Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

El padre de Julen tras la condena al dueño de la finca: "Satisfecho nunca voy a quedar"

  • El propietario de los terrenos siente "alivio", insiste en que "todo fue un accidente" y que la "condena" la "llevará de por vida"

Los padres de Julen tras conocer la sentencia Los padres de Julen tras conocer la sentencia

Los padres de Julen tras conocer la sentencia / Javier Albiñana

"Satisfecho nunca voy a quedar". Con estas palabras se pronunció José Roselló, el padre del pequeño Julen, sobre la sentencia que ha condenado a David Serrano, el dueño de la finca de Totalán en la que se produjo el fatal accidente en enero del año pasado. El progenitor quiso agradecer ante los numerosos medios de comunicación que se agolpaban a las puertas de la Ciudad de la Justicia el "apoyo y respeto" que, según considera, se ha tenido con ellos. 

La misma petición hizo el propietario de los terrenos, quien reconoció el "alivio" que siente tras conocer la resolución judicial, en la que queda suspendida la pena de cárcel a la que ha sido condenado. Pese a haberse quitado una carga "muy grande", admitió que la "condena" la va "llevar de por vida" consigo. Ahora, tratará de afrontar su futuro "de la mejor manera posible", pero "no es fácil llevar en la espalda" la muerte del niño, que cayó a un pozo de más de 100 metros de profundidad. "Todo fue un accidente", insistió Serrano. Y a renglón seguido precisó que durante la negociación con los padres para alcanzar un acuerdo "las partes no han estado muy alejadas". "Jamás he querido que a ese niño le pasara nada", ha aseverado.

En cuanto al pago de las indemnizaciones -180.000 euros para los padres de Julen- y unos 670.000 a favor de la Junta de Andalucía por el coste que supuso el rescate, uno de sus representantes legales, Juan Marín, advirtió que es "muchísimo dinero" y que se trata de una cantidad "que ni en varias vidas podría pagar". Según el abogado, el único acusado en el caso, condenado por homicidio imprudente grave, solo tiene capacidad para abonar 50 euros mensuales y, "si tiene mejor fortuna, pagará lo que pueda". 

El letrado se mostró satisfecho con la suspensión del juicio tras el acuerdo entre ambas partes porque así se ha evitado una "dolorosa" vista oral para todos los implicados. "Era inviable para nosotros y hemos empleado esfuerzos para cerrar esto", ha resaltado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios