Inmobiliario

El precio del alquiler de una vivienda en Málaga capital se dispara un 45% en los últimos cinco años

  • Un informe del Banco de España concluye es la tercera de España con mayor encarecimiento 

  • Sólo se ve superada por Barcelona y Palma de Mallorca

Un hombre observa las ofertas de alquiler y venta de una inmobiliaria. Un hombre observa las ofertas de alquiler y venta de una inmobiliaria.

Un hombre observa las ofertas de alquiler y venta de una inmobiliaria. / Javier Albiñana

Un informe elaborado por el Banco de España vuelve a certificar el crecimiento exponencial de los precios de la vivienda en alquiler en Málaga capital. El documento concluye que en los últimos cinco años (entre finales de 2013 y mayo de 2019) las rentas medias de un piso en régimen de arrendamiento se ha disparado algo más del 45%, lo que convierte a la urbe malagueña en la tercera con una mayor subida de todo el país. Sólo se ve superada por Barcelona y Palma de Mallorca, en ambos casos con parámetros de entre el 50% y el 55%, estando incluso por encima de Madrid.

El documento marca una dirección semejante a la apuntada en los últimos trimestres por diversos análisis de portales especializados, caso de Fotocasa o Idealista. Este último, por ejemplo, informaba de un valor medio de 9,9 euros el metro cuadrado a mes de julio pasado, con un ligero descenso respecto al mes anterior. Sin embargo, si la comparativa se extiende a julio de 2014 se observa una evolución clara, ya que el precio actual por metro cuadrado es 3,1 euros superior. O lo que es lo mismo, un 45,5% de incremento.

Tomando como referencia estas cifras, alquilar una vivienda de 100 metros de superficie obligaría al arrendador a desembolsar 990 euros mensuales en el momento presente frente a los 680 euros de hace cinco años. La diferencia entre un escenario temporal y otro: 310 euros.

Un grupo de jóvenes, usuarios de viviendas turísticas en Málaga capital. Un grupo de jóvenes, usuarios de viviendas turísticas en Málaga capital.

Un grupo de jóvenes, usuarios de viviendas turísticas en Málaga capital. / Javier Albiñana

Aunque no se hace mención expresa en el informe del Banco de España, todos los especialistas vienen coincidiendo desde tiempo atrás en que una de las razones que explica la importante subida en los valores del alquiler es la escasa oferta existente en la capital. Algo a lo que contribuye, a su vez, el boom que en los últimos años tiene la vivienda turística, que ha reducido de manera significativa el número de inmuebles en disposición de salir al mercado de alquiler residencial.

Este detalle fue puesto de relieve en uno de sus informes por el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU), organismo dependiente del Ayuntamiento de Málaga. En el mismo, los redactores ponen de relieve que la conversión de la vivienda como "activo financiero como consecuencia de la nula rentabilidad que ofrecen los activos financieros y bursátiles" motivaba que se hubiesen "detraído" más de la ciudad del orden de 5.000 viviendas del mercado residencial para potenciar el mercado de la vivienda y de apartamentos turísticos.

Otro de los aspectos en los que hace hincapié el Banco de España en su informe, titulado Evolución del mercado del alquiler de vivienda en España, es el relativo a la rentabilidad bruta del alquiler, indicador que "revela una tendencia generalizada de incremento del atractivo de la inversión en alquiler residencial, en un contexto de reducidas rentabilidades en activos alternativos". En el caso de Málaga, el porcentaje de rentabilidad bruta roza el 6%, casi un punto más que en el año 2013. Este valor está por encima de Madrid, Barcelona y Sevilla, entre otras.

De otro lado, en términos generales, el Banco de España destaca que el peso del mercado del alquiler ha pasado del 19,4 % en 2005 al 23,9 % en 2018. Había solo cuatro comunidades con medias de porcentaje de alquiler por encima de la española: Islas Baleares, con 28,3 % de sus hogares; Cataluña, con un 26,3 %; Madrid, con un 23,6 %, y Canarias con un 19,5 %.

Este aumento del peso del alquiler en el mercado viene dado por la pujanza de los hogares jóvenes, ya que los inquilinos de entre 30 y 44 años que viven de alquiler en 2010 fue del 19,1 %, mientras que en 2018 ya supusieron un 29,9 %. En cuanto a la relación entre el peso del gasto del alquiler y los ingresos totales, la media se situó en 2014 en el 27,8 % de los ingresos netos de los hogares españoles, porcentaje que se eleva hasta el 46,9 % entre los hogares con menores ingresos, mientras que la media registrada en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) fue del 13,1 %.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios