad de Málaga.

Tras analizar los documentos oficiales en los que se determinan las alturas que pasarán a estar permitidas en los entornos del aeródromo malagueño, con especial incidencia sobre los espacios pendientes de desarrollar, la reacción de la UMA es contundente. "El plan afectaría de manera desastrosa a la planificación de espacios prevista para el campus”, afirma el rector de la institución, José Ángel Narváez.

La afectación estudiada se dejaría sentir, en el supuesto de que el proyecto del organismo estatal siga adelante en sus actuales condiciones, de manera especial sobre el proyectado Parque Científico Empresarial, en el que participa también el PTA, así como en los terrenos de la ampliación sobre los que se contempla la construcción de nuevas residencias universitarias y diferentes Institutos de Investigación.

"No solo es que se verían afectados y perjudicaría el desarrollo conforme a lo planeado, sino que muchos directamente no podrían construirse", sentencia el máximo representante de la institución académica. De manera precisa, las parcelas en las que la incidencia es mayor tienen una superficie próxima de 67.000 metros cuadrados, estando contemplada la construcción sobre los mismos de una decena de edificios.

Si bien desde la UMA admitieron que no todas las pastillas se ven afectadas por igual por estas limitaciones en altura, sí han señalado que "hay muchas donde la altura máxima está por debajo de tres metros". Incluso, han precisado que en la parte donde se prevé la ejecución de las residencias "hay algunas zonas donde la altura máxima es de un metro". "Es decir, en la mayor parte del Parque Científico Empresarial y de las residencias es inviable construir nada", subrayaron.

En este escenario adverso, el rector ha confirmado que la UMA está preparando las alegaciones pertinentes para su presentación. Hay que recordar que la propuesta de nuevas servidumbres diseñada por Aena fue publicada el pasado 29 de septiembre, momento en que se abrió un periodo de información pública que sigue vigente al objeto de que los documentos sean sometidos a sugerencias por parte de los afectados.

Un camino en el que ya se sabe no va a estar solo. De hecho, el propio Ayuntamiento está encabezando la creación de una especie de frente común tanto con la UMA, el PTA y la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Málaga para formular alegaciones en la misma línea argumental. 

A la espera de que se dé a conocer el detalle sobre la envergadura de la afectación de las nuevas servidumbres sobre los desarrollos urbanísticos de la capital, sí se sabe que es particularmente severo sobre suelos de Campanillas, Churriana y Teatinos. Puntos de la geografía municipal en los que, según los datos del Consistorio, no se podrían llegar a levantar edificaciones de más de tres metros de altura.

La previsión, según dio a conocer el concejal de Ordenación del Territorio de Málaga, Raúl López, tras reunirse con los responsables de Aena y Aviación Civil es que los nuevos límites no incidan sobre los suelos con los trámites urbanísticos ya aprobados. Pero sí sobre los que tienen aún pendientes esa planificación. En ese supuesto se encuentran muchos terrenos de la capital, incluidos algunos sobre los que se contempla desde hace más de una década grandes actuaciones como Térmica, donde los promotores han rebajado las alturas de los edificios contemplados; Nereo, y Camino de San Rafael, entre otros. En estos últimos casos, de prosperar el documento estatal, las torres dibujadas en origen tendrán que ser seriamente recortadas.

Hay que recordar que aunque el aeródromo se encuentra emplazado en Málaga, su afección se deja sentir sobre otros municipios cercanos: Alhaurín de la Torre, Alhaurín el Grande, Almogía, Álora, Antequera, Ardales, Benalmádena, Campillos, Carratraca, Cártama, Casarabonela, Coín, Pizarra, Torremolinos y Valle de Abdalajís.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios