Málaga Hoy En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Málaga

Los promotores de la residencia universitaria en el Hospital de Santo Tomás invertirán unos 10 millones

  • Quieren iniciar la adecuación del antiguo edificio, cedido por el Obispado, a mitad de 2021 y que abra sus puertas a principios de 2023 

Fachada del antiguo Hospital de Santo Tomás, junto a la Catedral de Málaga. Fachada del antiguo Hospital de Santo Tomás, junto a la Catedral de Málaga.

Fachada del antiguo Hospital de Santo Tomás, junto a la Catedral de Málaga. / Javier Albiñana

La recuperación del antiguo Hospital de Santo Tomás, en pleno Centro histórico de Málaga, como residencia universitaria de alto nivel, empieza a tomar forma. La empresa White Málaga, que cerró a finales del pasado año con el Obispado un acuerdo de cesión por un periodo de 12 años, prorrogable, se encuentra inmersa en este momento en la elaboración de los estudios técnicos necesarios antes de dar forma al proyecto básico de intervención.

De acuerdo con los primeros detalles conocidos por este periódico, la inversión estimada inicialmente en esta intervención ronda los 10 millones de euros. El futuro equipamiento, una vez materializada la adecuación del histórico inmueble, tendrá capacidad para 61 habitaciones. Según informaron desde la promotora, la iniciativa busca mezclar habitaciones individuales con otras de dos, tres y hasta cuatro plazas. Se busca con ello ampliar las posibilidades para una demanda integrada no sólo por estudiantes universitarios, sino también de postgrado y másteres, por ejemplo. "Dar respuesta a un abanico amplio para quienes quieran estar solos o acompañados", expusieron desde la empresa.

Conforme a la planificación realizada por White Málaga, la idea es activar la tramitación del proyecto de intervención en unos meses, confiando en tener licencia de obras para mediados de 2021. Antes, tendrá que contar con los parabienes de la Consejería de Cultura, entre otros departamentos. A partir de ese momento, se estima del orden de año y medio de obras, con lo que la apertura materia de la residencia se fija para 2023.

El contrato de cesión con el Obispado incluye el abono de un canon anual de 300.000 euros. Desde la entidad religiosa valoraron el acuerdo, por cuanto permitirá poner en valor el edificio dada su imposibilidad de asumir los costes de reforma necesarios. En este sentido, defendieron que mediante esta intervención se "acabará con el riesgo de deterioro de un edificio que tiene un alto valor patrimonial e histórico para la ciudad".

La operación incluye también la cesión del edificio anexo de la calle Santa María. El conjunto "será restaurado y puesto al servicio de un fin que enriquece el valor cultural y el ambiente universitario del centro de la ciudad: una residencia de estudiantes de primer nivel y postgrado", indicaron a finales de diciembre desde el Obispado. Entre las obligaciones del privada está también la restauración de la capilla del Hospital de Santo Tomás, haciéndola visitable para el público en general.

El Hospital de Santo Tomás nació con fines benéficos en el siglo XVI, fue reconstruido a finales del siglo XIX y prestaba servicio sanitario especializado en oftalmología con especial atención a las personas sin recursos hasta su cierre definitivo en 1972. Es propiedad de la Diócesis desde 2013, que ha venido efectuando desde entonces numerosos estudios para valorar las posibilidades de recuperación, así como trabajos de limpieza e intervenciones de consolidación, siempre en cumplimiento de los requerimientos de Urbanismo y Patrimonio de la Junta de Andalucía.

El terremoto de 1884 destruyó gran parte del edificio, siendo reconstruido posteriormente por el arquitecto Juan Nepomuceno Ávila, incluyendo elementos gótico-mudéjares muy característicos en su fachada. En la misma predominan los arcos ojivales, la decoración a base de azulejos vidriados y dos escudos en los que puede leerse la fecha de la fundación del hospital y la de la reconstrucción del edificio. Durante varias décadas, el inmueble permaneció cerrado y sin uso, si bien años atrás llegó a vincularse con la posibilidad de convertirse en un centro cultural bajo la gestión de la entidad financiera Unicaja.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios