Málaga

La reapertura de la Alameda de Málaga al tráfico privado alivia Muelle Heredia

  • Las intensidades del último cuatrimestre del año pasado reflejan una caída del 40% en este punto del eje litoral, en el sentido este-oeste

Eje central de la Alameda tras su reapertura al tráfico. Eje central de la Alameda tras su reapertura al tráfico.

Eje central de la Alameda tras su reapertura al tráfico. / Javier Albiñana

La reapertura parcial de la Alameda Principal al tráfico privado, acotada a dos carriles en sentido oeste, se deja sentir de manera evidente en el número de vehículos que durante los meses en los que se desarrolló la obra de transformación de este eje optó por Muelle Heredia como alternativa de paso. Así lo confirman los datos de Intensidad Media Diaria (IMD) actualizados por el área de Movilidad, correspondientes al tercer cuatrimestre del pasado ejercicio, y que elevan a 22.739 los coches que regresaron a la Alameda. Este nivel es semejante al registrado en 2005, pero bastante superior a los 14.058 contabilizados en el mismo periodo de 2016, cuando los trabajos del Metro tenían cortado el sentido este.

Frente al peso que nuevamente tiene el tráfico motorizado en la renovada Alameda, su disminución en Muelle Heredia. Los datos municipales son esclarecedores en este sentido. A lo largo de los cuatro últimos meses del año pasado, pasaron por ese viario un 20% menos de coches, pasando de 54.703 en la parte final de 2018 a 45.751 en el periodo más reciente.

La disminución es significativamente superior si se acota el estudio al eje este-oeste. El mismo, entre septiembre y diciembre, absorbió 15.785 vehículos diarios, 10.512 menos que en 2018, cuando el corte de la Alameda era total. Es decir, de un año a otro, la reducción es del 40%. Esta disminución es igualmente apreciable si se toma como referencia el segundo cuatrimestre del año pasado, cuando la Alameda también estaba cerrada a la circulación.

Los datos dibujan el escenario contrario al que ofrecían hace ahora justo un año, cuando por vez primera se comprobó el comportamiento de Muelle Heredia tras el cierre completo de la Alameda al tráfico. Las estadísticas, por aquel entonces, ponían de relieve la situación límite en la que empezaba a encontrar esta parte del eje litoral.

Otro dato revelador tras el análisis de la estadística es la evolución de la Alameda de Colón, que cambió de sentido el pasado mes de octubre. Este viario absorbió 10.465 vehículos diarios entre septiembre y diciembre de 2019. Hay que remontarse al segundo cuatrimestre de 2017 para tener datos de intensidad en esta calle antes de que se viese afectada por la reordenación derivada por las obras del Metro. En aquel entonces, coincidiendo con el periodo estival, eran 5.000 los coches que pasaban.

A lo largo del último cuatrimestre del pasado ejercicio han sido varios los ejes que han recuperado el funcionamiento que tenían antes de la llegada de los trabajos del suburbano. Uno de ellos el de la Avenida de Andalucía, que durante años se vio afectado por el proyecto del ferrocarril urbano. Y lo hizo para permitir de nuevo el paso de tráfico privado en el tramo de enlace con la Alameda de Colón.

Se da la circunstancia de que los puntos de medida de la circulación en la Avenida de Andalucía se encuentra localizados antes del Puente de las Américas, lo que impide detallar el número de coches que transitan ya a diario por la parte de la calle reabierta el pasado octubre.

Por lo demás, las intensidades medias muestran ligeros descensos en algunas de las calles principales de la capital de la Costa del Sol. Ejemplo de ello es el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso, donde se aprecia una caída de 5,5%, con 2.500 coches menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios