Málaga

Roban en la ermita de la Señora del Carmen de Olías en Málaga y le rompen los dedos al Niño Jesús

  • Los autores se llevaron joyas y destrozaron el espacio religioso

  • Es el segundo asalto a una parroquia en la última semana en la capital

Rompen varios dedos al Niño Jesús

Rompen varios dedos al Niño Jesús

Segundo robo en una edificación religiosa en Málaga capital en la última semana. Esta vez, el blanco ha sido la ermita de la Señora del Carmen de Olías, en la que los autores causaron destrozos, sustrajeron varias joyas y le rompieron los dedos de una mano al Niño Jesús. 

Fue el hermano mayor quien ayer descubrió que la ermita había sido asaltada. "Se han llevado el dinero que había en el cepo, la cadena de oro de la Virgen y del Niño Jesús y una pulsera que tenía éste", han explicado. 

Además, los asaltantes han roto un barrote de una de las ventanas, por donde, según apuntan las pesquisas, pudieron acceder al interior. La Policía Nacional ya indaga en lo ocurrido. "Hemos dado parte a la Policía y están investigando. Esperamos que no vuelva a ocurrir", han aseverado los responsables.

"No hace falta hacer tanto año"

La nuestra es una hermandad humilde "que no tiene grandes enseres". "Esto que le han robado a la Virgen y al niño son regalos de unos hermanos", han precisado desde la ermita, que tachan lo ocurrido de "deplorable". "No hace falta hacer tanto daño. Es más el valor de la reparación del daño causado que lo que se han llevado", se lamentan.

En el caso anterior, la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en Campanillas, denunció el robo del sagrario, que está valorado en unos 5.000 euros. También se han llevado el dinero que contenía una alcancía, con fondos de Cáritas, en concreto unos 200. El párroco pedía entonces colaboración ciudadana para localizar a los autores del robo, que se produjo a plena luz del día. 

El responsable, según su testimonio, se había ausentado para acudir a un encuentro de formación, entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde, por lo que sospecha que el incidente se registró durante esa franja. 

Fue a su regreso cuando el sacerdote se percató de que la parroquia estaba abierta. Los ladrones forzaron hasta seis puertas -tres exteriores y otras tantas interiores-. Todas ellas presentaban daños. Al no encontrar a nadie en su interior, donde comprobó que "todo estaba revuelto", dio aviso a la Policía. Además del dinero y el sagrario, sustrajeron un proyector que suele utilizarse durante las eucaristías y un estuche con un taladro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios