Málaga

El plan antirruido del Centro de Málaga será más restrictivo con el horario de las terrazas

  • El último borrador prevé rebajar en hora y media el cierre para los días entre semana y durante el otoño-invierno

  • El Ayuntamiento espera que la aprobación vaya al Pleno de diciembre

Varias terrazas de bares instalados en la Plaza Uncibay. Varias terrazas de bares instalados en la Plaza Uncibay.

Varias terrazas de bares instalados en la Plaza Uncibay. / Javier Albiñana

Sin fecha cierta para su aprobación definitiva, el plan antirruido diseñado por el Ayuntamiento de Málaga para el Centro histórico y la zona de El Romeral (con más de un centenar de vías) será algo más restrictivo en la limitación de los horarios de las terrazas de los negocios de hostelería, aunque seguirá estando lejos de las exigencias realizadas por los vecinos.

De acuerdo con la información manejada por este periódico, la revisión a la que el área de Sostenibilidad Ambiental ha sometido la propuesta original, que fue publicada hace poco menos de un año, recorta en hora y media el horario de funcionamiento de las terrazas entre semana; y en media hora los viernes, sábados y festivos.

De este modo, la franja quedará acotada hasta las 00:30 de domingo a jueves y hasta las 01:30 los viernes, sábados y festivos en otoño e invierno, mientras que el tope será el de las 01:30 para el resto del año. Unos parámetros alejados de la demanda vecinal, que era la de reducir en tres horas estas franjas. Ésta, a priori, es una de las principales alteraciones introducidas en el documento que, todo hace indicar, tendrá que ser sometida al debate plenario definitivo el próximo mes de diciembre.

Zonas más afectadas por el ruido en el casco antiguo. Zonas más afectadas por el ruido en el casco antiguo.

Zonas más afectadas por el ruido en el casco antiguo.

Aunque el compromiso inicial de la concejala, Gemma del Corral, era que estuviese listo para la sesión plenaria ya celebrada el pasado jueves, la necesidad de que el borrador final sea de nuevo consultado por varios departamentos municipales y sea objeto de informes de la Intervención, de la Asesoría Jurídica y de la Secretaría hizo inviable esta posibilidad.

"Se llevará a Pleno lo antes posible; esa es mi voluntad", explicó la edil del PP, quien al ser preguntada por las alegaciones formuladas al texto original tanto por los residentes como por los hosteleros, se limitó a contestar: "algunas se incorporarán y otras no". "Estoy muy satisfecha con el trabajo que se está haciendo, se está tardando más porque se están retocando los documentos y hay que volver a validarlos", expuso.

No obstante, la decisión del equipo de gobierno de ir adelante con la aprobación definitiva de las ZAS da a entender que la principal petición realizada por la Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos), que reclamó la nulidad de la delimitación, es desechada. Preguntado por el estado del proceso, el presidente del colectivo empresarial, Javier Frutos, dijo que sabía que se pretende dar una vuelta de tuerca en el tema de los horarios de las terrazas, pero sin más precisión al respecto.

El plan contempla medidas en más de un centenar de calles del casco antiguo y de El Romeral

La modificación viene a cumplir con los planteamientos realizados meses atrás por la Secretaría General del Ayuntamiento, que fue explícita en la necesidad de que el decreto de las Zonas Acústicamente Saturadas (ZAS) fuese más restrictivo. Apuntaba dos vías de acción: el horario de las terrazas, aunque sin proponer una rebaja concreta; y reducir los días en los que los que se permitía levantar los límites horarios a las terrazas.

En este punto el secretario sí era preciso. Frente a los 70 días que el Ejecutivo local incluía en el plan inicial (a sumar a los periodos festivos de Semana Santa, Navidades, Carnaval y Feria), el alto funcionario proponía un máximo de 20 fechas a lo largo del año. A esto sumaba la necesidad de que la efectividad del decreto fuese por un periodo de cinco años.

El proyecto municipal también incluía una moratoria para impedir la concesión de nuevas licencias de apertura de establecimientos hosteleros. Uno de los interrogantes que queda por precisar era el establecimiento de un periodo transitorio para garantizar las peticiones de apertura formuladas ante el Ayuntamiento antes de la entrada en vigor del decreto.

La Asociación de Vecinos Centro Antiguo cuestiona la tardanza con la que se está tramitando las ZAS y pone el acento en el hecho de que la efectividad de las mismas será limitada. "La moratoria llegará tres años tarde, las calles ya están colmatadas", dijo el vicepresidente de este colectivo, Alejandro Villén.

Aunque el último borrador pretende ser algo más exigente, la realidad es que seguirá muy lejos de las medidas que llegó a proponer a principios de 2016 la empresa Sincosur, a la que Medio Ambiente contrató las mediciones de ruido en las zonas ahora afectadas. Lo que obvia por completo el Ejecutivo local es ir adelante con medidas de una incidencia superior, en el sentido de recortar seriamente el horario de las terrazas, así como sus superficies.

Sincosur, tras constatar que en todos los puntos en los que se realizaron mediciones se superaban los niveles de ruido nocturnos, abogaba por acciones drásticas, como levantar las terrazas a las 23:00 en las zonas con afecciones "alta-muy alta" (Plaza de la Merced, Madre de Dios, Plaza Mitjana y Plaza Uncibay, entre otras). Tampoco parece que vaya a aplicarse la idea de reducir la ocupación de vía pública con mesas y sillas. De manera gradual, la firma planteó una reducción de hasta el 50% de las superficies autorizadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios