Sucesos

Nuevo tiroteo con escopetas en Las Flores, el tercero esta semana

  • La Policía Local decomisa cuatro tacos de cartuchos 

  • Los investigadores constatan que hubo al menos tres disparos

  • Los autores ya se habían marchado

Barriada de Las Flores en una imagen de archivo Barriada de Las Flores en una imagen de archivo

Barriada de Las Flores en una imagen de archivo / M. H.

Nuevo tiroteo con escopetas en la barriada de Las Flores, el tercero registrado esta semana. Las alarmas volvieron a saltar pasadas las 10 de la noche, cuando el sonido de las balas rompieron de nuevo el silencio de la noche. Hubo varias detonaciones, aunque por el momento no han sido localizados los autores. "Se escucharon voces tras los tiros. La Policía ya ha llegado", explicaba anoche uno de los residentes a este periódico. 

Agentes del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) de la Policía Local de Málaga acudieron al lugar para comprobar lo ocurrido. A su llegada encontraron cuatro tacos de cartuchos que se corresponderían con una escopeta. Los investigadores constataron que se produjeron, al menos, tres impactos de bala, pero los autores ya se habían marchado de la zona.

El origen: un rifirrafe entre dos clanes de la droga

Fuentes próximas al caso consultadas indicaron que no se tiene constancia de que los disparos hayan causado heridos, sino que se han realizado a modo intimidatorio. La investigación apunta a que el conflicto parte de un rifirrafe ocurrido entre dos clanes dedicados, presuntamente, al tráfico de drogas a pequeña y mediana escala. 

Era el tercer tiroteo. En el primero ocurrido esta semana, varios testigos alertaban a los servicios de emergencias de una trifulca ocurrida entre varias personas y en la que, supuestamente, se estaban utilizando palos y armas de fuego. Según el testimonio de varios vecinos se produjeron disparos. Un amplio dispositivo policial se desplazó hasta la zona para indagar en los hechos. Entonces no se practicó ninguna detención y tampoco hubo constancia de que hubiera heridos.

Los ánimos, sin embargo, volvieron a caldearse el lunes por la tarde. El servicio de emergencias sanitarias 112 Andalucía recibió sobre las 17:15 varias llamadas en las que se advertía de una pelea ocurrida entre varias personas en calle Obispo Juan de Lancaster. En unos casos hablaban de que habían oído detonaciones y, en otros, que se habían empleado palos. El centro coordinador informó al 061, a la Policía Nacional y también a la Local.

Denuncias anónimas por miedo a represalias 

La Policía Local decomisó ese día un cuchillo de cocina de más de 15 centímetros, varios palos, entre ellos uno de golf y otro de acero, y un cartucho de escopeta que había sido detonado. Varios testigos aportaron su testimonio a los investigadores, aunque de forma anónima por miedo a represalias.

Varios de los vecinos que el lunes por la tarde oyeron las detonaciones a plena luz del día recordaron en declaraciones a este periódico que uno de los tiroteos dejó al menos “dos ráfagas de 8 o 9 disparos cada una”.

Según el testimonio aportado por un testigo, que se asomó a la ventana cuando se vio sorprendido por los impactos, un hombre joven que paseaba con una escopeta. Otro de ellos lo hacía junto a un perro de raza peligrosa y cuchillo en mano “o una especie de espada ovalada” mientras entraba en un portal “intentando llevarse dentro al otro”. Y paralelamente, espetaba: “Ya lo arreglaremos luego”, relató el vecino.

La Policía, precisó, llegó a los 10 minutos e identificó a un hombre ebrio que deambulaba por la calle. “El del cuchillo y el de la escopeta subieron tranquilamente a su casa. Allí estaban tan panchos. Me parece muy grave que uno pueda salir con una escopeta junto a otro que lleva un machete grande y un perro peligroso, a las 5 de la tarde, ponerse a pegar tiros y después irse a su casa”, aseveró. La situación mejoraría, destacó, “si de vez en cuando pasara la Policía por el barrio o se pusieran cámaras de seguridad”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios