Málaga

El puerto de Málaga pierde una de sus dos líneas de contenedores

  • La naviera alemana Hapag-Lloyd deja Málaga para posicionarse en Algeciras en su ruta Mediterráneo-Canadá

Portacontenedores de Hapag-Lloyd ‘Mississauga Express’ en su primera escala en Málaga en septiembre de 2018. Portacontenedores de Hapag-Lloyd ‘Mississauga Express’ en su primera escala en Málaga en septiembre de 2018.

Portacontenedores de Hapag-Lloyd ‘Mississauga Express’ en su primera escala en Málaga en septiembre de 2018. / J. C. Cilveti (Málaga)

La reestructuración internacional de las rutas marítimas de contenedores provocada por la pandemia del coronavirus ha afectado de una forma directa al puerto de Málaga. La línea regular gestionada por la naviera alemana Hapag-Lloyd, que semanalmente traía a Málaga a uno de sus buques, ha cambiado este destino por el puerto de Algeciras; un significativo revés que deja a la terminal del muelle número nueve sin uno de sus atraques fijos.

Integrado el puerto malacitano en septiembre de 2018 en una ruta que enlazaba Europa con Canadá: Montreal, Sagunto, Cagliari, Salerno, Livorno, Génova, Fos, Málaga, Tánger, Vigo, Montreal, la terminal de Noatum recibía el 14 de ese mes al buque Mississauga Express; un portacontenedor de 245 metros que, con una capacidad máxima para 2.808 Teus, estrenaba línea. Con la curiosa particularidad de que representantes del puerto embarcaron en el buque para entregar una placa que conmemoraba el inicio de la ruta (un hecho nada habitual en un barco mercante y que solo se reserva para los buques de crucero), la línea de Hapag-Lloyd denominada Mediterranean Canada Services traía además a los muelles malagueños la vuelta del ferrocarril; una esperanzadora reentrada parada desde 2014.

Coaligada esta naviera alemana con Maersk, que por entonces operaba también en las aguas del puerto, las puntuales llegadas semanales de los barcos de Hapag se fueron estableciendo; un hecho que no caminó de la mano de las entradas ferroviarias que, tras una serie de altibajos, cancelaba sus llegadas en mayo del año pasado.

Y si bien la falta del enlace ferroviario no provocó la anulación de la ruta marítima, los portacontenedores de Hapag-Lloyd siguieron viniendo semanalmente; un hecho que se ha mantenido hasta el pasado 28 de mayo, fecha en la que el buque Barcelona Express realizaba su último atraque en la terminal del muelle nueve.

Reestructurada esta línea y cancelada la escala malagueña en aras del puerto de Algeciras, la terminal de Noatum que justifica esta pérdida por la crisis internacional producida por el coronavirus, afronta ahora el tráfico de portacontenedores con solo una línea regular; una ruta semanal mediterránea: Valencia, Cartagena, Almería, Málaga, Alicante, Valencia, gestionada por la compañía WEC Lines-MSC.

Su marcha afecta económicamente a muchos sectores portuarios

Ante esta circunstancia y con el añadido de que durante los meses en los que ha estado instaurado el estado de alarma el tráfico de buques portacontenedores ha sido bastante favorable: en marzo se realizaron 15 escalas, en abril 21 y en mayo 10, la pérdida de la línea regular de Hapag-Lloyd abre una incógnita al respecto de este tipo de tránsitos marítimos.

Con la marcha de Maersk que en febrero de este año derivó sus tráficos a Tánger-Med 2 y la salida ahora de Hapag-Lloyd que cambia Málaga por Algeciras, el único tráfico semanal de buques portacontenedores que queda en el puerto plantea una preocupante situación al respecto del futuro de los contenedores en las aguas malagueñas.

Otro nuevo revés para la terminal del muelle número nueve y para el puerto que pierde una línea regular de contenedores; una circunstancia que afecta económicamente a muchos sectores portuarios que directa o indirectamente trabajaban en esta ruta perdida.

Más información sobre marítimas en El blog de Juan Carlos Cilveti: La mar de historias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios