Municipal

El plan antirruido del Ayuntamiento de Málaga para el Centro queda abocado a después de las municipales

  • Del Río ya admite que "difícilmente" podrá aplicarse en lo que resta de mandato, ante la necesidad de responder a las alegaciones

Un vecino mide el ruido en su calle. Un vecino mide el ruido en su calle.

Un vecino mide el ruido en su calle.

La declaración de 98 calles del Centro histórico y de tres vías de El Romeral como Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) queda abocado a un nuevo retraso en su aplicación. Y pendiente del resultado de las elecciones municipales y del juego de alianzas que, con toda probabilidad, será necesario para conformar gobierno tras las elecciones municipales del 26 de mayo. El concejal de Sostenibilidad Ambiental, José del Río, admite ya abiertamente como previsible que la resolución definitiva mediante la que llevar adelante el plan de acción en estos puntos de la ciudad no verá la luz antes del final del mandato.

Y ello en buena medida por el tiempo que va a requerir el análisis y contestación de las diez alegaciones finalmente formuladas al decreto aprobado inicialmente por el Pleno del Ayuntamiento el pasado mes de octubre. A las ocho inicialmente conocidas se acabaron sumando dos más, una de un particular y otra de Málaga para la Gente.

De acuerdo con el apunte del edil del PP, se antoja especialmente laborioso el análisis de la prolija documentación presentada por la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) que, grosso modo, viene a exigir la "nulidad" por completo de la actuación municipal, poniendo en duda incluso la legalidad del mismo. Esta circunstancia obliga al Ejecutivo local a estudiar de manera minuciosa los elementos de la misma.

La posición de rechazo de los empresarios al plan de acción del Consistorio es tal que vienen advirtiendo de que la aplicación de las medidas contempladas en el mismo, caso de la aplicación de una moratoria de licencias para la apertura de nuevos locales, podría provocar la pérdida de hasta 4.000 puestos de trabajo. Una tesis que rechaza de plano Del Río.

El concejal admitió como posible el impulso de nuevas mediciones de ruido en el entorno del casco histórico, al objeto de actualizar los datos recabados en el año 2016 por una empresa contratada por el propio Ayuntamiento. Aquella labor puso de relieve que de los 122 puntos de monitorizado se incumplían los objetivos acústicos en 47 puntos en horario diurno; 81, en el periodo de tarde, y 119 en el horario nocturno.

Este trabajo de campo fue una de las demandas realizadas por los hosteleros meses atrás, cuando pusieron sobre la mesa la posibilidad de cerrar todos los establecimientos del Centro coincidiendo con el día del encendido del alumbrado de Navidad, medida que finalmente no se llevó a efecto.

La oposición al decreto de ZAS planteado por el Ayuntamiento es también clara entre los vecinos del Centro y El Romeral. La Asociación de Vecinos Centro Antiguo reclama en sus alegaciones al documento acciones de mayor calado, como la reducción de hasta tres horas del horario de recogida de las terrazas, entre otras medidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios