Infraestructuras

Los trabajadores del PTA de Málaga se echan a la calle en protesta por los atascos

  • 600 alumnos y profesores del IES Campanillas también claman contra la situación de los accesos

Trabajadores del PTA, durante la protesta de 10 minutos. Trabajadores del PTA, durante la protesta de 10 minutos.

Trabajadores del PTA, durante la protesta de 10 minutos.

Varios cientos de trabajadores del Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) se han echado a la calle este mediodía como gesto de protesta contra los atascos que sufren a diario en los accesos a la tecnópolis y la ausencia de una estrategia clara por parte de las administraciones públicas en el objetivo de dar respuesta a este problema, lastrado con el paso de los años. Tras se movida por medio de las redes sociales, la concentración de diez minutos a las puestas de las empresas ha acabado teniendo cierta repercusión, con el seguimiento por parte de los empleados de firmas como OpPlus o Indra, entre otras.

El malestar de los empleados se ha ido incrementando en los últimos meses, en los que se ha agravado de manera considerable el acceso. En especial, después de que el Ayuntamiento anulase la entrada al parque por la calle Cristobalina Fernández. La protesta hizo que el área de Movilidad diese marcha atrás y permita el acceso por la misma, aunque de manera acotada a la hora punta matinal.

"La salida es otro cantar; salgo a las 15:00 peor no logro salir del parque hasta las 15:20", contaba Garbiñe Álvarez, que desde hace diez años trabaja en Op Plus. "A veces pienso en las horas que me implica llegar y volver del trabajo y me doy cuenta de la cantidad de tiempo tirado a la basura", confesaba. Un mensaje que a buen seguro era rubricado por muchos de los cerca de 18.000 operarios del PTA.

Aunque el asunto de las infraestructuras viarias o la llegada del Metro centran buena parte de las quejas de los empleados, no es menor la preocupación por la falta de aparcamientos. Cristina B.Z., también de Op Plus, apuntaba en esta dirección. Contaba ayer que a diario tiene que salir de casa con mucha antelación no solo para no toparse con los atascos, sino para encontrar un estacionamiento relativamente cerca.

"Si llegas a las 7:15 ya no hay sitio y tienes que irte a los aparcamientos que hay junto a la guardería, que está a 25 minutos", expone. En su caso, la salida es otro reto a superar. "Voy a la carrera, como el resto de compañeros, parecemos toros de miura", explicó, elevando a unos veinte minutos lo que tarda en caravana para abandonar el PTA.

Ademar Barreto, que trabaja en una empresa de consultoría administrativa, aseguraba que puede tardar una hora en llegar a las 9:00 a su puesto. "Es una demanda masiva de los trabajadores, porque nos afecta a todos", declaraba a Efe. Por su parte, María Sevillano, otra de las participantes ayer en las concentraciones, destacó: "Nuestra jornada laboral consiste en casi dos horas más al día solo para entrar y salir".

Pero más allá del escenario directo de la tecnópolis, ha habido gestos llamativos, como el de los alumnos del Instituto de Educación Secundaria Campanillas, que se han sumado a la protesta. "Por acuerdo del Consejo Escolar, más de 70 empleados del centro y unos 600 alumnos han bajado a las 11:00 al patio del edificio de la calle Fausto, 45, para hacerse una foto con una pancarta reivindicativa", reza un comunicado remitido, en el que se pone en valor que con ello los participantes se suman a las movilizaciones de algunos trabajadores del parque. "También nuestros docentes sufren a diario las enormes caravanas para acudir hasta su puesto de trabajo", apostillan en un escrito.

Alumnos del IES Campanillas, concentrados en el patio. Alumnos del IES Campanillas, concentrados en el patio.

Alumnos del IES Campanillas, concentrados en el patio.

El director de este centro, Miguel Ángel Domínguez, es claro al señalar la incidencia directa que tiene la falta de soluciones al tráfico. "Los profesores que vienen desde Málaga tardan 20 minutos más que años anteriores en llegar y los chicos con transporte escolar también se ven afectados", ha explicado, apuntando que incluso son muchas las ocasiones en las que los docentes llegan tarde. "Cuando llueve o hay un accidente tienen que llamar al centro informando y los profesores que hay de guardia tienen que estar atentos para cubrir a los que llegan tarde", ha insistido.

"No es normal que estando a 15 minutos se tarde como poco 40 y muchas veces 55 minutos de traslado"

El IES Campanillas tiene un total de 760 alumnos a su cargo. De ellos, unos 600 en las instalaciones de Campanillas y los restantes en sus dependencias en el propio parque. Es decir, todos se ven afectados por los problemas de acceso. La situación llega al punto de que, como comenta Miguel Ángel, hay profesores que se están planteando incluso el cambio de centro.

La razón es única: "por las horas que echan en llegar". "No es normal que estando a 15 minutos se pueda tardar como poco 40 minutos y muchas veces 55 minutos de traslado", ha subrayado, al tiempo que reclama "medidas, porque llevamos diez años así". Apunta directamente a la ejecución de un nuevo acceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios