Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Urbanismo

La obra de rehabilitación de La Equitativa para un hotel de 5 estrellas arrancará tras Semana Santa

  • La promotora, un fondo con sede en Miami, prevé que los trabajos se alarguen entre 14 y 16 meses

  • La apertura el nuevo establecimiento podría tener lugar a finales de 2020 

  • La inversión podría rondar los 7 millones de euros

Imagen del edificio de La Equitativa. Imagen del edificio de La Equitativa.

Imagen del edificio de La Equitativa. / Javier Albiñana

El grupo inversor con sede en Miami, Key International, que se hizo con la mayor parte de la propiedad del edificio de La Equitativa (el 60% de la superficie) tiene ya en sus manos la licencia de obras para intervenir sobre el inmueble y rehabilitarlo para acoger un hotel de 5 estrellas. La licencia, formalizada hace ahora una semana, da vía libre a la promotora para, como informaron desde la firma privada, poder iniciar los trabajos tras Semana Santa.

A partir de ese momento, el plazo que se maneja es de entre 14 y 16 meses para completar los trabajos de reforma sobre una construcción que hasta la fecha ha tenido uso residencial. Un lapso de tiempo que podría alargarse hasta año y medio para tener todo listo para la apertura. Es decir, que, de cumplirse las previsiones, el futuro hotel de La Equitativa podría abrir sus puertas en el último trimestre de 2020.

Los datos conocidos apuntan a que el futuro establecimiento tendrá capacidad para unas 80 habitaciones y supondrá una inversión cerca a los 7 millones de euros. A estos usos hay que sumar el de locales comerciales que hay en los bajos.

El otorgamiento del permiso se produce un año después de que la compañía, por medio de la firma Alameda Retail, la solicitase formalmente en las dependencias municipales y de haber superado todos los informes sectoriales necesarios, entre ellos el de la Delegación de Cultura y, más recientemente, de la Consejería de Turismo.

Solventada la tramitación administrativa, es previsible que la empresa pueda completar las negociaciones abiertas con las cadenas interesadas en la explotación del futuro establecimiento. Varias fuentes confirmaron la existencia de contactos muy avanzados con una cadena, si bien desde la promotora insisten en que por el momento no hay nada firmado.

La implicación en el proyecto de Key International tuvo lugar a finales de 2017, cuando compró el cuerpo menor de La Equitativa a la empresa Rubcapel, que hasta ese momento era propietaria. Desde ese momento inició un largo proceso en el intento de hacerse con la totalidad de esta parte del inmueble, con el fin de impulsar el uso hotelero. Una tarea que no resultó sencilla y que no pudo completar hasta mediados del año pasado. De hecho, el primer proyecto de actuación incluía un acceso independiente para la única inquilina que rechaza la propuesta. Finalmente logró revertir la situación e ir adelante con sus planes iniciales.

La otra parte del inmueble, correspondiente a la torre de 14 plantas, está en manos de la empresa Ingomar. La primera idea manejada por la mercantil fue la de rehabilitar esta sección del edificio pero manteniendo su uso residencial. En los últimos meses parece haber virado su propuesta ante el interés mostrado por varias cadenas hoteleras. Esto hace que, tras no pocos años de intentos fallidos por poner en valor el inmueble, La Equitativa esté en vías de ser recuperada, albergando dos establecimientos hoteleros.

Un icono de la ciudad

El nombre del edificio, uno de los más reconocidos de la capital, le viene de la compañía de seguros que se alojó en él durante años. Obra de Manuel Cabanyes y Mata y Juan Jáuregui Briones, terminó de construirse en 1956. Acoge varios locales comerciales en sus bajos y 27 viviendas, la gran mayoría sin inquilinos. Con una superficie de 4.125 metros cuadrados y una altura máxima de 42 metros, se plantea como articulación del volumen del cuerpo menor, de ocho alturas y la torre, de 14, retranqueada en el plano de fachada hacia la Alameda, y dispuesta asimétricamente en este frente para convertirse en el foco visual que preside la calle Larios desde la Plaza de la Constitución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios